29 nov 2020

Ir a contenido

ESTRENO EL LUNES, 20

'Vis a vis' se despide con un wéstern

Macarena (Maggie Civantos) y Zulema (Najwa Nimri) se alían para cometer un atraco final en la quinta temporada de la ficción de Fox

Inés Álvarez

Isabel Naveira, Claudia RIera, Lisi Linder, Maggie Civantos, Najwa Nimri y, delante, Itziar Castro, en la serie ’Vis a vis: El Oasis’, de Fox. ’.

Isabel Naveira, Claudia RIera, Lisi Linder, Maggie Civantos, Najwa Nimri y, delante, Itziar Castro, en la serie ’Vis a vis: El Oasis’, de Fox. ’. / VIRGINIA MARTÍN CHICO

La cuarta temporada de Vis a vis iba a ser la última. Incluso hubo un epílogo en el que se explicaba qué había sido de las presas más famosas de la tele. Pero sus fans pidieron, casi suplicaron, un gran final para Maca y Zulema, la pareja de reclusas que tanto odio se habían proferido entre rejas, y Fox les ha concedido su deseo. Este lunes, 20,  a las 22.00, la plataforma estrena Vis a vis: El Oasis, una quinta entrega que las sitúa en libertad y a punto de cometer un gran atraco como despedida.

Ese título que incorpora el nombre del hotel donde se reencuentran tras el golpe, El Oasis, ya da una pista de que estamos ante algo diferente, aunque Iván Escobar, productor ejecutivo y showrunner, no quiera llamarlo un spin-off. «La Marea Amarilla (así se hacen llamar las fans de la serie) lo pedía en las redes. Y entonces quisimos ver a esos animales salvajes fuera de la cárcel». 

Con lo que surgió la idea de crear "un wéstern crepuscular», como lo define. «Sabíamos que teníamos que sacarlas de la cárcel para contar de otra manera cómo es su vida años después», añade Sandra Gallego, coproductora ejecutiva y codirectora junto con Miguel Ángel Vivas.

De enemigas a aliadas

Y en ese lugar las sitúa la nueva entrega de esta ficción producida por Fox Networks Groups y Globomedia (The Mediapro Studio). Macarena, a quien da vida Maggie Civantos, y la temible Zulema, interpretada por Najwa Nimri, han pasado de ser encarnizadas enemigas a aliadas para cometer sus robos.  «Esta era una temporada muy deseada», confiesa Civantos por videoconferencia. «Quería poder interpretar y explorar esta relación Macarena-Zulema y llevarla a otro sitio que no fuera el odio».  Pero su personaje quiere dejar la vida del delito y volver a esa normalidad que perdió al ingresar en prisión por un engaño,  y Zulema le pide un último trabajo: dar un gran golpe. 

Macarena, Triana, La Flaca y Zulema, a punto de cometer el atraco / AUTOR FOTO (FUENTE)

Para ello deberán formar una banda. Y es entonces cuando recuperan a la tremenda Goya, una de las excompañeras de la prisión La Cruz del Norte, interpretada por Itziar Castro, que se ha amansado por obra y gracia del amor. «El reto para mí era mostrar que Goya había evolucionado en estos años, que ahora es más lista, habla mejor,  pero sin perder su esencia», dice la actriz. 

La culpable de ese cambio es Triana: «Una joven descerebrada de 20 años, que, además, es hacker», como define Claudia Riera (a quien estamos viendo como Gina en la serie de TV-3 'Les de l'hoquei') a su personaje, la encargadada de abrir la caja fuerte. «Goyana, como llama la Marea Amarilla a la pareja, se merece un spin-off», sostiene Castro.

Abocadas al delito

Ya son cuatro. Las dos restantes son La Flaca (Isabel Naveira), una exalferez que había conocido a Maca en terapia, y Mónica (Lisi LInder), la hijastra de un narcotraficante mexicano. Dos mujeres que llegan ahí por motivos muy diferentes. «La Flaca busca darle un futuro a su hijo», explica Naveira. Pero también le impulsa haber perdido la fe en la justicia.  Ser víctima de  abusos en el Ejército y acabar  en la cárcel le hizo ponerse al otro lado de la ley.

En el caso del personaje de Linder, sus razones son otras:  quiere ajustar cuentas.  «Para una persona que se le maltrata de pequeña, el ansia de vengarse es casi su motor», señala. Y su  blanco es su padrastro, que está a punto de casar a su hija por todo lo alto. La banda de mujeres se infiltra en esa boda para hacerse con la valiosa tiara de la novia y luego  huir en helicóptero rumbo a Marruecos, donde comenzarán una nueva vida.  Pero el plan no saldrá como estaba previsto. «Se supone que sería el golpe perfecto y, luego, es catástrofe tras catástrofe», explica Castro. En Vis a vis las cosas nunca fueron fáciles.