01 jun 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

TV-3, la UME, y el mando de los Mossos

Ferran Monegal

Despliegue de la UME (TN Vespre-TV-3).

Despliegue de la UME (TN Vespre-TV-3).

El vaivén, las fluctuaciones de opinión que ha explicitado el Govern de la Generalitat sobre la presencia en Catalunya de la Unidad Militar de Emergencias del Ejército para ayudar en labores de desinfección y lucha contra el coronavirus, ha tenido en TV-3 un fiel seguidismo. Es natural, desde que comenzó la pandemia TV-3 ha actuado como el más perfecto engranaje publicista de lo que al Govern le interesa que se expanda y cuaje entre la ciudadanía. De la presencia de la UME en TV-3 se ha pasado en pocos días –siguiendo disciplinadamente, repito, al Govern– de considerarla una intolerable invasión a un tolerable mal menor. Útil íncluso. En el TN vespre del viernes 27, por ejemplo, nos hicieron una información muy curiosa al respecto. Nos contaron por fin que una veintena de pueblos y ciudades de Catalunya habian pedido la intervención de la UME, y añadían: «La mayoría de estos ayuntamientos los lideran los socialistas, pero también hay municipios con alcaldes independentistas que han pedido ayuda a la UME». ¡Ah!  Quiero creer que eso de ‘la mayoria que quieren la UME son socialistas’  lo han dicho con la mejor y más fiel intención informativa. No quiero ni pensar que alguien lo pudiera interpretar como una forma de señalar inquisitiva. En cualquier caso parece que la ayuda y presencia de la UME ahora ya no se usa tanto como sinónimo de invasión para excitar a la audiencia.

Ahora las consignas y directrices van en otro sentido. El nuevo foco de atención que ahora se impulsa es el control de los Mossos. El sábado, en El Palmar de Troya FAQS, la presentadora recibió al conseller Miquel Buch diciéndole: «El estado de alarma ha permitido al ministerio de Interior controlar a los Mossos ¿De quién dependen ahora los Mossos? ¿Las órdenes a los Mossos las da el conseller Buch o el ministro Marlaska?».  ¡Ah! Había inquietud en esta pregunta. Estaba recubierta de alarma, de zozobra, de intranquilidad, de angustia, un envoltorio  muy bien escenificado para impactar en la audiencia como es debido. Hombre, inmersos como estamos en una situación gravísima, no debería preocuparnos quién manda ocasionalmente las fuerzas del orden. Lo que debería preocuparnos es si el que manda, manda bien, y si es de utilidad para toda la ciudadanía. Pero eso no interesa formularlo así, evidentemente, amiguitos.