07 abr 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

¡Qué duro! pero... ¡qué bien vivimos algunos!

Ferran Monegal

Ion Aramendi, en ’Todos en casa’ (TVE-1).

Ion Aramendi, en ’Todos en casa’ (TVE-1).

Comienza a ser cargante eso de las conexiones televisivas con los domicilios de los famosos.  Tiene un punto de obscenidad  social, seguramente involuntaria, pero evidente y tangible. Aplaudo y apoyo que los presentadores/as hagan los programas desde sus casas. Pero discrepo mucho de este constante posturismo conectando con la élite famosilla. En TVE-1 acaban de estrenar un programa titulado Todos en casa. Lo presenta y conduce –desde su domicilio– Ion Aramendi, reciente fichaje de TVE después de siete años de reportero volante en el Sálvame y otros programas de telecinque.  Conduce ahora este programa que consiste en abrir ventanas, vía Skype, para que veamos cómo llevan el confinamiento personajes relevantes de nuestra society más celebrity. No dudo que lo hace con la mejor intención. No obstante, comienza a ser irritante escuchar desde hermosos domicilios, en los que no falta de nada, frases como «¡Qué duro, qué duro este confinamiento!» y acto seguido se entretienen cocinando un pollo al horno, exquisito. No echo las culpas tampoco a estos famosos que se prestan, ni a este programa de TVE, ni a otros muchos de otras cadenas que emiten, que enfocan, en el mismo sentido. Seguro que lo hacen con buen fin. Algunos incluso tienen la prudencia de no hacer un recorrido, un tour visual, enseñando su confort existencial e inmobiliario. Pero me alíneo con lo que le decía la filósofa Marina Garcés a Jordi Évole el otro día: «Abriendo estas ventanas la tele evidencia clasismo».

¡Qué duro, qué duro! Pero lo que vemos es ¡qué bien vivimos algunos! Yo me incluyo. Tendremos el piso más grande o más pequeñito, pero no nos falta de nada. Que conecten y abran la ventana sobre Las 3.000 viviendas de Sevilla, o el barrio malagueño de La Palmilla, o Can Peguera, o Entrevías... En muchos de sus habitáculos conectarse por Skype les suena al jabón para lavar Skip. Ni unos PC maravillosos, ni fibra óptica, ni routers. Su único confort es poder sobrevivir.

Lo duro son los que se mueren cada día. Lo duro son el personal sanitario que se infectan por nosotros cada día y que les premiaron no hace mucho con infames recortes y salarios bajo mínimos. Lo duro son los invisibles de los que hablaba el papa Francisco«Váyase a casa, no circule. / ¿Qué casa? Mi casa es la calle, la acera, un rincón en un cajero, un reborde en una esquina».

"Derecho de Rectificación"

"En relación con información publicada por El Periódico de Catalunya y "el Periódico" el pasado 19 de marzo de 2020 en su artículo titulado “Cacerolada regia, sordera televisiva”, Mediaset España advierte:
Informativos Telecinco del 18 de marzo de 2020 informó en su edición de las 21.00h sobre la cacerolada de protesta durante el mensaje de su Majestad el Rey Felipe IV, con lo que no ha habido ninguna sordera televisiva en Telecinco".