TÚ Y YO SOMOS TRES

Merche y Antonio se confinan en la cama

Tú y yo somos tres. Por Ferran Monegal.

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal

Había que arreglar rápidamente el divorcio de Merche y Antonio. Tenían que acabar temporada solucionando el problema en el que se habian metido los guionistas de la serie Cuéntame... (TVE-1) al separar a sus protagonistas. Y lo han resuelto metiéndoles en la cama. ¡Ah! Un golpe de furor, un calentón, un kiki, un polvito, reconcilia enormemente. Es una forma de confinamiento gloriosa.

Pero se podían haber ahorrado el inútil trabajo de separarles, porque las labores de reconciliación han sido largas y patéticas. Toda la temporada encontrándose por las esquinas continuamente.

Ahora queda por ver cómo lo va a digerir el pobre Max (Ramon Madaula). El suyo ha sido un papelón. Ese tipo de contratos deberían tener una gratificación extra, un plus, porque ha acabado haciendo un ridículo tremendo. Todos los hijos creyendo que su madre se habia liberado y se acostaba con Max, y resulta que no, que ha regresado a la cama de matrimonio con el marido de siempre. ¡Ah! Lo que Dios ha unido desde el cielo no lo separe ningún culebrón en la tierra. Y encima a Max le ha costado la broma 500.000 pesetas que le ha prestado a Merche para sacarla de sus líos con la Seguridad social y Hacienda. Veremos si en la próxima temporada alguien se lo devuelve.

Noticias relacionadas

INVASIÓN .– El Palmar de Troya FAQS (TV-3) sigue siendo un instrumento estupendo. En la misa que oficiaron el sábado invitaron a la consellera de Salut Alba Vergés. Primera pregunta, tono inquietante: «Consellera. Más: «¿No le preocupa, consellera. Más: «¿Se ha suspendido la autonomía, consellera?». ¡Ahhh! Son perfectos en tareas de recalentamiento. No calentaban a la consellera, que ya venía recalentada de casa («¡S’han carregat la col.laboració, han passat a la imposició!») en realidad era una forma muy efectiva de ir reescalfando a la audiencia.

Les salió redondo. Pidieron luego a los televidentes que valorasen el estado de alarma que acababa de anunciar Pedro Sánchez, y de las opciones a elegir (imprescindible, insuficiente, invasivo, exagerado) ganó «¡Invasivo!» por un 48%. Naturalmente. Después salió Vicent Sanchis, el todavía director, y dijo que va a hacer cambios sustanciales en la programación de TV-3. Hombre, no la toque. Funciona a la perfección.