28 sep 2020

Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Necesitamos memoria y 'Homo zapping'

Ferran Monegal

Paco León y Yolanda Ramos, parodiando. 

Mirar y saber mirar. En el programa ¿Dónde estabas entonces? (La Sexta) Ana Pastor ha sabido mirar bien en el año 2003. Fueron 12 meses de intensidad informativa escalofriante. En febrero salió Aznar en alocución televisada asegurando: «Créanme, el régimen iraquí tiene armas de destrucción masiva», y aquello era falso, pero nos metió en la guerra. En abril mataron a José Couso y a Julio Anguita Parrado. El hermano de Couso nos hizo el retrato de lo sucedido: «Si el carro de combate hubiera sido iraquí, en lugar de norteamericano, nos hubieran tratado con todos los honores, el Gobierno hubiese estado a nuestro lado y habría condenado el ataque. Pero claro, el disparo era de Estados Unidos». En mayo, ocurrió la tragedia del Yak-42. Murieron 62 militares. Fue la vergüenza de Trillo, entre otras egregias autoridades. Quien más sabe de aquel desastre, el periodista Ramón Javier Campo, plasmó escuetamente la verdad: «Había mucho que tapar: las condiciones del avión, las quejas de los militares, y, finalmente, cómo se entregaron las víctimas a sus familiares». Efectivamente: más de la mitad de las familias recibieron los cuerpos de sus hijos, cambiados. ¡Ah! Este ejercicio del ¿Dónde estabas...? es importante. Es necesario no olvidar. Las generaciones jóvenes deben estar enteradas de los límites que algunas autoridades traspasaron con toda impunidad.

Pero en ese repaso al 2003 ha habido también recuerdos espumosos, divertidos,  como el nacimiento de aquel programa de parodias que se llamó Homo Zapping.  Lo dirigía José Corbacho. Allí se catapultaron talentos como Paco León o Yolanda Ramos. Hacían caricaturas extraordinarias. Su sarcasmo sobre mejunjes, como El diario de Patricia, por ejemplo, era vitriólico y desternillante. Yo creo que Homo zapping debería volver de inmediato. Ese festival cornúpeta en la República Dominicana (La isla de las tentaciones, T-5 y Cuatro) merece ser parodiado. El martes, Christofer no pudo aguantar más y salió pitando con toda su cornamenta desplegada. ¡Ah! Qué triunfo para la cadena y el programa. Han logrado transformar en cornudo a un pobre muchacho, y lo más cruel, han conseguido que cuatro millones disfruten con el espectáculo de sus astas. Fue minuto de oro del día con un 41,5 %  de cuota de pantalla. ¡Ah! Homo zapping debe regresar.