Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Marta Rovira en los Bains des Pâquis

Ferran Monegal

Cristina Puig y Marta Rovira, en Ginebra (FAQS, TV-3).  / TVC

Es un lugar muy pintoresco de Ginebra el que Marta Rovira y Cristina Puig han elegido para su encuentro (FAQS, TV-3): exactamente en los llamados Bains des Pâquis, junto al lago, un enclave muy concurrido en verano, en donde los suizos aprovechan para bañarse y comer alguna cosa en los chiringuitos que florecen allí. En invierno, con las bajas temperaturas, el lugar ofrece una estética distinta. El gélido paisaje dibuja un clima de soledad y de frío. La oficina de turismo de Ginebra aconseja que lo mejor en esta época del año es pasear menos y refugiarse en los establecimientos de masajes, especialistas en shiatsu y en reflexología. Después de una buena sesión masajística, el cuerpo se vigoriza.

La conversación ha tenido una primera parte delicada. Ternurista. Han partido de la condición de exiliada. ¡Ah! Eso conforma enseguida un clima muy profundo. El perfil de víctima de un Estado represor concita inmediatamente empatía y cariño. Marta enmarcaba su día a día en Ginebra resaltando: "Lejanía. Soledad. Se añoran las cosas sencillas. Las personas. Los amigos. Es un exilio forzoso. Pero aquí hay muchas oportunidades para continuar luchando por la independencia". La segunda parte de la conversación fue en un amplio salón con ventanal sobre el lago. Allí se abordó más a fondo la política. En un momento dado se le preguntó si sabía que Puigdemont denunciaría ante el TC a la Mesa del Parlament, Roger Torrent incluido. Contestó: "No estaba enterada. Pero no es un reproche. Es una súplica. Lo que pasa es que no invertimos suficientes energías en forjar un objetivo estratégico común". Fue un hermoso canto a recuperar la unidad, lo cual es síntoma de que se ha perdido.

La conversación con Marta Rovira fue pespunteada desde el plató por el abogado suizo Olivier Peter, famoso por sus éxitos contra la doctrina Parrot sobre 20 presos de ETA. Actualmente Peter es también abogado de Anna Gabriel. ¡Ah! Haber convocado a este letrado fue la guinda perfecta para un FAQS dedicado a calentar al personal sobre los juicios que se aproximan. Cristina Puig no desperdició el momento. Le dijo: "¿La sentencia ya está escrita?". Respuesta: "Parece que ya está escrita, sí". "¿Y esto se puede cambiar?" repreguntó. Y el abogado Peter no defraudó: "Si hay una movilización suficiente, sí". Objetivo cumplido.