Ir a contenido

ENTREVISTA CON GEMMA NIERGA Y RAMON GENER

«Los protagonistas de 'La Marató' son los enfermos y sus familias»

La periodista y el divulgador musical explican cómo se enfrentan al gran reto de presentar durante 15 horas el 'teletón' solidario de TV-3, que este año va sobre el cáncer

Inés Álvarez

Ramon Gener y Gemma Nierga, presentadore de ’La Marató’ de TV-3 del 2018.

Ramon Gener y Gemma Nierga, presentadore de ’La Marató’ de TV-3 del 2018. / FERRAN NADEU

Cuando a la periodista Gemma Nierga, que prepara para TV-3 la segunda temporada de Els meus pares, y el divulgador musical Ramon Gener, que acaba de grabar con la cadena la tercera de This is art, les llamaron para presentar la edición de La Marató de este año no pudieron decir que no. No quisieron decir que no. Porque, aunque son 15 largas horas de directo manejando contenidos y gestionando emociones, sabían que es un programa único. Además, el haber trabajado juntos en Hoy por hoy (SER) se lo pone más fácil. El domingo, 16, en TV-3, hablarán sobre el cáncer con los verdaderos protagonistas: los enfermos y sus familiares.

¿Cómo afrontan este reto? Porque, usted, Gemma, ya había participado en la primera edición, en la de 1992, ¿cierto?

Gemma Nierga: Sí, yo había estado en la primera edición, pero, lamentablemente, no tengo tanta memoria para recordar bien qué hice. Lo que sí recuerdo es la emoción de participar en el que considero el mejor programa de TV-3, el más completo, porque implica a toda la gente de la casa. Entonces duraba seis horas y ahora… 

Ramon Gener: Ahora 15.

G.N.: ¡Quince horas! Entonces mi  participación era muy pequeña. Si no recuerdo mal,  Les tres senyores (Susanna Griso, Fina Brunet y ella hacían un programa en TV-3 con ese título) hicimos una sección en la que entrevistamos a Josep Carreras.

R.G.: ¿...?

G.N.: Sí. Porque la primera edición iba sobre la leucemia.

Pero ahora es muy diferente: está al frente del programa...

G. N.: Sí. Es muy diferente. Ahora  tenemos Ramon y yo la responsabilidad de hacer un programa de muchas horas. Juntamente con todo el equipo. Porque, aunque  siempre se tiene que insistir en en el tema del equipo, en el caso de La Marató aún más, porque hay una gente que lleva todo el año trabajando en el programa.

Para usted, Ramon, además de la temática, muy distinta a la que suele tocar en sus programas, tiene el hándicap de que esta es la primera vez que hace televisión en un plató y en directo...

R.G.: Yo, como Gemma,  también he venido dos o tres años al programa a hacer alguna cosa, pero sí,  esta es la primera vez que hago un programa en un plató y en directo. 

Un directo de 15 horas...

G.N.: Y, además, de 15 horas...     

R.G.: Pero sé que al lado de Gemma todo irá bien. 

G.N.:Aunque eso del directo es  más un lenguaje técnico para nosotros que nada, porque no se diferencia tanto. Ramon ha hecho tanta televisión, siempre improvisando... Quizá él tiene más horas de tele que yo.

Y es muy exigente y meticuloso en la grabación de sus programas. Me consta. He sido testigo.

R.G.: Lo dice porque grabamos una secuencia de This is opera en la redacción de EL PERIÓDICO y armamos bastante lío, sí. Pero es que soy muy maniático de las pequeñas cosas que parece que no,  pero  se ven. 

G.N.: Ramon es un creador de programas como no se hacen, que son verdaderas perlas televisivas. Y es que él cuida hasta el último detalle. 

"Tenemos un guion, pero el programa saldrá solo. Hhemos hecho radio juntos durante muchos años"

Pero aquí tendrá que dejar que fluya, porque es un programa vivo.

R. G.:Nos pasaron un guion, evidentemente, que tiene unas acotaciones: esto Gemma, esto Ramon... Pero, después, cuando lo leí, pensé: todo esto saldrá solo. 

G. N.: Los guionistas nos decían: «Tenéis el guion, pero luego, en el plató, vosotros mismos». Y estoy segura de que, como dice Ramon, el programa saldrá solo, porque nosotros hemos hecho radio juntos durante muchos años.

R.G: Seguro que nos tendrán que decir por el pinganillo: «No os enrolléis tanto», «pasa de tema»...

G.N.: Todo está pautado porque son muchas horas, pero también hay mucho contenido y los grandes protagonistas del programa son, sin duda, la gente que pasa por un cáncer, la gente que está enferma o familiares, o gente que ha tenido algún muerto en la familia. Ellos son los grandes protagonistas. Este programa, en realidad, sirve para darles fuerzas a la gente que está en el plató o en su casa, decirles que estamos aquí, que queremos recaudar fondos para la investigación, que el cáncer se tiene que seguir investigando y que estamos con ellos. Yo creo que con este programa se le hace mucha compañía a la gente que pasa por un cáncer, una enfermedad que desgraciademente, todos hemos vivido de cerca. Cuántos amigos hemos perdido, cuántos familiares…

¿Ustedes han perdido algún compañero común? 

G. N.: Sí. Tuvimos uno, el periodista Carles Cadpevila, que trabajaba con nosotros en el programa Hoy por hoy de la Cadena SER. Y murió después de haber luchado muchísimo.

R.G.: Todos tenemos a alguien…

¿Algún familiar cercano?

G.N.: Yo tengo uno muy cercano. En el 2000 murió en mi familia un niño de 4 años, que era mi  sobrino. Cuando tenía 3 años nos diagnosticaron la enfermedad, y digo nos, porque a toda la familia nos dijeron que Daniel probablemente moriría.  Y que te digan eso de un niño de 3 años cuando estás luchando para educarlo, para que aprenda a hablar,  a vivir... Y de pronto tiene que aprender a morir...  Yo para eso no me había preparado.

Nadie lo está...

G.N.: No. Era el hijo de mi hermano y yo era su madrina. Si explico esto es para que todo el mundo entienda que nos sentimos muy cerca de la gente que ha visto morir a familiares o de los enfermos. Ojalá que puedan salir de esta. Nosotros no pudimos salir adelante y Daniel murió con 4 años.

NIERGA
"Mi sobrino Daniel tuvo que 
aprender a morir con 3 años. Yo para eso no me había preparado"

R.G.: La Marató se hace precisamente para que más gente pueda salir adelante. Este es el sentido con el que se hace: para recaudar dinero para investigar. Y que estos casos puedan ser cada vez menos.

G.N.: Y que la gente se sienta muy acompañada, ¿verdad Ramon? Que la gente sienta que estamos a su lado y que les comprendemos.

Mientras los gobiernos piensen más en llegar a Marte que en invertir en investigación terrenal, hay que hacer programas de este tipo. Son imprescindibles, ¿no?

R.G.: Perdone, pero yo creo que todo es importante. Pero que la televisión pública se dedique a esto me parece importantísimo. Y que el programa se haya convertido en el más importante de la cadena dice bastante o mucho a favor de la cadena. Y, por eso, cuando te llaman y te dicen: «¿Quieres hacer esto?»...

No se puede decir que no…

R.G: Es más que el que no puedas decir que no, porque el no poder decir que no implica que en algún momento piensas decir que no. Yo solo les pregunté: «¿Estáis seguros de que queréis que lo haga yo?». Y como dijeron que sí, les contesté: «Vale, entonces  lo haré con toda la ilusión del mundo». No me lo planteé.

G.N.: La tele pública, es lo que dice  Ramon, pone unas horas de tele para la investigación del cáncer, que es algo tan necesario..., y nosotros somos un elemento más de una cadena de centenares de personas que están trabajando para La Marató. A nosotros nos colocan allí delante…

R.G: … Y ponemos la cara, intentamos poner la mejor que podemos, e intentamos hacer nuestro trabajo lo mejor que sabemos. Pero solo somos un engranaje de algo que es mucho más grande.

Pero no solo ponen la cara. Gemma, a lo largo de su carrera, ha mostrado su probada empatía, y usted, Ramon, en sus programas de arte transmite con pasión sensibilidad. ¿Eso les servirá para tratar con esas personas que sufren?

R.G.: Esperemos que sí.

G.N.: Esperemos que sí. La empatía y sensibilidad... Utilizaremos eso que nos dice, ¿verdad, Ramon?

G.N.: Esperemos que sí. Es que cuando piensan en nosotros es que piensan que  quizá podremos ayudar con estas cosas.

El divulgador y la periodista, una pareja con química. / Ferran NADEU

Dicen que también se palpará la química que hay entre ustedes. ¿Eso facilita las cosas?

R.G.:  Yo lo encuentro tan natural...

G.N: Sí que facilita las cosas, Ramon.

R.G: Es que yo ni me planteo lo de la química. Como se suele decir: el valor se le supone. Ya entiendo que habrá química y que será muy fácil

G.N.: Estaremos a gusto. Entre los dos nos complementamos. Somos muy diferentes. Y Ramon sorprenderá mucho en la gala, porque tiene una faceta artística de la que yo carezco. Y lo lamento mucho. 

R.G.: La tiene, pero dice que no…

¿Aprovecharán sus talentos para ofrecer alguna sorpresa?

G.N.: Él hará mucho.

R.G.: En estos días previos hemos preparado cosas que van en en sentido del programa, con el espíritu del programa y que ayuden a hacer crecer el programa para aquello para lo que el programa debe servir. 

Porque una parte importante de este teletón  solidario es el espectáculo. Hay que dar un poco de tregua a testimonios que desprenden tanto sufrimiento....

G.N: Seguro que sus lectores saben, después de tantas ediciones, de qué estamos hablando. Que en La Marató de TV-3, desde las diez de la mañana, estaremos ofreciendo contenido que tiene que ver con el cáncer, pero también espectáculo. Porque todos los artistas de Catalunya que ahora mismo están sobre un escenario tienen muchas ganas de pisar el plató de La Marató.

R.G.: Y, de hecho, estarán.

G.N.:  Y habrá testimonios, que son quienes van vertebrando todo el programa. Ellos, los supervivientes, los que han superado la enfermedad, los que aún están luchando... Ellos son los verdaderos protagonistas a lo largo de todo el día.

R.G.: De hecho, eso fue lo primero que nos comunicaron: «Estaréis con esta persona que ha sufrido un cáncer de esto»,  «vais a hablar con este experto…». Antes de saber si vendría a actuar una persona u otra,  lo primero que nos dijeron fue quiénes darían su testimonio: estas personas, sus enfermedades, los médicos...  Que es lo que vertebra todo.

G.N.: Y en lo que tenemos que tener más cuidado, para que cuando hables con esas personas  que sufren o han sufrido, transmitirles todo el cariño, la emoción, el respeto y no cruzar nunca aquella línea tan peligrosa de su sensibilidad.

Usted, Gemma, tiene mucha experiencia en eso: lo practicaba en la radio y ahora en programas como Els meus pares, en TV-3...

R.G.: Sí, ella lleva toda la vida haciéndolo: no traspasar esa líneas, estar en el lugar exacto de... Como dice ella, lograr ese equilibrio.

G.N.: Todas las personas quieren hablar hasta un punto, y  tú debes saber respetar ese punto. Pero solo lo podrás respetar si sabes notar en qué momento ya te ha explicado todo lo que te quería explicar. Entonces ya está... No hace falta más.

Ramon hará algo, seguro. ¿Y usted, Gemma? Mire que tiene el listón alto: en la edición pasada Helena Garcia Melero hasta montó a caballo.

G.N.: No, no está previsto que aparezca un caballo, porque subir a un caballo está mal visto desde que en Vox Andalucía aquel hombre ganó subido a uno. O sea, que no quiero ni oír hablar de subir a un caballo.

R.G.: [Ríe]Oye, que a mí me gustan mucho los caballos... No metamos a los pobres caballos en esto...

N. G.: Es que a mí me ha abocado a una imagen que mejor olvidar...

Pero ¿hará algo de espectáculo?

R. G: Todo es un proceso: hay una idea inicial, un guion inicial, y a partir de aquí se va ensayando y van surgiendo cosas.

G.N.: Toda esta semana hemos estado trabajando en contenidos de La Marató y hasta el último momento podemos introducir cosas nuevas.

GENER
"Yo he estado atendiendo 
al teléfono y es muy bonito. Quien llama tiene su pequeña historia personal"

El premio siempre es el trabajo bien hecho, pero, en esta ocasión, la compensación en metálico, la recaudación que se logre, es muy importante también...

G.N: Sí, sí, es muy importante que el marcador vaya subiendo a lo largo del programa y llegue a alcanzar las dos cifras. 

Parten con ventaja, porque históricamente los programas dedicados al cáncer son los que han alcanzado los récords de recaudación.

R. G.: Sí, por eso que decíamos: porque todo el mundo tiene un caso.

G.N.: La gente lo siente muy cercano.

¿Prevén que conseguirán una importante cantidad?

R. G.: Ojalá. Ojalá. Ojalá...

G.N.: Prevemos que lograremos el objetivo, que es recaudar dinero  para  la investigación. Ese es el objetivo  y ojalá se cumpla. Pero eso depende de nosotros solo en una parte.

R.G.: Nosotros pondremos todo lo que podamos poner, y hay que intentar que la gente entienda que el dinero es para la Fundació La Marató, para que las aplique a unas investigaciones que son fundamentales.

Porque la prevención es vital, pero también la investigación...

R. G.: Claro. Este dinero es para la fundación, que tiene sus procedimientos para escoger los proyectos a los que se destina, que son de investigación. La gente debe saber eso:  que el dinero no va a parar no sé dónde, sino a un lugar concreto y se aplica con un criterio muy riguroso.

Es importante que quede claro...

G.N.: Es que hablamos de una cosa muy seria. Yo, durante años, he llamado  a La Marató desde casa y me hace especial ilusión poder animar a la gente a que durante algún momento del día coja el teléfono si pueden dar 20 euros, 15 u 80... Porque yo me he sentido tan feliz cada año cuando he llamado y he dado lo que en aquel momento consideraba que podía por mi economía... Que todo lo que se pueda donar es importante. Que a nadie le parezca que es poco llamar por 15, 20 u 80... Todo suma. 

R. G.: Yo he estado atendiendo al teléfono y es muy bonito. Quien llama tiene su pequeña historia personal. Y demuestran eso del tejido y la importancia de un programa que implica a todos. Nosotros estamos aquí, pero la persona que está en casa y descuelga el teléfono está haciendo también el programa.