Ir a contenido

ESTRENO EN LA PLATAFORMA

Manolo Caro: "Netflix te da difusión y libertad"

El director mexicano está al frente de 'La casa de las flores', serie de humor negro en la que intenta modernizar la telenovela

El Periódico

Manolo Caro, director de la serie de Netflix La casa de las flores.

Manolo Caro, director de la serie de Netflix La casa de las flores.

Manolo Caro ('No sé si cortarme las venas o dejármelas largas', 'La vida inmoral de la pareja ideal') ha dirigido 'La casa de las flores', serie de humor negro que Netflix estrena este viernes, 10 de agosto. En la trama, en la que Paco León encarna a una abogado trasngénero, una adinerada matriarca intenta mantener la imagen de perfección familiar después de que la amante de su marido aireara los trapos sucios del clan. 

-¿Por qué elegió a Paco León para el papel de María José, una persona 'trans'?
-Porque está hecho a su medida. Es el actor que más se aproxima a lo que buscaba y tuve la fortuna de que me dijo que sí. Además, es un actor que también es director, que es lo más complejo que te puede pasar como director, porque sabes que él ve todo con los ojos de tu misma profesión. Si no se hace con respeto, con empatía y con cariño, puede ser una catástrofe y, en este caso, lo hemos llevado muy bien.

-¿Cómo ha sido trabajar con Cecilia Suárez?
-Cecilia y yo hemos hemos concebido tantos proyectos (profesionales y personales) que solo necesitamos vernos, aclarar un par de detalles y ponernos en marcha para que la ficción llegue a buen puerto. Es cómodo y, a la vez, complejo, porque siempre hay que intentar reinventarse para no quedarse estancado en la comodidad y no repetirse.

-¿Ha sido igual con Verónica Castro?
-Trabajar con Verónica ha sido un regalo que me ha dado mi profesión. Si me lo hubieran dicho de niño, nunca me lo hubiera imaginado, ya que crecí viendo sus telenovelas ('Los ricos también lloran') y lo más grande a lo que se puede aspirar en esta profesión es tener contacto un día con Verónica Castro, porque es el icono más grande que ha nacido en la televisión mexicana. Siempre voy a agradecer que aceptara, con esa preocupación de saber que se tenía que adaptar a los tiempos modernos.

-¿Le costó habituarse?
-La primera vez que leyó uno de los guiones de 'La casa de las flores' quería echarse atrás. Le insistí en que reflexionara y siguiera con nosotros. Más tarde, me dijo: “Es cierto. Es el momento de reinventar mi carrera”. Es una mujer tan inteligente que sabía que hacer un proyecto con Netflix, rodeada de actores de otras escuelas y generaciones, era un regalo que ella se tenía que hacer y que también nos ha hecho a todo el equipo.

-Su trayectoria está marcada por el liderazgo femenino. ¿Qué aportan las mujeres a 'La casa de las flores'?
-Crecí rodeado de mujeres y, en la serie, ellas dan todo un cúmulo de claroscuros: locura, tranquilidad, sensatez… Cuando trabajo con grandes actrices y cierro un proyecto, ya estoy pensando en otros que podría llevar a cabo, con una actriz semejante o con otra con la que ya colaboré. A lo mejor, pronto profundizo en el mundo masculino, pero ahora me encuentro muy bien en este estilo.

"En la imperfección se encuentra lo perfecto"

-¿Qué quiere transmitir al usar el mismo nombre para los dos espacios principales de la serie?
-Una floristería y un cabaret que se llamen 'La casa de las flores' podrían existir. Son lugares que tienen mucha luz y oscuridad, al mismo tiempo, y son muy divertidos y complejos. Tenía muchísimas ganas de hacer la analogía con la familia, que aparentemente es perfecta, pero dentro de ella hay muchas imperfecciones, muchas cosas que salen de control. Pero la perfección tiene que ver con el amor, con estar con la gente que uno ama y en la imperfección es realmente donde se encuentra lo perfecto.

-¿Si tuvieras que definir la serie con una sola palabra, cuál sería?
-Manolo Caro: Diversa.

-¿Qué se llevas de España cada vez que vuelve?
-Mucho cariño. Como me dijo Carlos Bardem, vengo y chupo amor de amigos y compañeros de trabajo. Gracias a España, los mexicanos hemos aprendido a ser más modernos y abiertos. He querido llevar mis experiencias a México y crear un puente de comunicación entre ambos países.

-¿Cuál es la diferencia de trabajar para Netflix?
-La difusión y la libertad que tenemos los creadores, porque sabemos que, en este universo tan grande, con estos estrenos tan masivos, podemos encontrar un público. No tenemos el temor de pensar que no va a funcionar o de que lo van a etiquetar de una forma concreta. Por ejemplo, yo he estado viendo 'Dark', una serie alemana que si no hubiera sido por Netflix seguramente no hubiera llegado nunca a mi televisor.