Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Hay que jibarizar a Juan Carlos I

Ferran Monegal

Pilar Urbano (Preguntes freqüents, TV-3).


Corre un meme por la red en el que se ve al rey Juan Carlos danzando con Corinna en una fiesta y él le dice: «¡Qué bien bailas, Corinna!». Y ella le contesta: «¡Pues espera a que empiece a cantar!». Efectivamente.  La melodía ranchera que Corinna está interpretando estos días, servida en playback por OK Diario y El español, y con acompañamiento de los mariachis Villarejo y Villalonga, es una de las canciones más escuchadas en la tele estos días. En TV-3, estos temas que afectan a los borbones gustan mucho. Incluso hemos visto que esta vez, tratándose de la corrupción de la monarquía española, hasta han citado y reproducido titulares e informaciones de los diarios de Pedro J. y de Eduardo Inda, medios que normalmente están en el índice de los prohibidos, sobre todo cuando inciden en temas del procés o del virreinato de la Pujol’s family. ¡Ahh! Qué maravilla.

Para acabar de perfilar el monárquico desbarajuste en FAQS (TV-3) volvieron a llamar a Pilar Urbano, que es una periodista que siempre da unos titulares sabrosísimos. En esta ocasión ofreció uno muy bueno. Dijo, preocupadísima, que lo que había que hacer en la familia real era «¡cirugía!». Y añadió: «La monarquía antes era de balcón. Amplia. Felipe VI la jibarizó, la redujo. Ahora tiene que seguir. ¡Echar a su padre!». ¡Ahh! Estas pinceladas provocaron en el programa una gran impresión, creo que trufada también de gran regocijo. Pero no sé si entendieron bien a Pilar Urbano, que es una periodista habilísima. Parece decir cosas terribles de la monarquía, pero en realidad siempre salva al Rey que está en el trono, el que está en ejercício. O sea, ahora el cortafuegos es la cabeza del emérito. Para que el sistema siga.

Reconozcamos, no obstante, que lo de la cirugía jíbara es ingeniosísimo. ¡Ah! La reducción de cabezas es un tema inquietante y atractivo. Recuerdo que en junio del 2008, en el programa Crónicas, de La 2 (TVE), nos explicaron la apasionante historia de Alfonso GrañaO rei dos xíbarosGraña era un humilde campesino del pequeño municipio de Avión (Ourense), que en 1922 se fue al Amazonas y acabó proclamado Alfonso I,  Rey de los jíbaros. Las tribus le adoraban. Llegó a dominar la técnica de la reducción de cabezas. ¡Ah! Quizá Felipe VI debería estudiar a fondo a Alfonso Graña. Para que le salga bien la cirugía jíbara que Pilar Urbano, con buena intención, le exige.

0 Comentarios
cargando