Ir a contenido

tú y yo somos tres

Parodia de Rajoy en TVE: pura gaseosa

Ferran Monegal

Mota en su simulacro de parodia (TVE-1).

Ha regresado a TVE-1 José Mota (José Mota presenta) y ha pasado como pasa con el gas del sifón: que al principio chisporrotea un poco, pero luego no aprovecha. Ni siquiera deja huella. O sea, que mientras Mota siga en TVE tiene asumido que su humor deberá ser lo suficientemente evanescente para que lo pueda soportar la actual directiva de la cadena. Y claro, Mota se ve forzado a crear una galería de personajes lejanos y estrambóticos, como el cuñado de Hernán Cortés, maestro paellero, o el rupestre Jacintus XL, un influencer rural al que los vecinos de su aldea le piden consejos, y él les recomienda que a la hora de afeitarse, en lugar de usar maquinilla usen una guadaña o una hoz. ¡Ah! Tanta actualidad es prodigiosa. O sea, evadámonos de toda reflexión imaginativa y sarcástica sobre, por ejemplo, las pensiones, los masteresficticios, o las infinitas corruptelas, porque eso -aunque conecte bien con la audiencia- la actual directiva de TVE no lo digiere.

¡Ah! En esta fuga permanente en busca de un humorismo light que no cause problemas -lo cual en sí mismo es una contradicción tremenda, porque si algo debe ser el humor y la parodia es caústico y afilado como un estilete- en este falseamiento o trampantojo, les decía, el colmo ha sido haber construido un sketch sobre Rajoy. Lo interpreta el propio Mota, presentando a la prensa los nuevos ministros de su Gobierno. O sea, le vemos sentado en el sillón de hierro de Juego de tronos, nombrando a un señor bajito, tipo Tyrion Lannister, ministro de Interior; a otro que quiere parecerse a John Nieve, ministro de Defensa; y a una dama rubia, en plan Khaleesi, ministra de Justicia, con la que quiere «recuperar el Peñón de Gibraltar» con la ayuda de sus dragones.

Hombre, recurrir a estas alturas a Juego de tronos, tan trillado por el humor televisivo, y además hacerlo con tan escaso ingenio, ha sido tedioso, francamente. Pero además, transformar el sarcasmo que se merece Rajoy en un ejercicio de puro posturismo gaseoso, sin mordiente ni intención, carece de todo interés. En lugar de humorismo parecía peloteo.

Sabiendo como sabemos cómo maquillan en TVE los desastres y meteduras de pata de Rajoy, de su Gobierno y del resto de cuadros directivos del PP, no sé por qué Mota ha querido hacerle un sketch. Podía haberse ahorrado el sonrojo y seguir con el rupestrismo de Jacintus XL.