Ir a contenido

de los concursos a celestino

Carlos Sobera: "En la tele hay que reinventarse y yo lo hice con 'First dates'"

El presentador y actor celebra a partir del lunes el primer aniversario del programa de citas de Cuatro

Marisa de Dios

Carlos Sobera, ejerciendo de anfitrión en First dates. 

Carlos Sobera, ejerciendo de anfitrión en First dates.  / MEDIASET / ROBERTO GARVER

Durante casi dos décadas (y con permiso de Constantino Romero y Jordi Hurtado), Carlos Sobera ha sido el hombre de los concursos por excelencia de la tele en España. '¿Quién quiere ser millonario?', 'Date el bote', 'Atrapa un millón', 'Jeopardy' y 'El show de los récords' son solo algunos de los títulos en los que ha demostrado su saber hacer, marcando tendencia como con sus míticas subidas de ceja en '50x15'. Pero el actor, presentador, empresario teatral y exprofesor universitario (dio clases de Derecho de la Publicidad) necesitaba un cambio. 'First dates' fue su oportunidad para darle un vuelco a su carrera. El próximo martes, el programa de Cuatro cumple su primer aniversario con una semana especial en la que reciben a excomensales y a algunos famosos, desde Jorge Javier Vázquez a Carmen Lomana.

Con las audiencias del programa (1,5 millones y un 8,7% de 'share' de media), parece que no le ha salido mal este cambio, de presentador de concursos a celestino. ¡Ha salido muy bien! Como todo el mundo me tenía tan asociado a los concursos, me pareció que era un buen momento para cambiar de imagen. Y estoy encantado.

El éxito de '50x15' le marcó. Fue tan determinante que, a partir de ahí, todo el mundo me quería para presentar concursos. Yo me encontraba como pez en el agua, porque me gusta mucho la relación directa con la gente, pero estaba un poquito cansado. El estar tan asociado a los concursos hacía difícil mi progresión.

Y llegó 'First dates'. Me pareció que era un buen momento para cambiar de registro, de tono, de 'target', de imagen y de cadena. Era un cambio radical, de esos que o te salen de maravilla o lo pagas caro, pero hubo suerte.

Usted empezó en la tele en series como 'Al salir de clase'. ¿Por qué no le vemos en más ficciones? Una de las cosas que he aprendido con el paso del tiempo es que uno es víctima de sus fracasos, pero también de sus éxitos. Cuando en la tele triunfas haciendo algo, de repente el medio profesional te convierte en gurú y te necesita y te quiere solo para eso. Esa especie de compartimento estanco en el que te meten exige una gran fuerza de voluntad y, de vez en cuando, te tienes que reinventar, porque el día que tengas un par de fracasos seguidos en ese tipo de formato, te dejas el trabajo, porque no saben verte en otro lugar. Es uno el que tiene que colocarse en otro sitio para que te vean también en él.

Carlos Sobera

presentador

"El éxito de '50x15' fue tan grande que después siempre me querían para presentar concursos"

Eso fue lo que hizo usted apostando por 'First dates'. Sí. Y en el binomio presentador-actor, todavía se recrudece más ese estancamiento y esa etiqueta. Eres tú el que tienes que ir abriendo los huecos e ir forzando las situaciones. Porque el medio profesional se acomoda enseguida, es muy conservador y prefiere no arriesgar. Así que tienes que ser tú el que arriesgue, el que tome las riendas de su carrera.  

En 'First dates' definen a todos los comensales con dos adjetivos. ¿Cómo se describiría usted? Amable y sincero.

Carlos Sobera, en '¿Quién quiere ser millonario?'

MEDIASET

Carlos Sobera, en '¿Quién quiere ser millonario?'

Mucha gente piensa que algunos comensales que acuden a 'First dates' no pueden ser reales, que tienen que ser actores. Le juro que no. Seguro que de la cantidad de gente que ha venido al programa, alguien ha hecho sus pinitos como actor o ha formado parte de una compañía de teatro, pero cuando vienen aquí llegan para buscar el amor. ¿Que siempre hay gente que busca su minuto de gloria? Pues claro. ¿Que hay otros que cuando ven una cámara se vuelven locos? También. Pero lo importante es que en el programa no se le da instrucciones a nadie. Hay gente maravillosa y otros a los que se les va la olla, y lo hemos visto, lo cual demuestra el grado de autenticidad del programa.

¿Usted era bueno en las primeras citas? ¿O se ponía demasiado nervioso? Nervioso, no... ¡lo siguiente! Sobre todo cuando era adolescente y no sabía de qué hablar, si tenía que coger la mano, si tenía que dar un beso... ¡Las pasaba canutas!

¿Es de amor a primera vista? De Patricia, mi mujer, me enamoré a primera vista, fue un flechazo. El día que la vi, descubrí que iba a ser cuestión de tiempo que estuviera con ella, y así fue después.

Lo vio tan claro como cuando hace sus vaticinios con las parejas de 'First dates'. Creo mucho en la primera impresión, pero no de físico, sino en la mirada. Cuando cruzo la mirada con una persona, enseguida sé si me va a gustar o no, o si voy a tener una relación de confianza y plena con ella, aunque solo estemos hablando de amistad. Es difícil que luego esa persona por la que has tenido una atracción, ya sea de amistad o de amor, te falle. Desde luego, cuando yo me he enamorado no ha sido nunca en base a un goteo. Yo siempre he sido de primeros golpes y luego iba conociendo y me podía decepcionar y no continuar adelante, pero no al revés, de mostrar indiferencia  por alguien y, solo a base de conocerla, llegar a enamorarme. 

Usted y su mujer se conocieron gracias a la televisión... Sí, ella trabajaba con Valerio Lazarov. Yo tenía una reunión con él, pero no me podía recibir a la hora acordada, así que me mandó a Patricia al despacho en el que estaba para que hablara conmigo y me diera un poco de carrete para que no me aburriera. 

¡Y surgió el flechazo! ¡Y la que armó Valerio Lazarov!

Carlos Sobera

presentador

"De Patricia, mi mujer,
me enamoré a primera vista. Fue un flechazo"

En 'First dates' han recibido a parejas heterosexuales, gais, lesbianas, a defensores del poliamor, bisexuales, transexuales, intersexuales… Están dando auténticas clases sobre la identidad de género. Eso fluye como la vida misma. Como el programa es muy abierto a la realidad social, y muy democrático en el sentido de que todo el mundo puede entrar a enamorarse, porque el amor es lo más democrático que hay en el mundo, al final viene gente de muy diversa condición sexual, ideológica, personal, social... Y es muy enriquecedor. Y luego tiene también una vertiente educativa, porque es muy integrador. Compruebas que todo el mundo busca lo mismo: un compañero o una compañera de viaje. 

Hace poco más de un año compró el Teatro Reina Victoria de Madrid. Con lo que ha sufrido el sector últimamente, con el IVA cultural, ¿no hay que ser realmente valiente para hacer algo así? Más que valiente, yo casi diría que loco, por muchos factores: no solo el IVA cultural, que ya era hora de que bajaran, se trata también del momento de crisis económica que ha vivido el país y del que todavía no hemos acabado de salir, y de la situación de la cultura en general y del teatro, en particular, en España, que no termina de ser un arte o una expresión cultural masiva, como en Nueva York o en Londres.

Carlos Sobera, en 'Atrapa un millón' de Antena 3

ATRESMEDIA

Carlos Sobera, como presentador de 'Atrapa un millón' en Antena 3

Y aun así, usted se arriesgó. Mira, hemos nacido para eso, para asumir riesgos. Si no, la vida sería un coñazo. Y yo prefiero gastarme el poco o el mucho dinero que tenga en comprar un teatro que un jet, si es que pudiera hacerlo, que tampoco puedo. Así que si hay algo por lo que merezca la pena arriesgarse es precisamente por cosas que amas, como esta. 

0 Comentarios
cargando