01 dic 2020

Ir a contenido

entrevista

Sara Espígul: "Me daría respeto hacer de mí misma en 'El crac'"

La actriz se debate entre Joel Joan y Julio Manrique en la segunda temporada de la serie de TV-3.

Marisa de Dios

Sara Espígul, en la serie ’El crac’. 

Sara Espígul, en la serie ’El crac’.  / TVC

Joel Joan y Julio Manrique no son solo rivales en el terreno profesional en 'El crac', sino que también compiten por el amor de la misma mujer, Sandra. Sara Espígul (Vilassar de Mar, 1984, aunque criada en Mataró), la actriz que interpreta al personaje más equilibrado de la comedia de TV-3, reconoce que siente ciertos celos por sus dos compañeros, con unos guiones "más rocambolescos e histriónicos". "A mí también me gusta mucho hacer la payasa", se justifica, aunque sabe que su papel es necesario para poner el contrapunto de sensatez frente a las excentricidades de sus 'partenaires' en la ficción. "Sandra sería los ojos del espectador, porque se sorprende y alucina igual que haría la audiencia desde casa", reflexiona.

En la primera temporada de 'El crac', Sandra, estuvo un poco a la sombra de Joel. Sin embargo, en los nuevos episodios su personaje ha crecido. La primera temporada, todo lo que le pasaba partía de Joel. Ahora ella se puede relacionar con mucha más gente,  y todas las movidas que le pasan vienen de otros personajes, como Julio Manrique, Laura Aubert o Borja Espinosa. Eso le da al personaje una complejidad, una madurez y una manera diferente de ver las cosas, y es más rico para mí como actriz.

Su personaje es, sin duda, el más centrado de la serie. Sí, ella sería los ojos del espectador, porque se sorprende y alucina igual que haría la audiencia desde casa. Creo que, aparentemente, es el más equilibrado emocionalmente. Digo aparentemente porque tiene la suerte o la desgracia de que se encuentra por el camino con individuos como Joel, Julio y otros personajes que hacen que todo se revolucione y acabe perdiendo las riendas de su vida. Por eso acaba estando entre la espada y la pared en muchos momentos.

Pero parece que lo que siente por Joel no está olvidado… Yo creo que Joel ha sido el hombre de su vida y que el cariño que siente hacia él siempre estará ahí presente.

Sandra soportó de todo la pasada temporada con su entonces novio, Joel Joan. ¿Usted sería tan comprensiva como ella? En algún momento, cuando estábamos rodando o ensayando, yo incluso me enfadaba o, de repente, pegaba un grito y reaccionaba con mala leche y Joel y Hèctor [los directores de la serie] me decían: "¡No! Sandra está por encima de todo, ella siempre tiene que demostrar madurez". Y yo les contestaba: "Pero vamos a ver, hay cosas que no puede tolerar". Después, cuando veía la serie en la tele, me ponía negra porque pensaba: "¡Cómo no lo deja! ¡Cómo no reacciona!". Pero, luego, te dabas cuenta de que ella quiere a Joel por encima de todo; es la única que le entiende y le comprende, que puede ponerse en su lugar, y por eso tolera algunas cosas que yo pienso que son intolerables.

Sara Espígul

actriz

"Sandra sería como los ojos del espectador, porque alucina con las mismas cosas"

¿Tiene algo en común con su personaje? Sí, nos parecemos en muchas cosas. Aunque creo que ella tiene más aguante. Yo soy más una bomba de relojería; en cualquier momento puedo tener un pronto y me puedo enfadar. Ella siempre tiene una manera de hacer equilibrada, controlada y racional, algo que admiro mucho, porque la hace más madura. En cambio, yo soy más impulsiva, me dejo llevar más por las emociones, soy más bicho, más nerviosa y descontrolada.

En 'El crac', actores como Joel Joan, Julio Manrique y Lluís Soler se interpretan a sí mismos, aunque exagerando su imagen pública. ¿No le hubiera gustado haber hecho como ellos, o da cierto respeto? Quien hace de sí mismo en esta serie es gente que tiene una trayectoria más larga que la mía. Para mí es la segunda ficción que hago, después de 'El cor de la ciutat' y alguna película. Ellos pueden hacer de sí mismos porque son alguien en esta profesión. Yo estoy empezando, como una hormiguita, y me daría mucho respeto, no me atrevería a hacer de mí misma.

Tal vez le apetezca más dentro de un tiempo... A mí lo que me daba un poco de envidia era que sus personajes eran mucho más rocambolescos e histriónicos, y jugaban con el humor de una manera que yo no podía hacer.  ¡Y a mí también me gusta mucho hacer la payasa! Pero pienso que 'El crac' necesita a alguien que tenga los pies en el suelo y que viva las cosas desde el punto de vista que lo viviría el espectador desde casa. Si no, la serie se iría a un mundo muy surrealista y poco humano.

¿Fue una grata sorpresa que la segunda temporada de El crac estuviera centrada en el mundo del teatro, que usted conoce bien? Me encantó. Creo que también es una oportunidad de acercar la cultura y el teatro a los espectadores de televisión. Pienso que hacer una serie donde toda la temática sea alrededor del teatro enriquece la cultura de nuestro país y para mí, que soy actriz, tratar nuestra profesión y nuestra manera de trabajar es una oportunidad muy chula que no se tiene cada día.

¿Está de acuerdo con los directores de la serie, Joel Joan y Hèctor Claramunt, cuando afirman que en el mundo de la interpretación hay mucho postureo? Sí, nosotros, como actores, estamos trabajando tanto delante de las cámaras como detrás. Cuando vas a los estrenos y tienes las ruedas de prensa, intentas ser tú, pero estás actuando. Porque yo, por ejemplo, soy más insegura, y, en cambio, me tengo que mostrar con más control de las cosas. Actuando, soy un mar de dudas. Me ha gustado mucho trabajar con Joel y Hèctor porque te cogen de la manita y te llevan, y no te sientes nunca dejada de la mano de Dios, sino que siempre te sientes acompañada. Y eso, como actriz, mola mucho porque, a veces, tú no sabes dirigirte a ti misma y, como vas de su mano, es maravilloso. 

Julio Manrique, Sara Espígul, Diana Gómez y Joel Joan, en 'El crac'

TVC

Julio Manrique, Sara Espígul, Diana Gómez y Joel Joan, en 'El crac'.

Vamos, que intenta hacer como cualquiera, quedar bien. Siempre intento ser yo misma, pero sí que hay un punto de intentar quedar bien, de tratar de vender las cosas. Porque la cultura tampoco tiene la repercusión que nos gustaría, está muy maltratada en algunos ámbitos, y pienso que es nuestro trabajo acercarla a la gente. Nos lo tenemos que currar y, por tanto, siempre hay un punto de venderlo bien.

Pero cuando Joel y Hèctor hablan de postureo, lo hacen en el peor sentido de la palabra, tal  como refleja la serie. Sí, ellos se ríen porque es verdad que muchas veces te ves haciendo según qué postureos y según qué cosas que no van mucho contigo , pero que lo pide la ocasión. Pero forma parte de nuestro trabajo.

Sara Espígul

actriz

«Me dan envidia mis compañeros, con papeles  histriónicos. También me gusta hacer la payasa»

¿Desde cuándo supo que quería ser actriz? A los 7 años fui a ver 'Germans de sang' al teatro. Me encantó y le dije a mi madre que me quería dedicar a eso. Empecé a hacer clases, obras de teatro amateur... No me puedo quejar, porque puedo vivir de este trabajo, que es algo que muy poca gente puede decir. Realmente, es una gran suerte.

A pesar de su pasión por la interpretación, también estudió Magisterio. Cuando estudiaba interpretación, hice a la vez Magisterio en lengua extranjera, por si en algún momento me faltaba trabajo de una cosa, poder hacer la otra. Pero nunca he tenido que ejercer. Pienso que también te enriquece como persona haber estudiado otras cosas, porque te abre otros mundos, otras puertas, que no sabes nunca cuándo necesitarás. Y ahora que soy madre [de una niña que está a punto de cumplir 2 años], está muy bien enseñarle a mi hija que no hay solo un camino o una forma de hacer las cosas, sino que hay muchas.