EL RELEVO DE ALEXANDRA JIMÉNEZ

Ana Morgade: "Lo primero que hice al llegar a Barcelona fue aprender catalán"

La actriz y humorista es la nueva presentadora de 'El club de la comedia' en La Sexta

Ana Morgade, en ’El club de la comedia’. 

Ana Morgade, en ’El club de la comedia’.  / ROBERTO GARVER

4
Se lee en minutos
Marisa de Dios
Marisa de Dios

Periodista

Especialista en series y programas de televisión

Escribe desde Barcelona

ver +

Ana Morgade (Madrid, 1979), la presentadora de las gafas sin cristales desde que trabajaba con Buenafuente en La Sexta, está que no para. A sus colaboraciones en 'Zapeando' y 'El hormiguero', se ha sumado ahora su papel de maestra de ceremonias en 'El club de la comedia''El club de la comedia'. Sin contar que hasta hace unas semanas era la sarcástica Cata de 'Olmos y Robles' en TVE-1

Ha llegado a 'El club de la comedia' para relevar a Alexandra Jiménez y Eva Hache. ¿Le preocupan las comparaciones? No, porque, para mí, Eva Hache ha sido y será la mejor presentadora de 'El club de la comedia'. Así que yo, como mucho, aspiro a ser la segunda mejor presentadora del programa.

¿Es un plus que las últimas tres presentadoras de 'El club de la comedia' hayan sido mujeres? Porque antes fue territorio masculino, con Javier Veiga, Emilio Aragón y El Gran Wyoming. Es algo que hay que seguir potenciando. A mí me parece fantástico que se ponga a chicas al frente de estos programas porque, de alguna manera, es una forma de visibilizar que hay muchas cómicas poderosas en España que pueden ocupar ese lugar y que, además, no lo hacen porque sean mujeres, sino porque son buenas profesionales. 

En este programa... ¿los monólogos los preparan los actores o los escriben los guionistas? Normalmente, es Globomedia quien se encarga de los monólogos del presentador para dar continuidad y variedad de temas al programa, porque ellos controlan también los temas que traen los invitados. Lo que pasa es que siempre hablamos de directo, y en ese sentido los guionistas son muy flexibles y me han dejado hacer los textos muy míos.

¿Quiere decir que puede improvisar? Sí. Cuando trabajas en directo, no puedes evitar que aparezcan cosas improvisadas o imprevistas. Y más estando ahí el público, porque puedes jugar con sus reacciones. A veces hay temas que han funcionado bien y uno se extiende más de la cuenta.

¿Qué le hace reír a usted? Mis padres. Me río mucho con ellos, son muy graciosos. Lo que pasa es que no se han dedicado al humor y también se lo agradezco, porque sino yo no podría hacer esto, estaría a su sombra.

O sea, que su humor es herencia familiar. Absolutamente. Creo que es una cosa que se vive desde casa.

Usted es madrileña, pero ¿sabía que mucha gente cree que nació en Catalunya? Mucha gente piensa que soy catalana porque me han escuchado hablar en catalán. Tuve la suerte de irme por trabajo a vivir a Barcelona durante casi tres años [cuando trabajó con Buenafuente en La Sexta] y lo primero que hice fue aprender catalán.

¿Le costó? En realidad, no. Es lo mejor que podía hacer viviendo en Catalunya, teniendo un idioma fantástico que está muy relacionado con la cultura y con el teatro, que me entusiasma.Tener que estar siempre supeditada a ver obras que ya conociese para poder enterarme me parecía una pena. Así que lo primero que hice fue aprender catalán. En realidad, es tan sencillo como tener interés. Si estás en la calle, lo habla todo el mundo, lo único que tienes que hacer es prestar atención.

Con Buenafuente salió también lo de ponerse las gafas. Porque usted llevaba lentillas. Usaba lentillas y como soy muy desastre, la mitad de los días se me olvidaban, se me caía una y no tenía reemplazo… Tras un año y pico trabajando con Andreu le dije: "No puede ser que todos llevéis gafas menos yo, ¿te parece bien si me pongo?". Me dijo que sí, pero si lo convertíamos en un sketch. Me impusieron las gafas como si fuera una especie de congregación a lo masón. 

Pero llevas gafas sin cristales. Porque después descubrí que los cristales dan muchos reflejos y se pierde expresividad y decidí llegar a la fórmula más que enrevesada y sofisticada de llevar lentillas y gafas sin cristales. ¡Tiene muchas ventajas! 

¿Se ve reflejada en alguno de los concursantes de 'Tu cara me suena', donde usted participó la pasada temporada? Me siento reflejada en ellos cuando veo que se lo pasan bien. Es algo que yo creo que conseguí hacer en todas las actuaciones, incluso con los nervios y el sufrimiento previo. 

Usted llegó para poner el toque humorístico con Sílvia Abril y luego la vimos incluso ganar una gala como Nancy Sinatra. Al principio uno tiene la sensación de que va a hacer lo que pueda, pero poco a poco vas viendo tus propios progresos y eso te empieza a incentivar y te engancha. 

¿En su día a día es tan frenética como da la sensación en la tele? Soy una persona bastante normal, intento pasar bastante desapercibida y descansar. 

Noticias relacionadas

¿Qué ve usted en la tele? Estoy enganchada a muchas series. Estoy viendo la última temporada de 'Black mirror', soy muy fan de 'Juego de tronos', me flipa 'El Ministerio del Tiempo' y me dolió mucho que 'Vis a vis' no tuviera tercera temporada.

Usted que trabaja en 'Zapeando'... ¿cuándo zapea? Zapeo poco. Tengo muy claro lo que quiero ver y cuándo.