Ir a contenido

ENTREVISTA

Pablo Derqui: "El mundo empresarial premia a déspotas como Lluís Forés"

El actor es uno de los protagonistas de la serie de TV-3 'Nit i dia'

OLGA LERÍN / BARCELONA

El actor Pablo Derqui, uno de los protagonistas de la serie de TV-3 Nit i dia.

El actor Pablo Derqui, uno de los protagonistas de la serie de TV-3 Nit i dia. / TVC / JORDI SOTERAS

Pablo Derqui (Barcelona, 1976) ha vuelto a TV-3 tras el empujón que supuso en su carrera televisiva el paso por 'Ventdelplà'. Muy lejos ya de aquel serial costumbrista, el actor es uno de los protagonistas de 'Nit i dia', la nueva ficción de la tele autonómica para los lunes (22.35) -coproducida por TVC y Mediapro-, centrada en un grupo de forenses y, sobretodo, en sus miserias. Derqui ('Hispania, la leyenda''Isabel', 'Los ojos de Julia') interpreta a Lluís Forés, un alto ejecutivo, al que él mismo define como un "depredador profesional".

Forés es un firme candidato a hacer acopio de enemistades entre la audiencia... Él solo aspira a ganar dinero y no le importa a quién se lleve por delante para conseguirlo. Es un psicópata social, algo que hoy día asumimos e, incluso, premiamos.

De nuevo le ha caído otro papel de malo¿Está usted abonado? Al principio pensaba: "Ostras, me estoy encasillando, no seré nunca un ídolo de adolescentes" (ríe). Pero con la perspectiva acabas viendo que estos papeles son los más agradecidos. Te permiten viajar a las partes más grises de los personajes, que son más reales, y a la hora de interpretar te dan muchas más posibilidades. Ahora estoy muy contento de poder hacer estas cosas. Son un tipo de psicópatas que están afectados por patologías diferentes. Y no los haces todos igual... Forés es un psicópata social, como le decía, mientras que el Héctor de 'Hispania...' era alguien que quería sobrevivir. Ambos son extremos, pero muy diferentes.

Ha comentado que en 'Nit i dia' le ha resultado muy fácil pasar del blanco al negro, aunque a usted le gustan los grises. Sí, porque es más real. La vida son grises. Nos han acostumbrado a que la ficción sea muy maniquea: los blancos son muy blancos y los negros, muy negros. Y la única razón de ser que tienen es ser así. Y la vida no es así. Podemos estar en momentos muy negros y muy blancos, pero en medio, que es la mayoría de la vida, estamos en los grises. A menudo, nos acordamos mucho más de los negros que de los blancos, pero los grises son los que nos determinan en la vida y, por eso, son más interesantes de interpretar en la ficción.

Compaginaba el rodaje de la serie con los bolos de 'Una giornata particolare', junto a Clara Segura, protagonista femenina de 'Nit i dia'. ¿Es para volverse loco? La 'giornata...' no tiene nada que ver con 'Nit i dia', pero también te curtes y vas asentando la conciencia de oficio en el sentido de que no es por arte de magia que haces un papel, sino porque te has currado un trabajo y te pones el disfraz de Gabriele o de Lluís Forés. Y eso te da habilidad. Es como el que hace zapatos: tras haber confeccionado 300, cada vez son mejores. Y si le cambias el modelo, también será capaz de hacerlo.

¿Se ha sentido cómodo interpretando a Forés? Al principo fue muy chulo, porque se han atrevido a presentar personajes que, como le decía, no son ni blancos ni negros, y estoy muy motivado. Sobre el papel, acabas rechazando al personaje, porque es un tío complicado y tiene una manera de ser difícil. Y mi esfuerzo se ha centrado en redondearlo. Es el marido de la protagonista, por tanto, te tienes que creer que se quieren, aunque él tenga una manera muy determinada de entender el amor. Debes de hacerlo creíble y próximo.

Pablo Derqui

ACTOR

"Con la perspectiva acabas viendo que estos papeles son los más agradecidos de hacer, porque te permiten viajar a las partes más grises de los personajes, que son más reales" 

¿Cuáles han sido sus referentes? Hay muchos, pero no he mirado a alguien en concreto. Por ejemplo, tengo un amigo que ha conseguido llegar muy alto, porque es muy déspota. El mundo empresarial premia estas actitudes, las de exprimir a un equipo que tienes a tu mando y al que le sacas todo lo que puedes sin pensar si están realmente bien o no. Y personas que no tienen ningún tipo de empatía funcionan. No empatizar es muy típico de los psicópatas.

¿Tampoco se ha empapado de otras ficciones similares? Aunque la película no tiene mucho que ver, a mí me venía a la cabeza 'American psycho', de Bret Easton Ellis. El perfil del protagonista se parece al de Forés.

Precisamente, en su futuro proyecto televisivo, 'Pulsaciones', da vida a alguien que no tiene corazón. Tengo muchas ganas de hacer este trabajo. Interpreto a un neurocirujano de nivel social muy alto que, por cuestiones varias, tiene un ataque de corazón y está a punto de morir. Pero le hacen un trasplante y a raíz de eso comienza a tener unas visiones del donante. Y sin querer, acaba viviendo esa otra vida.

¿Qué tal la relación con Emilio Aragón, el productor de esta nueva serie de Atresmedia? Muy bien, porque para mí es un referente de cuando era pequeño. Es una persona a la que le gusta mucho su trabajo y que se esfuerza para que el equipo esté bien avenido. Todo resulta muy fácil.

Usted ha sufrido la batalla por los audímetros que protagonizan las teles generalistas. En Catalunya ese proceso no es tan despiadado... En una serie diaria notas mucho más las cifras, porque eso determina si tú continúas o no; y en una producción que ya está cerrada, que hagas una segunda temporada. En 'Nit i dia' he firmado por un número concreto de capítulos y el tema no me inquieta. Lo que sí me preocupa es que la serie guste.

0 Comentarios
cargando