Con àlex monner y oriol pla

TV-3 revive la 'Quinta del Biberón'

La cadena graba el telefilme 'Ebre, del bressol a la batalla'

Imagen del rodaje de ’Ebre, del bressol a la batalla’, en Torrebonica (Terrassa).

Imagen del rodaje de ’Ebre, del bressol a la batalla’, en Torrebonica (Terrassa). / TVC

Se lee en minutos

"Llegáis tarde, pero llegáis. ¡Todo el mundo listo para hacer historia!" Un oficial del Ejército republicano recibe con esta frase a los jovencísimos reclutas que descienden de un furgón en el campamento de instrucción que se ha instalado esta semana en Torrebonica (Terrassa). En una vieja masía de la ciudad han retrocedido estos días hasta 1938 para albergar el rodaje del telefilme de TV-3 'Ebre, del bressol a la batalla', centrado en la batalla del Ebro, la más larga (duró 115 días) y una de las más sangrientas de la guerra civil.

El título de esta producción gestada durante tres años hace referencia a la corta edad de muchos de los combatientes republicanos que participaron en la contienda, chicos de 17 y 18 años llamados a filas para luchar contra las tropas franquistas y que fueron denominados como la 'Quinta del Biberón'. Por eso el director, Román Parrado, define esta "película bélica" como "una historia que habla de la pérdida de la inocencia".

Los protagonistas son cuatro jóvenes a los que unirá y separará la guerra. Àlex Monner ('Polseres vermelles', 'Cites') interpreta a Valentí, un comunista convencido de entrar en combate; Oriol Pla ('El cor de la ciutat'da vida a Pere, un pastor que conocerá el amor a raíz del conflicto bélico; Emilio Palacios ('El Príncipe', 'B&b') es Jaume, un seminarista que vive atemorizado por el odio que sienten hacia él algunos de sus compañeros por sus creencias religiosas, y Enric Auquer ('KMM' encarna a Fermí, que se alista con la esperanza de encontrar a su hermano desaparecido.

"Este trabajo me ha servido para confirmar la absurdidad que supone la guerra», apunta durante el rodaje Monner, que también destaca que la película muestra «el abandono que sufrieron unos chicos a los que enviaron a morir", y a los que entrenaban lanzando piedras como si fueran granadas o enseñándoles a remar con barcas situadas en medio del campo, en vez de en el mar.

Las escenas en el campamento de instrucción y en primera línea de fuego se complementan con las cuestiones políticas que se manejan en los despachos del presidente de la República, Azaña (Manuel Morón), que trata de conseguir una paz que evite más muertos, y el jefe del Gobierno, Negrín (Adolfo Fernández), que pretende alargar la resistencia hasta lograr una ayuda internacional que parece poco probable.

El punto de unión entre ambos mundos es Carme (Roser Tapias, 'Olor de colònia'), la secretaria de Azaña, que vivirá una peculiar relación epistolar con Pere. "Ella es la única que tiene información tanto de la guerra del frente como de la que se libra en los despachos", comenta el productor, Oriol Marcos.

PRODUCCIÓN HISTÓRICA

Las experiencias que viven los protagonistas están basadas en memorias escritas por soldados que vivieron la contienda, así como en entrevistas con algunos de ellos. De esta forma, "se ha intentado que todas las pequeñas cosas que les pasan a los personajes sean veraces", señala el guionista, Eduard Sola.

Los actores se reunieron con un miembro de la Falange, que les explicó la visión de la batalla desde la perspectiva de un joven de 19 años. "Daba igual de qué bando fuera", dice Àlex Monner.

Te puede interesar

Algunos recuerdan que sus abuelos estuvieron implicados en la guerra, como el de Enric Auquer, que cruzó el Ebro, un episodio que se grabará en Flix.

Otras localizaciones de esta coproducción de TV-3, Set Màgic Audiovisual y Enciende TV, que se rodará hasta el 31 de julio, son Vilalba dels Arcs y Corbera d’Ebre.