entrevista del teletodo

Stany Coppet: "La gente me dice que les gusta odiarme"

El actor francés es el malo de 'El Príncipe', serie que se despide hoy hasta otoño

Stany Coppet, en ’El Príncipe’.

Stany Coppet, en ’El Príncipe’. / MEDIASET

Se lee en minutos

Es el malo televisivo del momento. Desde que en el final de la primera temporada de 'El Príncipe' se descubriera que el cerebro de la trama yihadista era el hasta entonces intachable Khaled, el personaje no ha dejado de crecer.

"La gente me dice por la calle que les gusta odiarme", resalza con orgullo Stany Coppet (París, 1976), el actor que interpreta al enigmático marido de Fátima (Hiba Abouk).

Con un padre originario de la Guayana francesa y una madre de la Bretaña con ascendencia celta y gitana, este exótico 'gentleman' en las distancias cortas se plantea ahora asentarse en Madrid para afianzar su carrera en España.

En la vida real está casado con Dolores Chaplin, nieta de Charles Chaplin, con la que tiene un hijo que está a punto de cumplir un año.

'El Príncipe' se despide hoy (Tele 5, 22.30 horas) hasta otoño con el final de la primera parte de la segunda (y última) temporada.

--Khaled empezó como secundario y en esta segunda temporada está en casi todos los frentes. 

--Ha habido una evolución tremenda del personaje. Al final de la primera temporada ya cogió mucho más peso y ahora es casi un protagonista. Me parece que, aunque no está en todas las secuencias, se habla de él en todas las escenas. Es una suerte para mí, porque tengo más trabajo y me encanta.

--Por una parte, su personaje es el yerno ideal y, por otra, el líder de la banda yihadista. ¿Qué prefiere interpretar, al Khaled amable o mostrar su lado oscuro? 

--Por el tema del karma, me gusta más ser bueno, pero las tramas que los guionistas me escriben como malo me dan mucho más margen para actuar y experimentar. Además, me gusta hacer de malo, porque es divertido.

--Después de Khaled y de 'El Príncipe', ¿habrá un antes y un después en su carrera? 

--Es un papel muy fuerte, que sin duda va a marcar mi carrera. Antes de este personaje no había trabajado a este nivel en España, solo había hecho 'Águila Roja, la película'. Así que después de este personaje con mucho más protagonismo imagino que va a cambiar mi carrera en España. ¡Espero que me lleguen muchos más trabajos!

--Este personaje habrá sido una experiencia diferente, ya solo por rodar en castellano. 

--Cada vez que entro en un nuevo proyecto es una historia distinta. Es verdad que está el tema del idioma y estar lejos de París por tanto tiempo ha sido una experiencia muy particular para mí. Pero el aspecto positivo de esto es que me ha dado trabajo y un conocimiento de España mucho mejor, hasta el punto de que me quiero quedar a vivir aquí, no quiero volver a Francia.

--¿Ahora hace muchas idas y venidas a su país? 

--Desde hace un año vivo en Madrid. Pero cuando mi mujer y mi hijo viajan a París, voy a verlos allí. Así que el plan que tenemos este año es instalar definitivamente nuestra familia en Madrid.

--Se defiende muy bien con el castellano. ¿Lo dominaba antes de empezar a trabajar en España? 

--Lo aprendí en la escuela y lo seguí en la universidad, porque antes de ser actor estudié comercio internacional y debía hablar idiomas. He trabajado para una empresa que vendía programas de televisión franceses en el mundo y llegaba también a América Latina, así que tenía una base de español. Pero lo he mejorado mucho este año viviendo aquí. Antes de hacer la serie pensaba que tenía un nivel bastante aceptable, ¡pero la verdad era que no! (ríe). Así que tuve que trabajarlo un poco. Veo que ahora tengo mucho más vocabulario y hablo con mucha más fluidez que el año pasado.

--Habrá sido difícil hacer un personaje como Khaled, después de los atentados de París... 

--Fue un momento un poco complicado para mí. Antes de los atentados de París, yo no tenía una referencia muy fuerte de lo que era el terrorismo. Seguía las noticias, tenía informaciones de lo que estaba pasando en el mundo, pero todo eso me quedaba un poco lejos. Con lo que pasó en Francia estuve consternado, me afectó mucho. Para mí ahora lo que explican los creadores de esta serie está muy cerca de la realidad.

--Y usted, precisamente, interpreta al líder yihadista. 

--Sí, hacer un personaje de terrorista es un poco difícil por el mensaje que estoy dando. Pero luego pienso que soy actor y esto es una ficción. Necesitamos actores que hagan papeles de cualquier cosa, de buenos, de locos, de psicópatas y también de terroristas.

--'El Príncipe' se verá en Italia y Portugal. ¿Le gustaría que también llegara a Francia? 

--Estaría muy bien. Pero no sé si los franceses están preparados porque en la serie hay mucha sangre, muchos muertos, y trata un problema muy actual. Todo eso podría interesar mucho a la audiendia francesa, pero también podría encender el ambiente. Es delicado. Pero a nivel personal claro que interesaría, se trata de un proyecto muy bien hecho, con un reparto de alto nivel. Tendría su sitio en Francia y en Europa en general.

--¿Conocía las series españolas? 

--La verdad es que no. Aparte de 'Águila Roja', en la que participé en la película, no conocía la tele española. Veo muy poca televisión. Solo algunas series americanas.

--¿Como cuáles? 

--Soy muy aficionado a 'Juego de tronos'. También veo 'House of cards' y me gustan las series de época, como 'Downton Abbey'.

--¿Siempre quiso ser actor? 

--Desde muy pequeño. Recuerdo que de niño, con mis primos, cuando había reuniones familiares siempre hacíamos pequeños espectáculos de teatro para los mayores. Cuando crecí quería ir a clases de teatro. Pero nunca se lo planteé de manera clara a mis padres, porque sentía un poco de vergüenza y tenía una agenda muy llena con el tenis.

--¿Con el tenis? 

--Mi sueño era ser tenista. Empecé a jugar con 4 años, hasta los 17. La gente decía que tenía talento. Entrenaba los fines de semana, en vacaciones, al salir de clase... Pero es un mundo con mucha competencia y, de los 14 a los 16 años, al no entrar en el circuito internacional de los jóvenes, vi que no iba a funcionar, aunque fuera bueno. Hay mucha gente y pocos elegidos. Así que fui por otro camino.

--La interpretación. 

--Antes hice comercio internacional para hacer felices a mis padres, porque no podía decirles que quería una vida de artista, viajando y pasando hambre (ríe). No lo confesé hasta que no fui mayor, que pude decirles: "Ya soy adulto, he hecho todo lo que queríais y ahora quiero cumplir mi sueño".

--¿Fue cuando se fue a estudiar teatro a Nueva York? 

--Allí me marché cuando tenía ya 26 o 27 años. Estuve tres años.

--También probó suerte en Hollywood. 

--Viví un año en Los Ángeles. Fue una vida difícil, pero una experiencia maravillosa.

--¿Por qué dice que fue una vida difícil? 

--Porque no tenía dinero, aunque sí que contaba con algunos amigos y eso, a veces, vale mucho más que el dinero. Allí viví como un 'hippy', pasé hambre, no tenía para comer, vivía en una caravana, pero no me molestaba porque estaba donde quería estar. Tenía mi sueño de ser actor al alcance de la mano. Estaba haciendo lo que quería hacer. Mi profesión era más importante que el agua, que la comida, que tener un techo bajo el que dormir, y por ella he dado todo lo que tenía. Yo creo que esa experiencia me ha hecho mucho más fuerte.

--Vaya cambio a ahora, que la gente le conoce por 'El Príncipe'. ¿Cómo lleva la popularidad? 

–Es una situación un poco extraña porque es bastante nueva para mí. Es raro tanto éxito y tanto agradecimiento, especialmente porque hago de malo y me daba un poco de miedo que el público me asociara con el personaje. Pero la verdad es que la gente me ha cogido con mucho cariño, incluso me dicen por la calle que les gusta odiarme.

--Eso es un piropo. 

--Es genial para mí; significa que he hecho bien mi trabajo. Cuando me saco fotos con la gente por la calle, o firmo autógrafos, me dan muy buena energía y mucha fuerza para seguir trabajando. Sé que el éxito que tengo ahora con esta serie también se lo debo a ellos.

--¿En Francia le pasa igual? 

--No, el trabajo que he hecho allí es más puntual en series y películas. En estos momentos tengo mucha más visibilidad en España que en Francia.

Te puede interesar

--¿Es verdad que han grabado varios finales de la serie? 

--Sí. Para despistar a los actores y para que la audiencia no sepa lo que va a pasar, porque siempre se filtran informaciones. Hemos leído varias versiones del final para rodarlas. Supongo que la cadena y los productores elegirán en secreto la que les guste más.