tú y yo somos tres

Metafísica del tacto

El fisioterapeuta Carlos, en ’Increíbles: el gran desafío’ (A-3 TV).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Del programa-concursoIncreíbles: el gran desafío(A-3 TV) nos ha subyugado con el caso del joven fisioterapeutaCarlos, de Gijón, que posee una rara cualidad: tiene una memoria táctil portentosa. Después de palpar -con los ojos vendados- a una criatura, es capaz de identificarla entre cien distintas. ¡Ah! La metafísica del tacto abre un mundo de conocimiento muy profundo. Los ciegos conocen bien las posibilidades de este sentido. Esta semana, en el programa deJuan Carlos OrtegaLa mitad invisible(La 2), hablando delConcierto de Aranjuez, entrevistó a una concertista de guitarra,María Esther Guzmán. Contó que cuando era muy jovencita, después de participar en aquel concurso que había en TVE llamadoEl mundo de la música, el maestroJoaquín Rodrigose le acercó, le palpó la cara, le resiguió las facciones con la yema de sus dedos y le dijo:«Será difícil, pero tú tocarás mi Concierto de Aranjuez». Lo tocó al cabo de siete años justos. ¡Ah! La dimensión del sentido del tacto, su fiabilidad, su profunda percepción, contrasta con este mundo audiovisual, a veces tan tramposo, en el que estamos sumergidos. Este programa que ha estrenado A-3 TV, y que conduceCarlos Soberacon su habitual simpatía, es blanco, es interesante y es entretenido. En los agitados modos televisivos que imperan hoy en día, no es fácil apostar por un programa comoIncreíbles. Que además haya triunfado, es superlativo.

ADA COLAU .-Los dos programas de debate de la noche del sábado -el de T-5 y el de La Sexta- han sacado aAda Colauy aJulio Anguita. La victoria se la apuntaEl gran debate de T-5, que los tenía a ambos en el plató, no grabados en vídeo. ¡Ah! El directo siempre es un plus. Un plus con aristas, porqueAda tuvo que aguantar las andanadas deHermanTertsch. Mientras ella le contaba aJordi la escalofriante tragedia de los desahucios,Tertsch, sentado en su silla, iba tuiteando mensajes del tipo:«¡Esto es un chorreo de cifras falsas! (..) ¡Ya sabía yo que lo de hoy sería una sobredosis de demagogia!». Es curioso lo que le ocurre ahora aAda. Después de años de valiente compromiso con los más desprotegidos, ahora España la descubre porque el otro día llamócriminala un representante de la banca. Nadie se fijó, en cambio, en otra frase que dijo: «Aquí no estamos ante un problema social, aquí estamos ante una estafa generalizada». Esta sí que fue una frase terrible. Por exacta. Por indiscutible.