tú y yo somos tres

Fígaro excitado y con tijeras

El billete de Ferran Monegal.

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Esta capacidad que tieneRamon Gener (Òpera en texans, El 33) para la plasticidad escénica, para el impacto televisivo útil, es lo que más nos ilumina y nos subyuga. Siempre consigue desasnar a los zoquetes en materia operística, como el que esto escribe. Esta semana, por ejemplo, nos hizo una sensacional aproximación a la ópera bufa deRossiniEl barbero de Sevilla, pieza que él conoce a fondo, porque la interpretó, en calidad de barítono, en La Faràndula de Sabadell, en 1999. Y claro, para sublimar la comicidad del barbero Fígaro, se fue a ver aLluís Llongueras. ¡Ah! Qué excitación le entró al artista. En cuanto tuvo sentado aRamonen la silla comenzó a agarrarle la cabeza y, armado con temibles tijeras, exclamaba, la mar de teatral:«¡El conde Aguaviva pudo casarse con Rosina gracias al barbero, gracias al peluquero!»Y le entraba aLlongueras una honra gremialista, una defensa del oficio, muy hermosa y divertida. O sea, que gracias a este golpe de plasticidad peluquera nos llegó nítidamente el jocoso clima que impregna la obra deRossini.Y no solo eso, también nos informaron de un detalle gastronómico de altura: los famosos canelones rossini los inventó precisamente este compositor. Tienen una particularidad que les distingue: además de ser canelones muy alegres, llevan trufa.

Noticias relacionadas

TERNURA.-Delicado, excelente, emotivo instante el que ha impulsadoJoan Lluís Bozzoen el último capítulo de la serieLa Sagrada Família(TV-3). En un momento dado, cuando está toda la familia cenando, se acuerdan del abueloRafel,o sea, dePep Torrents,el actor que interpretó este papel hasta su fallecimiento, el pasado 3 de marzo. Las palabras de la actrizLluïsa Castell(«Et trobem a faltar. Aquesta casa sense tu no és la mateixa. ¡T'estimem!») han sido un detalle de ternura bien entendida. Y un golpe escénico muy emotivo.

JOSÉ BONO.-Destempladas respuestas deJosé BonoaAna Pastor(Los desayunos, TVE-1). La llamó «señorita Rottenmeier»; le aconsejó que en lugar de hacer entrevistas se dedicase a ir a tertulias; respondió altivamente«¡No me da la gana!»cuando se le preguntó si prefería un PSOE deChacón o deRubalcaba;y remató con una lamentable y agria alusión a nuestro muy querido y recordadoPepe Rubianes. ¡Ah! Se nota queBonoestá nervioso. Parece que se resiste a jubilarse. Debería saber pasar página. Antes de que se la pasen.