tú y yo somos tres

Rubalcaba perdió por no ir a 'La noria'

El billete de Ferran Monegal.

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +
Noticias relacionadas

Es casi surrealista la defensa que vienen haciendo de La noria (T-5) las criaturas que integran la mesa del debate político. En vista de que las grandes empresas siguen sin anunciarse, y emiten ahora unos espots publicitarios muy humildes, de saldo, tipo cadena rupestre Villa-abajo & Villa-arriba, las criaturas debatientes están haciendo piña, y todos se han unido de forma muy corporativa. Se escuchan fervorosos gritos en plan:«¡Este programa es la trinchera de la ciudadanía! /.../ ¡Nos ven tres millones de personas! /.../ ¡La gran conquista deLa noriaes haber abierto una ventana para hablar de la clase política! /../ ¡Y en completa libertad! /../ ¡Muy bien por los políticos que han venido!», y cosas así, muy entusiásticas y sentidas. En este clima la madrugada de ayer escuchamos una sorprendente opinión de nuestro admiradoEnric Sopena, quien en un momento dado reclamó silencio y advirtió:«Creo que Rubalcaba se equivocó al no querer venir a La noria. Lo digo muy seriamente». Y entoncesJordi González, maravillado, preguntó:«¿Sospechas que si Rubalcaba hubiese venido hoy no sería jefe de la oposición?», o sea, y dicho de otro modo: ¿sospechas que de haber venido no habría perdido las elecciones y hoy sería presidente? ¡Ahhh! Como pueden comprender el delirio que se formó fue superlativo. Se apresuróSopenaa advertir enseguida:«Decir eso sería un exceso pero...»pero ya no pudo terminar porque Alfonso Rojo, desde su zona natural a la derecha de Jordi, apostillaba divertido:«¡Me ha producido casi ternura escuchar eso de que si Rubalcaba hubiera venido otro gallo le habría cantado!», y se armó un jolgorio muy entretenido. ¡Ahh! Es tremendo lo que les ocurre a estas criaturas: creen que cuando un político no va a La noria, se hunde. Hombre, no quisiera diluir su pintoresco síndrome pero, siguiendo el silogismo, alguien podría argumentar que Rajoy ha ganado, precisamente, por no haber subido nunca a este tiovivo.

DOLOR-.Compungido, decía a TV-3 un madridista que se marchaba del Santiago Bernabéu antes de que acabase el partido:«¿Para que voy a esperar al final? Cristiano Ronaldo es buenísimo contra el Villarreal. Pero contra el Barça siempre la caga. Así que por mí se puede ir a la mierda ¿vale? Gracias». Retrata, condensa, este momento televisivo, el sentimiento que seguramente invade hoy a muchos hinchas del Real Madrid de José Mourinho.