Personaje del año

Elon Musk se convierte en la primera persona de la historia en perder 200.000 millones

Las constantes polémicas del magnate al frente de Twitter han perjudicado la valoración de las acciones que posee en Tesla, llevando así al desplome de su patrimonio neto

Elon Musk bate un nuevo récord: ¡Es el hombre que más dinero ha perdido en la historia de la humanidad!

Daniel Valdivia

Carles Planas Bou

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Elon Musk ha vuelto a hacer historia, pero para mal. El magnate tecnológico se ha convertido en la primera persona de la historia en perder 200.000 millones de dólares. Este 2022, el polémico empresario ha visto como su patrimonio neto se ha desplomado, pasando del máximo de 340.000 millones que alcanzó en noviembre de 2021 a los 137.000 millones actuales.

Musk, de 55 años, empezó el año siendo la persona más rica del mundo. Ello le permitió comprar Twitter por 44.000 millones de dólares. Sin embargo, sus constantes polémicas desde que tomó las riendas de la red social el pasado octubre han terminado repercutiendo directamente en la valoración de Tesla, la compañía de vehículos eléctricos que también lidera. El año pasado, las acciones de Tesla cayeron casi un 70%, acumulando una caída del 37% solo en diciembre.

La mayor parte del patrimonio de Musk no es dinero físico, sino que se desprende del valor de las empresas que comanda. Ese retroceso en la valoración hizo que a mediados de diciembre, Musk dejase de ser el hombre más rico del planeta, siendo destronado por el empresario francés Bernard Arnault, propietario del imperio de la moda y cosméticos LVMH que incluye marcas como Louis Vuitton o Sephora.

SpaceX, su mayor activo

A pesar de su mastodóntica fortuna, Musk necesitó vender acciones de Tesla para poder sufragar su compra de Twitter, a pesar de prometer en reiteradas ocasiones que nunca lo haría. La reducción de su participación en Tesla también contribuyó a rebajar la valoración de la empresa, que se disparó durante los años de la pandemia a pesar de que sus vehículos eléctricos son una parte aún muy pequeña del mercado automovilístico global.

Todo eso ha hecho que Tesla ya no sea el mayor activo de Musk, sino SpaceX. Así, el magnate posee unos 44.800 millones de dólares en acciones de su empresa de exploración espacial, mientras que su participación en Tesla se estima en unos 44.000 millones, según o, según el índice de riqueza de Bloomberg.