Ir a contenido

RESEÑA

Análisis de Shenmue I & II: ¡que vuelven los clásicos!

La remasterización de estos títulos llega a PS4, Xbox One y PC

Josep M. Berengueras

Imagen del videojuego Shenmue.

Imagen del videojuego Shenmue.

Las remasterizaciones de videojuegos están a la orden del día, pero hay títulos que hace más ilusión que otros verlos en las plataformas de juego actuales. Es el caso que nos ocupa: la mítica saga Shenmue I & II cuenta desde hace poco con una versión remasterizada que ofrece los dos juegos para PS4, Xbox One PC (Steam).

Hace casi 20 años del lanzamiento del primer Shenmue (Dreamcast, 1999), y 17 desde Shenmue II (también Dreamcast, más tarde Xbox). Dos décadas en el mundo del videojuego son mucho tiempo, pero los fans acérrimos de esta saga pionera no se habían cansado de reclamar no solo una continuación (que llegará el próximo año), sino una remasteración de los dos primeros juegos. Y Sega, por fin, les hizo caso.

Presentados en un solo packShenmue I & II permite revivir la mítica historia creada por Yu Suzuki, unos títulos cuyo coste en la época fue disparatado y que, pese a levantar aplausos de la crítica, acabó sumiendo el proyecto en un cajón. El planteamiento era atrevido, no por la historia (cómo el joven Ryo Hazuki debe encontrar al misterioso Lan Di para vengar a su padre), sino por la mecánica de juego: una especie de mundo abierto primitivo (una población de Japón en la primera entrega y Hong Kong en la segunda) en la que el protagonista tiene que ir cumpliendo misiones, hablando con personajes, luchando en combates... siempre 'jugando' con el tiempo, es decir, hay cosas que solo pasan por la noche, personajes que solo aparecen por la mañana... Y todo ello en un entorno donde se pueden, por ejemplo, jugar a minijuegos en las máquinas recreativas o adquirir refrescos en las máquinas de las calles. El jugador va a apuntando las pistas en un diario, lo que ayuda en su desarrollo, y aprendiendo nuevas técnicas de combate para superar a los enemigos.

Yo ya he estado ahí

Esta remasterización recupera con fidelidad los dos títulos de hace casi 20 años, con una estética que ahora puede parecer algo desfasada pero que en su época eran lo más de lo más. Agregan algunas mejoras en menús, controles y jugabilidad, pero en general mantiene el espíritu de los míticos títulos. Para lo bueno y para lo malo: a veces el jugador se 'pierde' en el tiempo, sobre todo en la primera parte, donde en ocasiones se tiene la sensación de no tener nada que hacer mientras se espera que pasen las horas para poder realizar la siguiente acción (esto queda solventado en la segunda parte).

Destaca su estética, historia y algunas misiones secundarias, pero sobre todo la sensación de inmersión que tiene el usuario tras varias horas de juego: una especie de "yo he estado ahí" que se logra gracias a la particular narrativa de estos títulos.

La remasterización, pues, es una excelente noticia para los fans de la saga y para los que quieren descubrir uno de los títulos punteros en su tiempo. Eso sí, tendrán que saber inglés (o japonés), pues no hay traducción ni de las voces ni de los subtítulos al castellano