POR LOS CLIPS DE SUS PROGRAMAS

Un juez rechaza la demanda de Tele 5 contra Youtube

La sentencia sostiene que el portal de vídeos no está obligado a controlar qué contenidos están protegidos

Se lee en minutos
CARMEN JANÉ

Un juez de Madrid ha desestimado la demanda de Tele 5 contra Youtube porque entiende que el portal de vídeos no está obligado a supervisar el contenido que envían los usuarios.

La sentencia del magistrado Andrés Sánchez Magro, del juzgado mercantil número 7 de Madrid, reconoce que YouTube es "un mero intermediario de servicios de alojamiento de contenidos y, por tanto, no puede ser obligado a controlar con carácter previo los vídeos subidos por los usuarios", según la empresa propiedad de Google. El juez le aplica las disposiciones de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) referentes a la "exención parcial de responsabilidad" y reconoce que no hay un "criterio editorial" a la hora de seleccionar el contenido destacado, como aseguraba Tele 5 en su demanda.  

El magistrado traslada a la cadena la responsabilidad de comunicar qué vídeos desea que sean eliminados de la exposición pública "de manera individualizada y concreta". Y señala que "el reto de los emprendedores en la nueva economía no consiste tanto en proteger los derechos adquiridos como en crear valor en la difusión de estos contenidos porque la marcha de los tiempos evidencia la esterilidad de toda frontera artificial".

Según la sentencia, es el usuario "quien tiene la decisión sobre el uso del vídeo y también quién tiene la responsabilidad sobre su contenido".

Herramientas previas

La empresa de vídeos recuerda que ofrece a los titulares de derechos de propiedad intelectual una herramienta tecnológica gratuita, denominada Content ID, que les permite proteger sus contenidos de forma automática y evitar que sean subidos a la plataforma si así lo desean. Y que esa herramienta la utilizan las principales cadenas de televisión.

Noticias relacionadas

Un portavoz europeo de Youtube asegura en el blog oficial que la decisión reafirma la ley europea que transfiere la responsabilidad de noitificar cuál es el material protegido por derechos de autor al propietario de los mismos y no al proveedor de servicios.