Detonado un paquete en una cárcel de Zaragoza tras llevarlo un funcionario

Este trabajador lo recibió en la sede del CSIF el pasado 10 de enero

Detonado un paquete en una cárcel de Zaragoza tras llevarlo un funcionario
1
Se lee en minutos
A. T. B. / L. M. G.

Las alarmas saltaron este miércoles en la cárcel de Zuera cuando el escáner de este centro penitenciario detectó un paquete sospechoso que había llevado hasta allí un funcionario de prisiones. En ese momento se activó el protocolo antiexplosivos por parte de la Guardia Civil, que detonó esta misiva a primera hora de la tarde.

Al parecer, este funcionario de prisiones, delegado de CSIF, había recibido el paquete hace días días en la sede de su sindicato de Zaragoza. No le resultó nada familiar y sospechó de él, pero no fue hasta ayer cuando lo trasladó al centro penitenciario. Hasta allí se trasladaron los efectivos del Tédax de la Guardia Civil desde la casa cuartel de Casablanca. Según pudo saber EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, del grupo Prensa Ibérica, los perros especialistas en detectar explosivos no marcaron que hubiera, si bien los especialistas acordaron una detonación controlada en el aparcamiento exterior.

Noticias relacionadas

Las primeras órdenes que reciben estos agentes son las referentes a acordar y mantener la distancia de seguridad en la zona en función de lo que aprecien en un primer momento. En este tipo de intervenciones participan dos agentes de los seis con los que cuenta esta demarcación en Aragón. Ambos se sirven de la ayuda de un robot de 600 kilos que cuenta con ocho cámaras que permiten dirigir sus movimientos, examinar el explosivo y, así, poder manipularlo con una radial, un taladro o un cañón ayudados de la pinza.

Precisamente, este miércoles fue detenido un jubilado de 74 años en Miranda de Ebro en relación al envío de paquetes explosivos al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a otros organismos entre los que se encuentra la empresa armamentística Instalaza, con sede en Zaragoza. Los hechos se remontan al 30 de noviembre, cuando Instalaza recibió un sobre similar al que iba dirigido al embajador de Ucrania en España y que lesionó al trabajador que lo manipuló. No hubo que lamentar heridos.