Ciutat de la Justícia de Barcelona

La exmujer de Mainat: "Yo no le inyecté insulina"

  • Ángela Dobrowolski declina declarar ante el juez, que le comunicó que será procesada por intentar matar a su exmarido

  • El auto de procesamiento desvela unos informes de unas farmacéuticas que desmontan la versión de la acusada

La exmujer de Mainat, Ángela Dobrowolski, llega a la Ciutat de la Justícia. / JOAN CORTADELLAS / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Ante el juez, ni una palabra; fuera de la Ciutat de la Justícia, ante los medios de comunicación, volvió a explicar su versión, sin más. "Yo no le inyecté insulina", aseguró Ángela Dobrowolski, la exmujer del productor audiovisual Josep Maria Mainat, que es diabético. El magistrado le comunicó este viernes el auto de procesamiento por intentar matar a su exmarido y en el que se describe los "indicios racionalidades de criminalidad" que hay contra ella. Después, la acusada se acogió a su derecho a no declarar.

"No estamos conformes con esta resolución", subrayó su abogado, Juan Carlos Galbán. El togado atribuye a la imputada un posible delito de homicidio o asesinato en grado de tentativa, más otro de revelación de secretos, al haber accedido al correo electrónico del excomponente de La Trinca y fundador de Gestmusic. Fue entonces cuando se enteró de que el excantante no solo quería divorciarse de ella, sino que la quería apartar de la suculenta herencia.

Dobrowolski llegó tarde y en patinete a la Ciutat de la Justícia. En el interior del juzgado estuvo unos minutos. La mujer, a través de su abogado, ya ha recurrido su procesamiento ante la Audiencia de Barcelona. El argumento, según fuentes de la defensa, es la supuesta falta de concreción en la resolución del juez. Al haberse convertido esta causa en sumario, el asunto pasará en un futuro próximo a la Audiencia de Barcelona, donde se celebrará el juicio.

12 minutos para llamar a la ambulancia

A la salida de la Ciutat de la Justícia, Dobrowolski afirmó: "Mi versión no ha cambiado en nada; ni en un punto, ni en una coma. (...) Es un relato de los hechos". La exmujer de Mainat insistió en que únicamente administró a su exmarido unas sustancias que él normalmente consumía. "No tenía motivos para quererlo perjudicar (...). Yo nunca le he inyectado insulina", precisó.

La procesada negó que tardara 30 minutos, como sostienen los investigadores, en avisar a los servicios de emergencia, sino que fueron solo 12 minutos y medio. Sí que admitió que cuando le dio el segundo 'shock' al ex de la Trinca no actuó con rapidez. "Fue el único retraso", confesó.

El juez, sin embargo, considera que existen suficientes pruebas contra Dobrowolski, según el auto de procesamiento al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. La resolución señala que en la noche del 22 al 23 de junio de 2020, la mujer presuntamente procedió a despertar a Mainat, indicándole que le iba a inyectar una hormona del crecimiento (Omnitrope) y un producto adelgazante (Saxenda), aunque, al parecer, "lo que hizo fue inyectarle insulina". Antes habían discutido.

A las 02.41 horas, el productor sufrió un coma hipoglucémico. La mujer no procedió a llamar al Servicio de Emergencias Médicas (SEM) hasta las 03.12 horas. Días antes, el 23 de mayo, la acusada había entrado en el correo electrónico de su marido y se había reenviado a uno suyo unos 'emails' que el productor había cruzado con sus letrados sobre el divorcio.

El origen del coma

La resolución judicial subraya que Dobrowolski negó "radicalmente" los hechos, atribuyendo el supuesto coma hipoglucémico a la reacción que le produjeron los dos medicamentos suministrados a Mainat . El togado no se cree esta versión y señala en su auto que no resulta compatible con la ofrecida por la víctima, ni con el resultado de resto de "ingentes" diligencias practicadas. Hace mención especial a los informes remitidos por las farmacéuticas que comercializan los medicamentos Omnitrope y Saxenda. Estos dictámenes indican que estos fármacos "no pueden comportar esas consecuencias en pacientes diabéticos".

El magistrado destaca que las cámaras del interior de la vivienda de Mainat registraron a la mujer saliendo esa noche en "numerosas ocasiones de la habitación", así como que la acusada, tanto por su convivencia con el productor como por sus estudios de medicina, "era conocedora" de lo que es la diabetes. Y un último dato: días después, Dobrowolski contactó con un informático para intentar acceder a las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Noticias relacionadas

Al ser preguntada por los desplazamientos que hizo dentro de la casa ese junio de 2020, cuando sucedieron los hechos, Dobrowolski recalcó que esa actitud era habitual en una "noche en Can Mainat". La mujer aprovechó para quejarse de que no puede ver a sus hijos y que la última vez que los vio fue antes de Navidad. La acusada ha solicitado que se revise el régimen de visitas que se pactó en el divorcio con Mainat. "Esto está dejando un impacto en mí y en mis hijos", añadió. Ella, afirmó, decidió suspender esas visitas porque todo era supervisado, pues tiene una orden de alejamiento.

Su abogado negó, por su parte, que la procesada hubiera estado en búsqueda y captura, pues no lo ordenó ningún juez y lo único que ocurrió es que debía comparecer ante los Mossos d'Esquadra para declarar por un presunto quebrantamiento de la orden de alejamiento.