Entrevista con el 'conseller' de Interior

Joan Ignasi Elena: "La relación entre gobiernos marcará la mía con los cuerpos policiales del Estado"

Entrevista con el ’conseller’ de Interior, Joan Ignasi Elena. / Ferran Nadeu

La carta de Ernest Lluch que recoge qué significaba el socialismo para el exministro asesinado por ETA, y que siempre acompaña a Joan Ignasi Elena allá donde va, ya está en el despacho de la Conselleria d'Interior. Comienza así: "El socialismo es traer la máxima libertad, la máxima igualdad y la máxima fraternidad a las personas que viven en sociedad". Con pasado en el PSC y, según afirma, a gusto ahora dentro del espacio político que representa ERC, Elena ha sido el hombre designado por Pere Aragonès para liderar Interior. El nuevo 'conseller' concede a EL PERIÓDICO la primera entrevista a un diario. Pero insiste una y otra vez en que no está en este encuentro ni en esta 'conselleria' para buscar "notoriedad" ni "dar titulares" sino para generar consensos que alejen la seguridad del debate partidista.

4
Se lee en minutos
Albert Sáez
Albert Sáez

Director de EL PERIÓDICO

ver +
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

¿El ‘conseller’ Elena asistirá con normalidad a actos de la Guardia Civil o de la Policía Nacional junto al ministro Grande-Marlaska o seguirán pesando más las apariencias? 

Los Mossos siempre se han coordinado con los cuerpos policiales del Estado, eso es lo que garantiza la seguridad de la gente, la defensa de sus derechos y libertades. Esa coordinación siempre se producirá. Otra cosa es la presencia política y las relaciones políticas que a nadie se le escapa que han sido muy difíciles entre los dos gobiernos en los últimos años. Veremos cómo evoluciona esta legislatura y, en función de la mesa de negociación, también las relaciones entre los gobiernos.

 

¿Es decir, usted seguirá sin ir a este tipo de actos como el que había precisamente este viernes y convocaba de nuevo la Guardia Civil?

La relación es entre gobiernos. La relación de la 'conselleria' no será distinta de la que mantenga el resto del Govern con el Estado. Esta 'conselleria' no es una isla.

 

¿Depende de la mesa negociación?

Las relaciones irán en paralelo. Evolucionarán de la misma manera. Pero mientras tanto, en virtud de las competencias de cada uno, tenemos que coordinarnos, solo faltaría. La información debe circular.

 

¿Ha hablado con el ministro?

Tuvimos una conversación protocolaria hace una semana. En función de cómo evolucionen las cosas nos veremos y hablaremos de otros temas.

 

¿El ministro le preguntó por qué no iría al acto que él presidía?

No me lo preguntó. Y a ese acto fue el mayor Trapero.

 

Ha pedido que se aleje a los Mossos del debate partidista. Sin embargo, las presiones más duras sobre la policía llegaron en la pasada legislatura del mismo partido al que pertenecía la 'conselleria' (JuntsxCat)...

 Yo lo que digo este cuerpo ha estado sometido a un estrés partidista del que deberíamos huir. Pero eso no significa sacar la seguridad del debate político, sino solo del debate partidista. Deberíamos dejar los prejuicios. Dejar de estigmatizar las posiciones políticas en función de quién las dice. “No lo acepto porque lo dice tal partido”. La historia acredita que esto es un error. Muchas de las posiciones políticas que ahora son de consenso han nacido de movimientos alternativos y de grupos minoritarios. Desde el voto femenino hasta la regulación del precio del alquiler. En 2013 los grupos parlamentarios defendían que eran imprescindibles las pelotas de goma, había grupos minoritarios que decían lo contrario. Se reían de esta propuesta por irresponsable. Y hoy, en cambio, hay un consenso amplísimo acerca de que el uso de las pelotas de goma es un error. De hecho, el mismo 'conseller' [Ramon Espadaler] que las defendía después fue quien las eliminó a consecuencia de un debate parlamentario. Huyamos de los estigmas. Debatamos sobre el modelo de orden público de Catalunya en el Parlament. Escuchemos a todo el mundo. Lleguemos a un acuerdo.

 

¿Pero no le parece que a los partidos políticos les pesa demasiado el miedo a perder votos cuando a la policía le toca hacer de policía? Eso fue lo que pasó con el gas pimienta, por ejemplo, que costó el cargo a la jefa de prensa, Joana Vallès, porque explicó que los Mossos veían necesario usarlo en manifestaciones violentas...

Si yo pido que no nos centremos en la disputa partidista, no me voy a poner a opinar sobre los otros partidos. Mi deber es poner en marcha una comisión parlamentaria sobre el modelo de orden público. Ayer estuve en el Raval y vi el trabajo que se hace con entidades, vecinos, confesiones... eso son los Mossos, la seguridad también es Protecció Civil, Agents Rurals, Bombers... saquemos el foco de lo que llama más la atención

¿Si hay disturbios ahora, los Mossos pueden usar proyectiles de foam?

 El pacto con la CUP dice que no podían usarse proyectiles de foam hasta que se publicaran los protocolos. Estos protocolos han sido publicados. Yo no quiero opinar sobre una herramienta que existe. Mi objetivo es generar consensos. No generar titulares. Ni tener notoriedad. Es lo que pide esta 'conselleria'. He de ser coherente con este objetivo.

Hay un plan de reestructuración de la Brigada Mòbil (Brimo) y ARRO... ¿desaparecerán el nombre y el símbolo del dragón de la Brimo?

Lo estamos hablando. Tengo que terminar de decidirlo con los comisarios. Hay propuestas. Nada definitivo. No puedo avanzarlas.

¿Para mantener el pacto con la CUP bastaría con cambiar de nombre a la Brimo?

El pacto con la CUP es público. Y dice que se hará una comisión parlamentaria sobre orden público. Para mejorar. Lo que los Mossos han hecho desde siempre.

Pero la CUP lo que pide desde hace años es la disolución de la Brimo.

Y yo me ciño al pacto. Y dice lo que dice.

 

Este Govern ha puesto entre sus prioridades la crisis contra los desahucios.

Y acabamos de saber que el Gobierno central interpondrá un recursos de inconstitucionalidad contra la ley parlamentaria que limitaba el precio de alquileres. Es que es tan evidente que se trata de un problema social. Y el Gobierno central, que también se comprometió a intervenir en ese ámbito, no solo no ha sido capaz de hacer una ley para garantizar un techo pera la gente más vulnerable sino que, además, la única idea maravillosa que ha tenido ha sido la de recurrir la nuestra. Por lo tanto, PSOE y Podemos, por favor, si quieren trabajar al servicio de los más vulnerables, no presenten este recurso, harán un servicio magnifico a los grandes propietarios. Y otra petición para el Gobierno central: no tendría sentido no alargar la moratoria para no desahuciar a los más vulnerables que acaba el 9 de agosto. Por favor, alarguen la moratoria. 

Noticias relacionadas