Ir a contenido

Tragedia en Huelva

Bernardo Montoya confiesa el asesinato de Laura Luelmo

El criminal habría asegurado a los agentes que se encontró con Laura, tuvieron una fuerte discusión y hubo un forcejeo

Vanesa Lozano

Bernardo Montoya.

Bernardo Montoya. / Redes

Bernardo Montoya, detenido este martes por la muerte de la joven profesora Laura Luelmo, ha confesado el crimen  la madrugada de este miércoles.

Este vecino de El Campillo, que mantuvo secuestrada a la víctima durante dos o tres días, la mató de un fuerte golpe en la frente, posiblemente propinado con una piedra, entre el 14 y el 15 de diciembre, según la autopsia. El asesino ha prestado declaración en presencia de su abogado durante largas horas en el cuartel de Valverde del Camino, donde permaneció desde toda la jornada de ayer martes . En un primer momento ha explicado versiones increíbles como coartada, aunque ha acabado confesando. El criminal habría asegurado a los agentes que se encontró con Laura, tuvieron una fuerte discusión y hubo un forcejeo.

Por el momento no ha trascendido qué parte de los hechos ha reconocido, aparte del asesinato de la joven, cuyo cuerpo fue hallado semidesnudo, maniatado y con golpes y heridas en la cabeza y en el cuello, en un camino rural cubierto de jaras en La Mimbrera, a unos cuatro kilómetros del pueblo donde la joven zamorana acababa de instalarse para su nuevo trabajoos. La Guardia Civil encontró parte de su ropa a 200 metros de donde poco después localizaron su cadáver.

Bernardo Montoya Navarro, de 50 años, salió de prisión el pasado octubre, donde cumplió condena tras ser condenado por el asesinato de una anciana de 81 años en Cortegana (Huelva) en 1995. Montoya pasó 17 años y nueve meses en prisión y salió en marzo del 2015, pero apenas tres meses después fue detenido tras cometer dos robos con violencia, por los que volvió a la cárcel hasta el pasado mes de octubre. Tras alcanzar la libertad, se instaló en una casa de la calle Córdoba en El Campillo, propiedad de su padre y ubicada frente a la de Laura.

El detenido, al que se le tomó declaración la semana pasada,  había estado controlado en todo momento, según la Guardia Civil.  

Temas: Asesinatos