Ir a contenido

GRUPO VIOLENTO

Un joyero de Cardedeu hace de cebo para detener a unos ladrones que le habían atracado

Los arrestados le asaltaron con violencia en septiembre del año pasado e intentaron volver a hacerlo

Actuó como cebo para arrestar a los ladrones que un año atrás le asaltaron brutalmente, le encerraron en el maletero de su coche y le robaron joyas por valor de 300.000 euros. La actuación de este joyero de Cardedeu ha sido clave para la detención en Figueres de cuatro ladrones de nacionalidad italiana. Los Mossos no descartan que estén relacionados con grupos mafiosos de Italia.

El robo que originó la investigación se produjo el 22 de septiembre del 2015 cuando cuatro hombres asaltaron un representante de joyas en el momento que salía de su domicilio en Cardedeu y subía a su coche. Entonces lo atacaron violentamente por sorpresa, lo ataron con cinta americana y lo encerraron en el maletero de su vehículo. Al cabo de un rato vecinos de la zona pudieron liberar alertados por los gritos que profería desde dentro del vehículo. El asalto fue muy violento y los ladrones le causaron lesiones en un ojo y en la cara además de propinarle varios golpes y hematomas en el resto del cuerpo, y se de llevarse un botín de 300.000 euros.
 
Durante la investigación los policías pudieron establecer la identidad de uno de los asaltantes. A partir de ahí pudieron identificar a dos de los otros miembros del grupo originarios de Nápoles. El desenlace de la investigación se precipitó el pasado 23 de noviembre. Agentes de la comisaría de Granollers estaban realizando un control preventivo de robos a domicilio e identificaron dos hombres que llevaban elementos para ocultar el rostro, guantes y una cinta americana, en el interior de un vehículo de alquiler. 

IDENTIFICADOS

Como no se había producido ningún robo en un área cercana les dejaron marchar a pesar de la certeza de que, con toda probabilidad, se dirigían a cometer un robo y la identificación policial les había disuadido de llevarlo. Cuando esta información llegó a los investigadores hicieron varias comprobaciones y pudieron vincular los dos hombres con los ladrones que ya habían identificado anteriormente y que estaban relacionados con el robo del 2015.

Así comprobaron que el grupo se había reunido nuevamente. Lo que más les llamó la atención es que los cuatro ladrones se habían reunido para vigilar un lugar de donde vieron salir, con dos maletas de muestrarios de joyas, el representante de joyería al que habían asaltado en el 2015 . Dado que el asalto de los ladrones podía ser inminente los agentes contactaron telefónicamente con el representante y le explicaron la situación. Aunque de entrada la llamada le generó un gran inquietud, ya que tenía el recuerdo aún muy fresco del asalto del 2015, decidió seguir las instrucciones de los policías para abortar el robo. Justo en el momento en el que los delincuentes fueron con una barra de hierro y la cara tapada a asaltar al hombre de nuevo los mossos les interceptaron y les arrestaron.