Nueva batalla en el transporte

El turismo alimenta el negocio de "furgonetas pirata" y 'transfers' irregulares en Catalunya

Territori recuerda que los 'tours' de visitantes solo pueden hacerse con vehículos que dispongan de licencia

Costa Brava en verano: 220 taxis y 70 VTC para una población que se dispara hasta el millón de habitantes

La movilidad entre Barcelona y la Costa Brava, un verano más en el atolladero

Centenares de conductores de VTC escenifican un funeral del sector y hacen una marcha lenta por Barcelona

Centenares de conductores de VTC escenifican un funeral del sector y hacen una marcha lenta por Barcelona / ZOWY VOETEN

Carlos Márquez Daniel

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En 2014, Uber entró en Barcelona con un formato muy peculiar. Uber Pop, se llamaba. Cualquier ser humano podía convertirse en chófer de la compañía, usando su propio coche, lo que no tardó en poner en alerta al sector del taxi y a la Administración. La propia multinacional dio marcha atrás, y con el paso de los años, terminó pidiendo perdón por aquel salto al ruedo tan abrupto. En 2023, casi 10 años después, y con Uber sin operar en la capital catalana, todavía existen alternativas para que cualquier anónimo pueda convertirse en conductor asalariado. Tan fácil como darse de alta en una web y empezar a recibir encargos a través de un intermediario. Pero no solo eso, también están los operadores turísticos que llevan a los forasteros de paseo por toda Catalunya. El taxi lleva una década quejándose de que las VTC ejercen de taxi pirata. Pero resulta que las propias VTC también tienen sus propios demonios.

Furgoneta de un operador turístico, en el puerto de Barcelona

Furgoneta de un operador turístico, en el puerto de Barcelona / El Periódico

Romà Llort, portavoz de la asociación VTC Gran Turismo, denuncia la existencia de empresas que se dedican a llevar turistas en furgonetas por toda Catalunya. "Son vehículos de alquiler, con matrícula blanca, sin licencia VTC y sin tener a los pasajeros asegurados". Una de las compañías más señaladas es In Out Barcelona Tours, dedicada a las excursiones privadas en grupos reducidos. "Tienen entre 20 y 30 furgos repartidas a diario por Figueres, Montserrat, Barcelona...", esgrime Llort.

Fuera de la normativa

En conversación con este diario, un portavoz de esta compañía lamenta que las VTC hayan pagado con ellos "la mala relación que tienen con los taxistas". Y asegura que lo que ofrecen está amparado por el apartado de "servicios complementarios" que contempla la ley de transportes. Admite, sin embargo, que la normativa es ambigua en muchos aspectos.

Furgoneta para turistas sin licencia VTC, en Montserrat

Furgoneta para turistas sin licencia VTC, en Montserrat / El Periódico

Un portavoz del Departament de Territori, sin embargo, asegura que este tipo de servicios no están amparados por la ley. Es decir, que son ilegales. El Govern lo ve así: "En el transporte complementario hay que demostrar que tanto el vehículo como el conductor son de la empresa, y que el servicio que ofrecen es un añadido de la actividad principal". Un ejemplo podría ser los hoteles que tienen furgonetas propias logotipadas para traer y llevar clientes al aeropuerto, o una productora que está grabando un anuncio y usa unos vehículos para transportar material y personal del rodaje. "Pero la actividad de estas agencias turísticas -prosigue Territori- no está incluida en esta categoría porque no son servicios complementarios, con lo que deberían realizarse en taxi o en VTC".

A pesar de todo, In Out Barcelona Tours, cuyos conductores son autónomos y a la vez ejercen de guía turístico, rechaza de plano la acusación de estar operando de manera ilegal. "Tampoco es cierto que tengamos 30 furgos, como mucho podemos tener cinco o seis operando en un mismo día". Territori también asegura que no se ha intervenido en este tipo de negocios "porque no se ha presentado ninguna denuncia o queja". Puede que eso cambie más pronto que tarde.

Seguro de casa

Las VTC también advierten sobre las empresas de 'transfer'. El caso más llamativo es el de Connecto Tranfers, una firma nacida en 2008 y con sede en Croacia que además de ofrecer sus servicios permite que cualquier persona se una a su plantilla de conductores colaboradores. Basta con darse de alta y rellenar un formulario para empezar a recibir pedidos.

Este diario ha consultado a la compañía sobre sus servicios; sobre si usan licencias VTC legales o si los pasajeros están asegurados. La respuesta: "Recomendamos a todos nuestros viajeros que contraten un seguro antes de cada viaje". Ni confirman ni desmienten, pero todo parece indicar que si el consejo es venir con la póliza de casa, no está entre sus prioridades el uso de vehículos negros con matrícula azul que ya llevan de serie ese extra. Aunque sí los usan. El propietario de una VTC explica que cogió uno de estos servicios. "Te lo mandan por mail y tú decides si lo coges o no. Era durante la pandemia y ofrecían 30 euros. Entonces tuve que aceptar, pero es ridículo; nunca más".

Una furgoneta sin licencia VTC, en una gasolinera de la AP7, repleta de turistas

Una furgoneta sin licencia VTC, en una gasolinera de la AP7, repleta de turistas / El Periódico

En su apartado de 'términos y condiciones', sin embargo, aseguran que los conductores "están inscritos en los registros mercantiles y cuentan con todas las licencias necesarias para realizar los servicios en cuestión", sin concretar si se refiere al permiso de conducir o a la credencial de VTC. En la Costa Brava, aseguran propietarios de VTC de la zona, es habitual encontrarse coches pirata recogiendo chavales en las discotecas que les enseñan la reserva en el teléfono. Sucede lo mismo en zonas de ocio de Mataró o en Sant Cugat. "Te das de alta como conductor sin que te pidan ningún documento. Dices qué coche tienes y ya empiezas a recibir servicios", denuncian.

Sin placa

Otro ejemplo es la empresa Get Transfer, con sede en Hong Kong. Fuentes conocedoras del funcionamiento de esta firma aseguran que muchos de los coches con los que trabajan "no aparecen en la web del Ministerio de Transportes", donde están recogidas las placas que sí disponen de licencia de alquiler de vehículos con conductor.

Connecto, en cualquier caso, asegura que su trabajo es el de mero "intermediario entre el cliente y el transportista". "Al reservar el servicio, usted entra en una relación contractual directa y legalmente vinculante con el transportista que acepta su viaje y, por lo tanto, la compañía de ninguna manera se considerará una agencia de viajes". Pelotas fuera.