Entender Más

Chiara Ferragni, un negocio multimillonario

La 'influencer' de moda más exitosa del mundo estrena la segunda temporada de la docuserie 'The Ferragnez'

Chiara Ferragni

Chiara Ferragni

Irene Savio

Irene Savio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Chiara Ferragni estrena una nueva docuserie. Será la segunda temporada de 'The Ferragnez' (2019), centrada en su vida familiar. La 'influencer'de moda más exitosa del mundo lo ha anunciado en Instagram y ha prometido que será un 'rollercoaster' (montaña rusa) de emociones. También ha dicho que el estreno es un momento que ella y su marido y coprotagonista, el rapero Fedez, esperaban desde hace “muchísimo” tiempo.

En uno de los carteles promocionales del documental, aparecen él y ella, tumbados en un colchón blanquísimo. El pelo de Ferragni aparece como el de la cabeza de la medusa decapitada por Perseo. El lanzamiento ha coincidido también con una torpe campaña publicitaria del Ministerio de Turismo italiano -con una Venus de Botticelli como 'influencer' virtual- que un crítico de arte calificó desdeñosamente de “cosa al estilo de la Ferragni”.

Criticada, admirada e incluso estudiada por universidades tan prestigiosas como la estadounidense Harvard, Chiara Ferragni (Cremona, 1987) representa, como nadie, la fuerza de una industria que hoy como nunca hace negocio con la apariencia. Ferragni levantó su empresa hace diez años alrededor de ella misma (pelo rubio, ojos azules, ropa siempre carísima), después de abrir una bitácora con cierto éxito, 'The Blonde Salad'. Y de ahí creó una marca global, que ahora es un imperio (valorado unos 40 millones de euros en 2020). Su exposición pública es total, junto a la de su marido y sus dos hijos de 5 y 2 años, que también aparecen regularmente en sus posts en las redes sociales. 

Algoritmos

¿Cómola hija de un dentista y una empleada del sector de la moda logró en convertirse en una multimillonaria? Su negocio: la venta de perfumes, gafas de sol, bisuterías y accesorios de belleza de todo tipo, junto con clases online de como convertirse en 'influencer' y centenares de campañas publicitarias. Una fórmula sencilla, pero que ha funcionado, gracias a la capacidad de la empresaria de explotar, antes que otros, el vertiginoso ascenso de las nuevas formas de comunicar de los móviles, de los algoritmos y sus multiplicadores por excelencia, las redes sociales.

De esta manera el éxito de Ferragni se ha convertido en un fenómeno planetario. En Instagram, acumula 30 millones de seguidores, casi el doble de hace tres años. En Tik Tok, 6,2 millones. En Twitter, más de 700.000. Y, en paralelo, se han escrito también centenares de artículos, reseñas, reportajes y entrevistas, sobre su vida y la de su pareja, ambos también muy menudo atentos a los debates más cadentes en su país. 

Ocurrió, por ejemplo, poco antes de las elecciones en Italia, cuando Ferragni cargó contra Giorgia Meloni, por su postura contra el derecho a abortar en el país transalpino. “Ahora es nuestro momento de actuar y asegurarnos de que estas cosas no ocurran”, dijo entonces, dando, una vez más, de qué hablar.  En el pasado festival de San Remo, se estrenó como presentadora luciendo impactantes vestidos con mensaje reivindicativo.