Barómetro de opinión

La preocupación de chicos y chicas por la violencia machista cae 14 puntos en dos años

  • Las consecuencias de la pandemia, la invasión de Ucrania y la economía copan ahora las principales inquietudes de la infancia y la adolescencia, según el último informe de Unicef

Manifestación contra el machismo en las aulas, hace unos días en Barcelona.

Manifestación contra el machismo en las aulas, hace unos días en Barcelona. / Manu Mitru

4
Se lee en minutos
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza.

Escribe desde Madrid

ver +

El machismo va a la baja entre las preocupaciones de la infancia y juventud española. Hace solo tres años, la desigualdad de género y las violencias machistas generaban mucha inquietud entre los preadolescentes y los adolescentes. El 89% lo consideraba como uno de sus principales motivos de desasosiego, según se plasmó en el primer barómetro de opinión de la infancia y la adolescencia elaborado por Unicef (2019-20). En la segunda edición del informe (2020-21), el porcentaje se redujo al 80% mientras que en la cuarta (2021-22) lo ha hecho al 75,1%.

El 20% de los encuestados asegura que cuidar niños es una labor básicamente femenina

Elaborado tras entrevistar a 9.505 chicos y chicas de 11 a 18 años en 208 centros educativos, el informe del Fondo de Naciones Unidas para la infancia -presentado hoy en Madrid- tiene dos lecturas. Una positiva: las violencias machistas no están alrededor de estos chavales y chavalas y, como consecuencia, reducen su importancia. La lectura negativa es que los menores parecen no dar relevancia social al machismo, que sigue siendo un problema gigante de la sociedad. Sobre todo, teniendo en cuenta el actual repunte entre los adolescentes, un asunto que genera malestar en los institutos, donde abundan los chicos que se muestran abiertamente machistas y donde está subiendo vertiginosamente la falta de respeto a las profesoras.

El barómetro de Unicef refleja que la principal preocupación de los chavales y chavalas entre 11 y 18 años es la pandemia por coronavirus y sus consecuencias, un aspecto que ha bajado considerablemente respecto al anterior informe, dada la menor virulencia del covid-19. La invasión de Ucrania por parte del ejército de Putin y la economía de España ocupan, en porcentajes muy similares, el segundo y el tercer lugar en la lista de las preocupaciones. Solo uno de cada diez entrevistados asegura que que la situación económica y política en España es buena o muy buena.

"A medida que se hacen mayores se constata un aumento de las inquietudes por sus perspectivas laborales de futuro"

Francisco José Rivera, autor de estudio de Unicef y profesor de la Universidad de Sevilla.

“La irrupción de la guerra en Ucrania entre las principales preocupaciones de la infancia y la adolescencia demuestra que los niños, las niñas y los adolescentes no son ajenos a la realidad que les rodea. A medida que se hacen mayores, además, se constata un aumento de las inquietudes por sus perspectivas laborales de futuro”, explica Francisco José Rivera, autor de estudio y profesor de la Universidad de Sevilla.

Después del coronavirus, la guerra a las puertas de Europa y la economía, el siguiente quebradero de cabeza para los chavales es el medio ambiente y la educación, seguidas por las desiguales de género y el machismo.

El 40% de los adolescentes encuestados manifiestan sentirse solos

El barómetro refleja que, a pesar de que la economía es una de las principales preocupaciones de los preadolescentes y los adolescentes, el trabajo y la perspectiva de futuro ocupa el puesto número nueve. En todo caso, las posibilidades de encontrar un trabajo y la perspectiva de futuro preocupa más -lógicamente- a los que tienen 17 y 18 años que a los que tienen entre 11 y 16.

Ellas cuidan; ellos son policías

Niños, niñas y adolescentes están convencidos, en general, de que los trabajos pueden ser desempeñados tanto por hombres como mujeres. Sin embargo, el 20% de la muestra asegura que cuidar niños es una labor básicamente femenina, algo parecido -aunque en menor medida- sucede con las laborales de limpieza y las de enfermería. Mientras, el 19,6% se muestra partidario de que los policías sean “solo o sobre todo” hombres y el 11% de los chicos (frente al 1,7% de las chicas) considera que ser empresario es un trabajo de hombres.

Persiste también la idea de que hay actitudes vitales más propias de un sexo que de otro. Uno de cada diez encuestados afirman que ser dominante o líder es una faceta masculina, mientras que expresar cariño o querer lucir un buen aspecto físico corresponde a la esfera femenina.

Noticias relacionadas

La institución en la que más confían los chavales de 11 a 18 años es la comunidad científica (algo que tiene una lógica explicación tras la pandemia). De hecho, la mayoría de los participantes en el barómetro consideran que la medicina es la mejor profesión, seguida de la docencia. Tras los científicos, las organizaciones no gubernamentales y los centros educativos son las otras instituciones en los que más confían los menores. Por contra, el Gobierno y los partidos políticos ocupan las últimas posiciones. 

Salud mental

Respecto al bienestar emocional, el informe revela que la satisfacción vital de niños, niñas y adolescentes es elevada. Sin embargo, casi el 40% de los encuestados manifiestan sentirse solos, el porcentaje más alto de las tres ediciones del barómetro, que también deja claro que el nivel de tristeza aumenta en el caso de las chicas, las personas nacidas fueras de España o con bajo nivel adquisitivo.