Una lacra en las aulas

La mitad del alumnado piensa que las escuelas no actúan contra el 'bullying'

  • Uno de cada cuatro jóvenes detecta acoso escolar en clase, según un estudio de la Fundación ANAR

  • El informe refleja un repunte pero los niveles se mantienen más bajos que antes de la pandemia

El tipo de acoso más frecuente son los insultos, los motes y las burlas.

El tipo de acoso más frecuente son los insultos, los motes y las burlas. / Jose Luis Roca

3
Se lee en minutos
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza.

Escribe desde Madrid

ver +

Uno de cada cuatro alumnos y alumnas (24,4%) percibe que existe el acoso escolar en su clase. La cifra se sitúa por encima del curso anterior (2020-21, cuando el 'bullying' era detectado por el 15%) pero sigue por debajo de los índices registrados antes de la pandemia (2019), 34%.

Así se desprende del estudio 'La opinión de los estudiantes', el cuarto realizado por la Fundación ANAR y Mutua Madrileña con una muestra de más de 5.100 alumnos y alumnas y 229 docentes en cinco comunidades autónomas: Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Baleares y Canarias.

Los chavales encuestados están convencidos de que ni los docentes ni las direcciones escolares hacen mucho para frenar el acoso. El 45,4% considera que su profesor no hace nada y seis de cada diez (61,7%) añaden que la dirección del centro también se queda de brazos cruzados. Igualmente, la mitad de los alumnos y alumnos admite que sus compañeros tampoco mueven un dedo por zanjar el acoso.

Uno de cada cuatro alumnos admite que ha podido participar en una situación de 'bullying' o 'ciberbullying' sin percatarse de ello

El tipo de 'bullying' más común son los insultos, los motes y las burlas (89%), mientras que las agresiones físicas descienden de un 38% a un 32%. Tres de cada cuatro palizas se llevan a cabo entre varias personas, una tendencia al alza que ya se registró en el anterior informe. Más de la mitad de casos de acoso escolar se produce por el aspecto físico de la víctima, así como las cosas que dice o hace. Menos frecuente, pero igualmente detestable, es que la víctima sea acosada por sus buenas notas (20%)

Baja el acoso virtual

Curiosamente, el 'ciberbullying' (acoso virtual) baja. Solo un 8% de los encuestados piensa que algún compañero o compañera de clase es víctima de este tipo de hostigamiento, 16 puntos porcentuales menos que en el anterior informe. El servicio de mensajería instantánea Whatsapp sigue siendo el principal medio por el que se produce el 'ciberbullying' (67%). Pero entran en escena con fuerza Instagram (53%) y TikTok (48%). 

En el 'ciberbullying', los acosadores son compañeros de la misma clase. Los estudiantes encuestados afirman que la mejor manera de solucionarlo es comunicárselo a un adulto (30%) mientras que otro 20% afirma que lo que hay que hacer es bloquear la cuenta del agresor.

Llama la atención que uno de cada cuatro alumnos (24%) admite que ha podido participar en una situación de 'bullying' o 'ciberbullying' sin percatarse de ello.

Los profesores

Respecto a los profesores -que también forman parte del estudio-, la mitad de ellos reconocen haber tenido conocimiento de casos de 'bullying' en su centro. No se enteran tanto por ellos mismos sino por otros alumnos que han sido testigos o por la familia de la víctima. Los docentes achacan la plaga del 'bullying' al mal uso que se da a las tecnologías y las redes sociales, la presión del grupo, la falta de respeto a las diferencias, la ausencia de gestión emocional y la normalización de la violencia.

Noticias relacionadas

Los docentes afirman que los acosadores tienen un sentimiento de superioridad y adolecen de habilidades sociales. En los cursos de primaria, destacan especialmente los problemas psicológicos del agresor: inseguridad, baja autoestima, miedo al rechazo y frustración. 

Erradicar el 'bullying' pasa -en opinión de los profesores- por que padres y madres presenten más atención a sus hijos e hijas, educar en el buen uso de las redes sociales, así como en valores. Las intervenciones más efectivas son la sensibilización y la prevención, los protocolos de actuación y la formación del profesorado.