Guerra en Ucrania

Una fragata rusa capea las sanciones y se dirige a Vigo

Refugiados ucranios y activistas piden que abandone aguas europeas a pesar de que el capitán se posiciona contra la guerra

Una fragata rusa capea las sanciones y se dirige a Vigo

Epi_rc_es

4
Se lee en minutos
Javier H. Rodríguez

La fragata Shtandart, de 34,5 metros de eslora por 6,9 metros de manga, surca desde junio las aguas de la bahía de Vizcaya. ¿Su destino? El Puerto de Vigo. Este atraque, previsto para el veintidós de este mes, no es anecdótico. De hecho, es toda una excepción: este buque, de bandera rusa, ha conseguido sortear el quinto paquete de sanciones de la Unión Europea al espacio postsoviético a propósito de la Guerra de Ucrania. En él, los veintisiete prohíben la entrada de buques rusos en puertos europeos salvo contadas excepciones. 

La decisión, rubricada en abril parece clara y “prohíbe el acceso a puerto [de la UE] a los buques registrados bajo pabellón de Rusia”, como es el caso del Shtandart. El texto legislativo, además, especifíca que esta sanción se aplicará “a toda embarcación comprendida en el ámbito de aplicación de los Convenios internacionales; todo yate, con una eslora igual o superior a quince metros, que no transporte carga ni transporte más de doce pasajeros, o las embarcaciones de recreo o las motos acuáticas”. A excepción, claro, de todas aquellas embarcaciones que necesiten asistencia en busca de un lugar de refugio, de una escala portuaria de emergencia por razones de seguridad marítima, o para salvar vidas en el mar.

Refugiados ucranios protestando frente al buque en Francia. / CEDIDA

A pesar de todo, fuentes oficiales del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana explican que “han considerado que responde a la consideración de buque histórico y que no estaría afectado por la prohibición adoptada por la UE”, pero niegan su autorización para atracar en Vigo. No así fuentes extraoficiales del Porto de Vigo, la Fundación Traslatio y los canales de la propia fragata que concuerdan en que el Shtandart arribará en menos de quince días.

Movilizaciones en Francia

Este buque, recreación de la fragata del siglo de XVIII del zar ruso Pedro I el Grande, también navega en una singular polémica nacida en uno de los últimos puertos donde se le ha visto atracado: La Rochelle, en Francia. Desde allí, periodistas, activistas y refugiados ucranios han estado poniendo el grito en el cielo por lo que consideran “una ofensa” en el contexto de la invasión rusa. De hecho, en los últimos meses se han sucedido diversas movilizaciones y escritos a los ministros con competencias en materia de transportes para que “cesen esta excepción”.

¿Qué dice el capitán?

El director de la viguesa Fundación Traslatio, Celso Fernández, tiene contacto directo con Vladimir Martus, capitán del Shtandart, ya que es el interlocutor que lo invita en el marco de la Ruta Iacobus Maris. Este evento conmemora el supuesto viaje del cuerpo del Apóstol Santiago desde el puerto de Jaffa (antigua provincia del imperio romano ubicada en Palestina) hasta Santiago de Compostela, atravesando el Mare Nostrum de Oriente a Poniente y siguiendo rumbo norte hasta Galicia. Actualmente, es la peregrinación marítima Xacobea más larga del Mundo.

Por eso mismo, Fernández conoce de primera mano la visión del capitán. Según su relato, en el año 2009 fue amenazad por el Kremlin por no ceder su buque a una expropiación del Estado. Desde entonces, dice, no puede pisar tierras rusas y ha estado navegando por aguar de la Unión Europea principalmente. Estos hechos son negados rotundamente por Bernard Grua, un periodista y activista francés que sigue de cerca el paso de la embarcación en su periplo europeo. Grua señala comunicaciones oficiales de la propia Fundación Shtandart, donde en abril de 2020 afirmarían públicamente la posibilidad de volver a San Petesburgo: “Cabe señalar que el Shtandart ya no tiene un programa de buque escuela. Se mueve con actividades comerciales, incluido el embarque de pasajeros de pago. Y lo que es más preocupante aún, ha desactivado su sistema de identificación AIS desde el 6 de junio de 2022, ocultando así su posición, ruta, velocidad y destino”, este último dato ha podido ser efectivamente contrastado por FARO.

Noticias relacionadas

“El capitán dice que se niega a abandonar su bandera rusa porque no quiere renunciar a su país a pesar de estar en guerra y de la disidencia que mantiene contra el gobierno de Vladimir Putin”, explica el director de la Fundación Traslatio en contacto directo con el capitán. De hecho, según Fernández, el propio hermano del capitán estaría luchando en el frente ucranio de la guerra. “Es su posición personal. Pero hay una guerra en Ucrania bajo la bandera rusa. Los países europeos acordaron prohibir la entrada de barcos rusos a sus puertos desde abril y no lo están cumpliendo”, remata Bernard Grua.

Una fragata rusa capea las sanciones y se dirige a Vigo. / JAVIER H. RODRÍGUEZ

La otra excepción con pesqueros rusos

Es llamativo que, antes de la llegada de este quinto paquete de sanciones, fue España el estado miembro de la UE que más bregó para prohibir el acceso de buques rusos a puertos de la Unión y la prohibición de suministrarles combustible o avituallamiento en puertos españoles. De hecho, fue sonado el caso de dos pesqueros de capital gallego que estuvieron en el limbo por esta situación: Severnaya Zemlya y Novaya Zemlya.