La T-16 se integra en la T-Mobilitat como título independiente

A partir del 9 de junio, los jóvenes nuevos abonados de los 18 municipios de la corona metropolitana de Barcelona ya podrán usar la tarjeta. Los que ya la tengan, la recibirán en casa antes de que acabe el año sin necesidad de pedirla

La T-16, ya integrada en la T-Mobilitat como título individual

La T-16, ya integrada en la T-Mobilitat como título individual / Carlos Márquez Daniel

5
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Faltaban los chavales y este jueves se saldará esta deuda. La T-16, el título de transporte para usuarios de entre 4 y 16 años, se integra al fin en la T-Mobilitat después de que hayan hecho lo propio, siempre en el entorno metropolitano de Barcelona, la T-Usual, la T-Jove, la T-Familiar y la T-Casual. Lo hará de manera independiente, con un título propio que funcionará al margen del resto. Con todo, los abonados a la nueva tarjeta ya son más de 200.000 y el horizonte es que en el primer año de puesta en marcha de cada modalidad, el 50% de las validaciones se realicen con la T-Mobilitat. La penetración actual es del 15%.

El anuncio lo ha realizado este miércoles el director general de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), Pere Torres, durante una visita al centro de control de la T-Mobilitat, situado en la Gran Via, muy cerca de la Ciutat de la Justícia. Todos los nuevos usuarios que soliciten la T-16 la recibirán en el formato magnético de plástico, mientras que a los ya la tengan en el bolsillo les llegará a su domicilio sin que tengan que solicitarla. Todos deberían tenerla antes de que termine el año. Y siempre que formen parte de la primera corona metropolitana de Barcelona, 18 municipios, desde Gavá hasta Montgat. El título será individual, es decir, que no podrá fusionarse con el resto de títulos integrados. En total, son unos 260.000 abonos. A partir de julio, todas las substituciones (por robo o pérdida) también se harán con el nuevo modelo.

Curva creciente

Otra de las novedades anunciadas este miércoles es que las tarjetas que llegan a casa por correo certificado no estarán activadas para evitar que otra persona pueda usarla antes de que llegue a su legítimo propietario. Una vez abierta la carta, se podrá obtener un pin que servirá para desbloquearla. A día de hoy, según ha detallado Torres, ya se han dado de alta 200.142 personas que realizan cerca de 192.000 validaciones en día laborable. Hace cinco meses, cuando se dieron de alta la T-Usual y la T-Jove en los 36 municipios que forman el Área Metropolitana de Barcelona, se registraban 80.000 billetes diarios. Desde entonces, cada semana ha superado la anterior y ya suponen el 15% del total del sistema. El objetivo, ha compartido el director general de la ATM, es que al finalizar el primer año de puesta en marcha de cada título ya supongan la mitad de las validaciones del mismo.

Un usuario valida la T-Mobilitat en el Tram, en Barcelona

/ Jordi Cotrina

Sobre el calendario de implantación de la T-Mobilitat en el resto de Catalunya, Torres se ha remitido a lo que anuncie el Departament de Polítiques Digitals y Territori. El secretario general de la 'conselleria', Ricard Font, dijo el 23 de mayo que la idea es que el nuevo título de transporte esté totalmente desplegado en todo el territorio a finales de 2024. Antes llegará el apagón magnético en el entorno de Barcelona (adiós a la tarjeta de cartón sin chip, en otoño de 2023), primeras pruebas del cobro por kilómetro recorrido y no por coronas atravesadas (principios de 2024) y asimilación progresiva de la T-Mobilitat en las comarcas de Girona, Lleida y Tarragona. "Es un calendario orientativo", ha precisado el responsable de la ATM, conocedor de que el proyecto acumula ya seis años de retraso y ocho desde que se firmó el contrato con las cuatro empresas privadas que lo gestiona (Caixabank, Indra, Marfina y Fujitsu).

¿Y el iPhone?

Sobre las dificultades de desplegar el plan, dado que hay más de 70 operadores distintos de transporte público, Torres sostiene que la progresión se está haciendo de manera "optima". "Funciona con los niveles de respuesta esperados en el momento en el que estamos", concreta. Sobre la aplicación en sí, recuerda que los teléfonos con sistema iOS (iPhone) todavía no permiten utilizar la aplicación de la T-Mobilitat. La tarjeta sí se puede recargar con este tipo de teléfonos, pero el móvil no puede usarse como título de transporte porque Apple todavía no ha validado la aplicación. Se espera que suceda, eso es lo que les ha dicho la compañía, durante el primer semestre de 2023. "En París les han dicho que en el segundo semestre de 2024", asegura el director general de la ATM. Los teléfonos con sistema Android ya tienen la tarjeta 100% integrada. Esta limitación, sin embargo, explica en parte porque solo el 6% de las validaciones se hacen con teléfono por un 94% de viajeros que llevan la tarjeta física.

Centro de control de la T-Mobilitat, en la Gran Via. En la imagen, la sala desde la que se controlan las incidencias en el transporte público

/ Carlos Márquez Daniel

Noticias relacionadas

El centro de control de la T-Mobilitat aspira a convertirse en el Fort Knox del transporte público en Catalunya. De entrada, con la cantidad de gente que trabaja (unas 60 personas) en este edificio del número 16 de la Gran Via de L'Hospitalet, parece sobredimensionado. Pero si todo sale según lo previsto, no les va a faltar trabajo a corto plazo. A pie de calle está el punto de atención presencial, que abre casi todo el año (cierra el 25 y 26 de diciembre y el 1 de enero) y recibe una treintena de visitas al día. En las plantas superiores está el centro de atención e información, donde se verifican todos los datos de los usuarios y se atienden incidencias por todas las vías telemáticas posibles.

Dos puertas más allá está el centro de gestión de la información del transporte, donde se recogen todas las incidencias que afectan a los operadores que trabajan con la T-Mobilitat. Toda esta información se comparte con las compañías para que sepan cómo están las cosas ahí fuera y tomen las decisiones más oportunas. Cuando toda Catalunya esté integrada en el nuevo título de transporte, este edificio será el Houston del transporte público catalán. Debería suceder a principios de 2025. Veremos.