Proyecto anhelado

Montcada i Reixac: el soterramiento del tren durará 72 meses

El Gobierno, Adif y el ayuntamiento presentan el proyecto, valorado en más de 465 millones

Paso a nivel en la calle del Bogatell, en Montcada i Reixac.

Paso a nivel en la calle del Bogatell, en Montcada i Reixac. / ACN / Albert Segura

3
Se lee en minutos

El soterramiento de las vías de la línea R2 de Rodalies a su paso por Montcada i Reixac, una demanda histórica de esta ciudad cuyas obras se alargarán 72 meses, será como "un parto largo y doloroso", pero el resultado estará "a la altura de las expectativas y anhelos".

Así lo han expresado este lunes la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, la presidenta de Adif, María Luisa Domínguez, y la alcaldesa de Montcada i Reixac, Laura Campos, en la presentación oficial del proyecto de integración de la infraestructura ferroviaria, licitado por un importe de 465,4 millones de euros.

Aunque la adjudicación de las obras sufrirá una pequeña demora de unas cuatro semanas por la petición de la Confederación Nacional de Constructores (CNC) para tener más tiempo para poder ajustar las ofertas, a raíz del alza de precios de las materias primas y los combustibles a consecuencia de la guerra en Ucrania, la ministra ha recalcado que el proyecto "ya está en marcha".

Las obras, en el 2023

En este sentido, la presidenta de Adif ha detallado que la adjudicación de las obras podría estar lista a finales de verano, y que el inicio de real de las obras sería a principio del próximo año.

El túnel deberá pasar por debajo del río Ripoll, lo que añade complejidad a la obra

La ministra ha subrayado que se trata del proyecto más importante y de mayor envergadura que actualmente Adif tiene en su cartera, subrayando, además, la complejidad técnica de la actuación, pues el túnel del tren tiene que pasar por debajo del cauce del río Ripoll.

176 muertos

Asimismo, ha reconocido la "historia triste" que hay detrás de la reivindicación del soterramiento de las vías, que dividen la ciudad y donde han muerto 176 personas, y ha prometido que el proyecto estará "a la altura de esas expectativas y anhelos".

"Gracias a los ciudadanos de Montcada por la paciencia que habéis tenido, y un recuerdo muy especial para las 176 personas que por desgracia no podrán ver el soterramiento. Estamos aquí para hacer realidad el sueño de Montcada i Reixac", ha concluido la ministra.

En la misma línea, la alcaldesa de Montcada ha celebrado que "por fin, después de casi 40 años, se hace justicia histórica con la ciudad", aunque ha reconocido que las obras serán "largas, traumáticas, difíciles y trastornarán" el municipio y la ciudadanía.

"El Ministerio nos dijo que serían unas obras muy duras, que sería como un parto largo y doloroso. La respuesta del Ayuntamiento de Montcada fue: 'no os preocupéis, lo sabemos y Montcada está dispuesta a pasar este parto, aunque sea sin epidural, porque, literalmente, nos va la vida en este proyecto'", ha aseverado Campos.

Sobre el atraso en la adjudicación, la alcaldesa se ha mostrado comprensiva ante el "peligro muy real" de que la licitación quedara desierta.

4 km de túnel

La integración del ferrocarril en Montcada i Reixac se hará mediante un túnel de unos 4 kilómetros, que tendrá tres vías, y mientras duren las obras se habilitará una vía provisional para no cortar el tráfico ferroviario.

El trazado del tramo soterrado comenzará a la altura del barrio de Can Sant Joan y la zona de descenso se ejecutará con la construcción de una estructura formada por pantallas de hormigón.

Una vez situado el túnel por debajo del acuífero existente en la zona, la ejecución se realizará con sistemas convencionales de excavación de túneles con una profundidad de 35 metros. Pasado este sector, el tramo soterrado se realizará con la construcción de pantallas discurriendo bajo el trazado de las vías actuales.

Las obras incluyen también la construcción de una nueva estación de viajeros, cuyo edificio de acceso quedará integrado en la nueva urbanización del futuro tramo soterrado.

Noticias relacionadas

A partir de este punto, el soterramiento seguirá avanzando en dirección norte, cruzando bajo el cauce del río Ripoll y la autopista C-33.

El nuevo trazado se ha calculado con parámetros aptos para circulaciones de hasta 140 km/h y rampas máximas del 3 %.