Planes para San José

Cinco pueblos espectaculares de Catalunya para conocer el Día del Padre

Cinco pueblos espectaculares de Catalunya para conocer el Día del Padre
3
Se lee en minutos
Gisela Macedo

Este sábado se celebra el Día del Padre. Si las condiciones climatológicas lo permiten, puede ser una buena ocasión para visitar uno de los muchos pueblos bonitos que alberga la geografía catalana. He aquí un listado de cinco poblaciones espectaculares de Catalunya para descubrir en familia.

Besalú

Situado en la comarca de la Garrotxa, es especialmente conocido por su gran puente medieval de siete arcos, que data del siglo XI. De hecho, el casco antiguo de este pueblo fue declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional por su gran valor arquitectónico.

Asimismo, es uno de los emplazamientos donde se rodó la tercera temporada de 'Westworld', donde simulaba ser un pueblo italiano durante la segunda guerra mundial -aunque en la grabación se colaron algunos símbolos independentistas, como anécdota-. Un pintoresco destino donde dar un agradable paseo.

Besalú.


/ El Periódico

Rupit i Pruit

En el Espacio Protegido del Collsacabra se encuentra Rupit i Pruit, otro antiguo pueblo medieval con menos de 300 habitantes. Quienes lo visiten tendrán la oportunidad de pasear por sus centenarias calles y cruzar sus puentes de piedra.

Para los aficionados al senderismo, existe una ruta circular que comienza y termina en esta localidad, y llega hasta el salto de agua de Sallent. Es de nivel fácil y alberga diversos rincones muy fotogénicos.

El municipio de Rupit i Pruit se encuentra en la provincia de Barcelona.

/

Taüll

Si se está de ruta por el Pirineo de Lleida, una buena opción es pasar el día en Taüll, en el privilegiado entorno de la Vall de Boí. En este pueblo se encuentran dos obras de arquitectura románicas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: la iglesia de Santa María y la de Sant Climent de Taüll. Asimismo, existe una agradable ruta circular que puede realizarse para visitar el mirador de les Cuirilles. Si prefieren quedarse en el pueblo, una buena opción es visitar la Formatgeria Taüll, una quesería con productos locales perfecta para los amantes del buen comer.

La iglesia de Sant Climent de Taüll, en la Vall de Boí.


/ EP

Pals

La Costa Brava siempre es una buena opción. Además de los clásicos, como Cadaqués o Palafrugell, no dejen de visitar tampoco Pals. Situado en la comarca del Baix Empordà, se trata de un escenario medieval con bonitas calles empedradas que fueron declaradas Bien de Interés Nacional.

Vale la pena probar su famoso arroz, por lo que es casi obligatorio sentarse en uno de sus restaurantes para disfrutar de una buena paella en el día de San José. Y para hacer la digestión, pueden peregrinar hasta el mirador de Josep Pla. Desde allí pueden ver los arrozales, el Montgrí y hasta las Illes Medes.

Pals.


/ EP

Camprodon

Esta selección termina con Camprodon, otro pueblo medieval conocido por su gran puente. Su estética milenaria contrasta con llamativos edificios de estilo modernista que datan de finales del siglo XIX, cuando la burguesía catalana se desplazaba hasta allí para veranear.

Camprodon, situado en el Ripollès, empezó a ser conocido como "la pequeña Suiza". El propio doctor Robert, alcalde de Barcelona en 1899, lo recomendaba a sus pacientes en aquella época. En aquel momento nacieron también las famosas galletas Birba, que a día de hoy continúan comercializándose con su tradicional caja decorada con el paisaje del pueblo. Hoy son pocos los visitantes que se marchan sin una de ellas bajo el brazo.

Camprodon.

/