El reto de la paridad

El 40% de las nuevas plazas de mossos y bomberos serán para mujeres

  • Actualmente, solo un 24%, un 2% y un 13% de los funcionarios de Mossos, Bombers y Agents Rurals son mujeres

  • En las últimas oposiciones entraron 137 mujeres, en las próximas accederán, por lo menos, 330

Control de Mossos en una carretera de Montgat

Control de Mossos en una carretera de Montgat / Ricard Cugat

4
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

El Govern ha anunciado este miércoles que un mínimo del 40% de las plazas para funcionarios de los cuerpos de los Mossos d’Esquadra, Bombers de la Generalitat y Agents Rurals serán para las mujeres. “Las cifras actuales no son tolerables”, ha subrayado el ‘conseller’ de Interior, Joan Ignasi Elena. Solo el 24% de los agentes de los Mossos son mujeres. Un porcentaje que se reduce a la mitad en el caso de los rurales, un 13%. Y que languidece hasta un mísero 2% si se observa el cuerpo de emergencias. Si se mantiene el sistema de selección actual, sostienen desde la conselleria de la que dependen los tres organismos, no se alcanzaría la paridad –el equilibrio entre hombres y mujeres– hasta el año 2144. 

Este 2022 están previstas oposiciones para los tres cuerpos. Para Agents Rurals serán en el mes de abril. Para los Bombers, en junio. Y para los Mossos las inscripciones se acaban de abrir. En las tres oposiciones esta medida será vigente y al menos un 40% de las opositoras que logren una plaza de funcionaria para cualquiera de los tres cuerpos serán mujeres. En el caso de la policía catalana ello implica que de las 840 plazas que se saldrán a concurso, 330 estarán reservadas para las mujeres. Es decir, podrían ser incluso más pero no serán menos que esas. En las últimas oposiciones entraron 137 mujeres, en las próximas accederán, por lo menos, serán 330.

Además de la reserva de plazas, se revisarán las pruebas físicas que forman parte de los duros procesos de selección. No así el resto de exámenes, que en el caso de los bomberos, por ejemplo, incluyen una fase teórica, otra de entrevista, otra de test psicotécnicos y una final de revisión médica. “Aquí no se va a regalar nada a nadie”, ha avisado la ‘consellera’ de Igualtat, Tània Verge. “Lo que se va a hacer va a ser cambiar parámetros que se habían adoptado desde una óptica masculina y que suponían una discriminación indirecta para las mujeres”, ha razonado. 

Etel Arilla, Ana Servent y Rosa Gubianes, en representación de los Bombers, Agents Rurals y Mossos, respectivamente, han repasado cómo ha evolucionado la presencia de las mujeres en los tres cuerpos. En 1980 solo había bomberas en un parque de Catalunya, el de Gelida. Eran voluntarias que acabaron siendo profesionales cuando los parques municipales pasaron a formar parte de la red de la Generalitat. Tras aquel inicio, el lento avance hacia la paridad ha sido casi dramático para los bomberos, el cuerpo más masculinizado, con diferencia. Hasta 1998, solo cinco mujeres accedieron a puestos de mando. Actualmente hay 1 mujer por cada 49 hombres. La reserva del 40% será una auténtica revolución en el caso de este gremio de emergencias para el que en verano saldrán a concurso 240 nuevas plazas.

La cosa ha ido mejorado con menos lentitud en los Agents Rurals, que empezaron, sin embargo, más tarde y desde más abajo. Cuando se creó este cuerpo en 1987, ha explicado Servent, una condición indispensable para ingresar era ser hombre y haber hecho el servicio militar. En 1992, la normativa cambió y llegó la primera mujer que no solo se encontró con un problema de tallas de uniformes sino que tuvo que lidiar con una inmersión en un mundo enteramente de hombres. Hombres eran sus compañeros y también los ciudadanos con quienes debía tratar: pescadores, cazadores, labradores e incluso políticos. La situación ahora ha mejorado no solo porque una de cada diez agentes rurales es una mujer sino porque el mundo también ha evolucionado y cada vez hay más pescadoras, más cazadoras y más labradoras. 

Noticias relacionadas

El cuerpo más feminizado, contrariamente a lo que el ciudadano medio imagina, es el de los Mossos. Uno de cada cuatro policías es una mujer. Sin embargo, esta ratio decae a uno de cada diez cuando se enfoca el rango de mandos. Elena ha asegurado que durante su mandato, un tercio de los jefes policiales serán mujeres. El 'conseller' ha defendido que con esta medida no solo se avanza hacia cuerpos más representativos de la sociedad a la que sirven sino también más eficaces. Es un objetivo central para Elena, que forma parte del plan que ha motivado el polémico relevo del mayor Josep Lluís Trapero, ha asegurado.

La polémica en el relevo de Trapero

Cuestionado en la misma rueda de prensa sobre los polémicos cambios que han seguido al relevo del mayor Trapero, Elena ha negado que exista "una purga", ha defendido su derecho a escoger a las personas más adecuadas en los Mossos para llevar a cabo los planes de la Conselleria y asegurado que la lucha contra la corrupción política no cambiará. Estas últimas aclaraciones las ha hecho en alusión a la decisión de apartar al intendente Toni Rodrígurez, un mando que requirió de la ampara judicial para poder investigar al Govern, tal como ha explicado EL PERIÓDICO. Elena ha calificado la corrupción política como la expresión más asquerosa de todas las corrupciones porque consiste en traicionar la confianza de los ciudadanos para lucrarse.