Ciencia

Lleida crea un ecosistema innovador para construir un sector agroalimentario inteligente

El Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari participa en el proyecto INNO4AGRO, que incluye un nuevo laboratorio, AgroLivingLab, para impulsar la transferencia tecnológica

Panorámica del Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari de Lleida

Panorámica del Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari de Lleida

3
Se lee en minutos

Las empresas del Parc Científic i Tecnològic Agroalimentari de Lleida han alcanzado en el 2021 una facturación conjunta de 180 millones de euros. El Parc avanza con el objetivo de construir un ecosistema innovador para un sector agroalimentario inteligente. Y lo hará, entre otras iniciativas, de la mano del proyecto INNO4AGRO, que incluye la puesta en marcha del AgroLivingLab, y del recientemente constituido Centre d’Innovació Digital Forestal i Agroalimentari. El Turó de Gardeny es la sede del Parc Científic i Tecnològic desde su inauguración y puesta en marcha en el 2005, como consorcio constituido por el Ayuntamiento de Lleida y la Universitat de Lleida (UdL). 

Actualmente están presentes unas 90 entidades, entre las que figuran empresas y centros de investigación y desarrollo y de transferencia tecnológica con el sector TIC y el agroalimentario como referentes. El Parque se erige en un referente empresarial en cuanto a la investigación, la innovación y el trabajo en red para atender a las necesidades del tejido productivo y social del territorio.

Entre los centros tecnológicos que forman parte figuran el Fruitcentre de l’IRTA, una sede de Eurecat (Centre Tecnològic de Catalunya) y el Institut Català de la Fusta (INCAFUST). También pertenecen al Parc infraestructuras de la UdL como la Planta Pilot de Tecnologia d'Aliments y el CAEM (Centre d’Art d’Època Moderna), el centro audiovisual Magical Media y el Jardí Botànic Dr. Pius Font i Quer, un Arboretum de 6,9 hectáreas emplazado en el barrio de Ciutat Jardí de la ciudad de Lleida.

Arboretum del Parc Científic

/ Ajuntament de Lleida

Alrededor de 1.500 personas, con una media de edad de 30 años, trabajan en las instalaciones del Parc Científic, que desempeña un rol importante para retener el talento local y, a la vez, atraer de fuera.

Uno de los proyectos más ambiciosos del Parc es INNO4AGRO que lleva a cabo junto con el Ayuntamiento, la Universitat de Lleida y Turisme de Lleida, con el apoyo de Generalitat de Catalunya y la cofinanciación de los fondos FEDER de la Unión Europea. Su finalidad es crear un ecosistema de innovación que permita el reconocimiento del territorio y construir un sistema productivo líder para conseguir un sector agroalimentario sostenible, saludable e inteligente.

En el marco de INNO4AGRO, ya se ha iniciado la construcción del AGROLIVINGLAB donde se impulsará la innovación abierta y colaborativa así como la transferencia tecnológica en el sector agroalimentario. Debe servir, por tanto, para que la investigación que se haga llegue de forma efectiva a la empresa. Se hará hincapié en la adopción del modelo de agricultura 4.0, ya que acogerá empresas tecnológicas del sector y promoverá un programa continuado de acciones de laboratorio de innovación, talleres, encuentros entre diferentes agentes, etc.

La construcción del Agrolivinglab tiene un presupuesto de casi 1,2 millones de euros, financiados por la Paeria, la Diputació de Lleida y fondos europeos FEDER.

En el mismo sentido, se ha puesto en marcha el proyecto de Centre d’Innovació Digital Agroalimentària i Forestal de Catalunya, coordinado por el Parc y con la participación de trece organismos e instituciones de ámbito catalán. Será un 'hub' de innovación que pretende la incorporación de las tecnologías digitales, en un sentido amplio al sector agroalimentario y forestal.

Esta línea de trabajo del Parc Científic i Tecnològic se inscribe en el objetivo del gobierno de la Paeria para que Lleida se convierta en la capital AgroBioTech del sur de Europa con el horizonte de 2030; una ciudad referente en la forma de poner la tecnología al servicio del sector agroalimentario y de la economía verde y provocar, simultáneamente, mejoras y evoluciones en otros sectores.

La Luna de la NASA

El doctor Joan Oró (1923-2004), bioquímico nacido en Lleida, construyó una maqueta de la Luna cuando era investigador de la NASA para facilitar la misión espacial del Apolo 11 y la llegada del hombre a la Luna.

Un grupo de estudiantes delante de la maqueta de la Luna.

/ Ajuntament de Lleida

Este objetivo, alcanzado en 1969, es todavía símbolo de investigación, tecnología, transferencia de conocimiento e innovación. La ubicación de la maqueta dentro del edificio científico del Parc, tiene, por tanto, un valor simbólico, ya que expresa fielmente la filosofía del parque.