La madrugada del sábado

Un millar de jóvenes atacan la discoteca Waka Sabadell en protesta por incidentes racistas | Vídeo

  • Un trabajador del local y dos agentes de policía, heridos leves durante la batalla campal

  • Los Mossos abren una investigación para identificar a los implicados en los disturbios más graves

3
Se lee en minutos
El Periódico

 Unos mil jóvenes, según los Mossos, han participado en la madrugada del sábado al domingo en una batalla campal registrada ante la discoteca Waka Sabadell, ubicada en el límite de los municipios barceloneses de Sant Quirze del Vallès y Sabadell. En los altercados, en los que intervinieron los antidisturbios de la policía catalana y numerosos efectivos de la policía local, resultaron heridos leves un empleado y dos agentes.

Los jóvenes habían sido convocados en las redes sociales contra esta polémica discoteca, a la que se acusa de racista a la hora de hacer uso del derecho de admisión en el local, en cuyo entorno se registran los fines de semana peleas y heridos por arma blanca, alguno de ellos grave, y enclavado en un área de celebración habitual de botellones. El último incidente, el pasado 1 de noviembre, cuando un joven colombiano fue agredido por los porteros de la discoteca.

Fuentes de los Mossos han informado de que el suceso comenzó sobre las 23.00 horas del sábado, cuando la discoteca todavía no había abierto sus puertas. Los concentrados en la zona comenzaron a lanzar piedras, vallas, bengalas y botellas contra el local y los agentes de la policía que vigilaban la zona. Un grupo de unas 30 personas logró entrar en el local, donde ocasionó daños e hirió en un ojo a una persona encargada de controlar el acceso a la discoteca.

Los altercados fueron en aumento en el exterior por lo que sobre la una de la madrugada se desplazaron a la zona efectivos de la brigada antidisturbios de los Mossos, que se sumaron a los agentes de la policía local de Sant Quirze y de la policía catalana que ya estaban en el lugar. A consecuencia de la batalla campal, dos agentes de la policía catalana resultaron heridos leves.

Los Mossos han abierto una investigación para tratar de identificar los alborotadores que ocasionaron daños durante los incidentes.

La plataforma Change.org alberga esta semana una recogida de firmas para el cierre de la discoteca, a la que acusa de "machista y racista". Hasta las 13.40 de este domingo, la iniciativa sumaba más de 4.300 firmas. Tras los altercados de anoche, el Ayuntamiento de Sant Quirze ha convocado a su junta de portavoces para analizar la situación.

En declaraciones a 3/24, la alcaldesa, Elisabet Oliveras, ha instado a la Generalitat a hacerse cargo de la situación para acabar con los "delitos de odio" porque, ha dicho, el ayuntamiento ha no puede hacer más. Oliveras ha explicado que se ha reunido con la policía local para "programar" cómo actuarán esta semana para "controlar la situación". Ha avanzado que están preparando instalar en la zona un punto lila contra las violencias y el acoso pero que antes quiere "pacificar la zona".

La discoteca Waka fue escenario en el fin de semana de la Castañada de un par de incidentes racistas. En un vídeo difundido en redes, aparecían al menos dos vigilantes propinando puñetazos y patadas a un joven colombiano que acabó tumbado en el suelo.

Noticias relacionadas

La discoteca ha sido protagonista en los últimos años de diversas polémicas de cariz racista hasta el punto de que la Generalitat se planteó denunciarla por impedir el acceso a personas por su color de piel.