Tribunales

Bernado Montoya, declarado culpable del asesinato de Laura Luelmo

Unanimidad en todos los delitos: asesinato, agresión sexual y detención ilegal

2
Se lee en minutos
Susana Arizaga

Bernardo Montoya ha sido declarado culpable por unanimidad del asesinato de Laura Luelmo ocurrido el 12 de diciembre de 2018 en la localidad onubense de El Castillo, según el veredicto del jurado dado a conocer este viernes, en el que se estiman como circunstancias agravantes de género y de reincidencia para incrementar las penas de prisión a imponer por el magistrado que ha presidido el juicio, Florentino Ruiz Yamuza, así como la indemnización a la familia por los daños sufridos por la pérdida de la joven.

El jurado popular ha declarado culpable por unanimidad al acusado de todos los delitos por los que estaba acusado (asesinato, agresión sexual y detención ilegal). Tras ello, tanto la Fiscalía como las acusaciones que ejercen la familia y la Junta de Andalucía han mantenido las peticiones de pena realizadas el jueves.

Ahora será el magistrado el que tendrá que determinar las penas de prisión a imponer a Montoya, para quien la Fiscalía, la familia de Laura y la Junta de Andalucía solicitaba la máxima condena por el asesinato, la prisión permanente revisable; 20 años por la detención ilegal de la joven por parte del imputado y 12 por la agresión sexual, mientras que el abogado de la acusación, Francisco Luelmo, elevaba esa pena que puede llegar alcanzar un máximo de 15 años con la aplicación de agravantes. La fiscal pide, por su parte, que Montoya indemnice a la familia en la cantidad de 400.000 euros, solicitud con la que las dos acusaciones estuvieron de acuerdo.

Noticias relacionadas

Las diligencias judiciales ya establecieron que el asesino confeso de Laura la estaba controlando desde su casa a la joven zamorana, que vivía enfrente desde hacía solo unos tres días en un inmueble que le había alquilado en el pequeño municipio onubense una compañera del instituto de Enseñanza Secundaria Nerva, en el que realizaba una sustitución desde hacía una semana.

El único imputado en el crimen ya comentó a la Guarida Civil que la profesora zamorana "le había gustado mucho" y que cuando ella regresaba del supermercado al verla la abordó y la obligó a "la fuerza a entrar en su casa", donde la retuvo más de una hora. La confesión tuvo lugar durante el interrogatorio tras ser detención el 18 de diciembre, horas después de que se localizara el cadáver de Laura Luelmo, hacia las 12.30 horas, en el paraje de 'Las Mimbreras', situado a las afueras de El Campillo. La Guardia Civil sostiene que Montoya no dejó el cuerpo de la joven zamorana en ese lugar hasta pasadas las 19.00 horas.