Aumenta la prevalencia

El covid se dispara de nuevo en el Reino Unido, con 45.000 contagios diarios

  • Los sanitarios reclaman la reintroducción de algunas restricciones, pero Boris Johnson lo rechaza

  • Una nueva mutación de la variante Delta se suma a la vuelta a la total normalidad

Un sanitario administra una dosis de la vacuna del covid.

Un sanitario administra una dosis de la vacuna del covid.

3
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

Los responsables de la sanidad pública británica piden la reintroducción inmediata de algunas restricciones como la mascarilla obligatoria en Inglaterra, donde los casos de coronavirus vuelven a dispararse. El número diario de contagios aumenta a un ritmo de más del 10%, semana tras semana. El miércoles rondaban los 50.000 y pueden llegar a alcanzar los 100.000 diarios según admitió el ministro de Sanidad, Sajid Javid. El crecimiento es similar en la cifra hospitalizaciones y en la de fallecidos por Covid. Este martes fueron 223 las víctimas, la más elevada desde marzo, y 179 el miércoles.

La Confederación de la sanidad pública (NHS), uno de sus organismos directivos más representativos del sistema hospitalario, advierte que es necesario tomar medidas preventivas rápidamente para evitar “caer en una crisis en invierno”. Los sanitarios reclaman la puesta en marcha del llamado Plan B, la estrategia que tiene el Ejecutivo en la reserva en caso de que la situación en la NHS sea insostenible. Javid no considera que "ese momento haya llegado”. Para el profesor Stephen Reicher, uno de los asesores científicos del propio Gobierno, la negativa a tomar medidas sólo conducirá a aumentar las probabilidades de un nuevo confinamiento.  

La mayoría de los casos registrados actualmente se están dando entre los escolares no vacunados. Los contagios sin embargo se van propagando a los mayores de 50 años y los ciudadanos más vulnerables. La reactivación del Covid coincide también con la vuelta a los centros de trabajo, la reapertura de locales de diversión y espectáculos deportivos masivos. La recomendación de llevar mascarilla en los transportes públicos apenas se cumple y es evidente que todo el mundo ha bajado la guardia.

Nueva variante

Otro motivo de preocupación es la aparición de una nueva variante en Inglaterra. Los científicos están siguiendo el rastro de una mutación de la variante Delta designada como la AY.4.2 que se está expandiendo. En estos momentos se ha detectado en un 6% de casos de coronavirus, “con una trayectoria en ascenso”. Aunque parece propagarse más rápidamente que las anteriores variantes (algo no confirmado), los expertos no creen que sea responsable del veloz aumento de la infección actualmente. El profesor Francois Balloux, director del Instituto de Genética de la University College de Londres, calcula en tan sólo 1% cada cinco días las infecciones extra debidas a esta nueva variante, que según Javid “no es una gran amenaza”. 

Sanidad bajo presión

El Gobierno considera la situación controlada por ahora y descarta un nuevo confinamiento que pondría en peligro “lo ganado con tanto esfuerzo”, con la reapertura de la economía. La principal estrategia es tratar de vacunar a los 5 millones que aún no han recibido la primera dosis e inocular a los menores de entre 12 y 15 años, al tiempo que se acelera la distribución de las vacunas de refuerzo. Esta tercera dosis ya la han recibido 4 millones de personas. El Reino Unido ha comprado también 730.000 dosis de dos fármacos antivirales, aún pendientes de aprobación, que pueden ayudar a combatir Covid.   

 

El plan B que reclaman los sanitarios incluye la reintroducción de la obligatoriedad de llevar mascarillas en determinados locales con afluencia numerosa de público, volver a la distancia social, la exigencia de pasaportes de vacunación en ciertas actividades sociales y un mayor porcentaje de teletrabajo. Todo ello reduciría el riesgo de una saturación de la sanidad que ya trabaja bajo presión. En algunos hospitales una de cada cinco camas está ocupada por los enfermos de Covid. Javid considera que en lugar de imponer medidas obligatorias “lo apropiado es aprender a vivir con el virus” y “que la gente asuma una mayor responsabilidad”.  

Noticias relacionadas