Productos naturales

¿Cómo aliviar el dolor de garganta? Remedios caseros

Las molestias en las vías respiratorias superiores pueden deberse a múltiples factores, como infecciones o irritaciones

¿Cómo aliviar el dolor de garganta? Remedios caseros
2
Se lee en minutos
Alex Fuentes

El dolor de garganta es una dolencia relativamente frecuente. La mayor parte de las veces se produce por una infección vírica que se acompaña con síntomas del resfriado, como mocos, lagrimeo, estornudos y congestión nasal. Pero también puede aparecer por irritación de la faringe o la laringe por aspirar algún tipo de polvo o sustancia extraña, por forzar la voz (hablar demasiado o gritar), porque algo haya raspado la zona (algún alimento o resto, como una espina), por toser demasiado... Todo ello hace que la garganta se pueda sentir seca y áspera y que resulte doloroso tragar.

Pero el dolor de garganta también puede darse por alguna enfermedad de las vías respiratorias superiores, como puede ser una infección de garganta, una alergia o un resfriado común, que haga que la zona quede irritada y se produzca el típico carraspeo.

Si el tener dolor de garganta es algo habitual, puede ser un síntoma de que el sistema inmune está en baja forma. Ya sea por este motivo o por infección o alergia, es necesario acudir a un médico y, mientras tanto, intentar ingerir dosis extra de vitamina C, ya sea en alimentos o con algún complejo vitamínico. Pero conviene evitar la ingesta de cítricos, porque irritan la garganta.

Independientemente de cuál sea la causa del dolor de garganta, hay algunas medidas que pueden ayudar a aliviar las molestias. Y siempre es importante mantener una buena hidratación de las mucosas que, por sí sola, a menudo suaviza los síntomas producidos por la sequedad.

Cuando nos duele la garganta, aparte de acudir al médico si es por causas infecciosas, hay que evitar la menta, el eucaliptus, el mentol y sus derivados, así como el regaliz. Los expertos recomiendan no abusar de pastillas mentoladas, porque producen sequedad e irritación faríngea. Es mejor tomar alimentos que favorezcan la secreción de saliva, como los caramelos o los quesos duros como el gouda o el parmesano, o que suavicen, como la miel, que además es un alimento antibiótico. Tampoco conviene tomar alimentos muy calientes o muy fríos, aunque si existe una fuerte inflamación -como es el caso de la amigdalitis-, sí se recomienda el uso de frío, tomar bebidas frías o incluso comer helados.


/

El té de jengibre, que es antiinflamatorio, puede ayudar a aliviar la irritación y el dolor de garganta. También la infusión de salvia es antiinflamatoria, por lo que también ayuda a la garganta y favorece que haya mucosa bucal, a la vez que tiene propiedades expectorantes, que actúan como un limpiador efectivo en resfriados o catarros.

Noticias relacionadas

También los plátanos, con el potasio y las vitaminas B6 y C -sin ser ácido- es un alimento muy recomendable, que además es suave y fácil de tragar. La zanahoria, hervida para que no sea dura, puede resultar útil porque tiene vitamina A, C y K, fibra y potasio, lo que fortalece el sistema inmunitario y ayuda a combatir el dolor de garganta.

Por último, no hay que olvidar que tanto el ajo como la cebolla contienen compuestos de azufre y son dos antibióticos naturales que ayudan a combatir las infecciones virales y bacterianas. Además, tienen una acción expectorante y mucolítica.