Educación postobligatoria

El lío de la FP en Catalunya termina con "solo" 1.323 alumnos sin plaza

El Govern promete cobertura total de la demanda de formación profesional y la oposición en el Parlament denuncia falta de planificación "ante una situación que era previsible"

Jóvenes en formación en un taller de Barcelona

Jóvenes en formación en un taller de Barcelona / Simone Boccacio

3
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El 'conseller' de Educació, Josep González Cambray, es un hombre con la lección muy bien aprendida. Difícilmente se apea del guión, destila el tono didáctico, a menudo repetitivo, propio de los profesionales de la enseñanza y no borra la media sonrisa del rostro a pesar de estar en pleno lanzamiento de argumentos dialécticos poco amables. Este lunes ha comparecido a petición propia en la comisión de Educació del Parlament, donde ha dado cuenta del inicio de curso pero sobre todo ha dado explicaciones, o lo ha intentado, sobre lo sucedido con el aluvión de demanda en la formación profesional. Avanzándose a la lluvia de críticas por parte de la oposición, que la afeado "falta de planificación", ha anunciado que ningún aspirante a la FP se quedará sin plaza y que "solo" 618 alumnos no podrán cursar lo que habían solicitado. "Hemos dado una respuesta excepcional a una demanda excepcional", se ha escudado.

Cuatro horas ha durado la comparecencia y posterior interrogatorio del 'conseller'; 240 minutos en los que ha habido una lluvia de datos, usados en unos casos para justificar la acción de gobierno, lanzados en otros para poner en evidencia las carencias del sistema. González Cambray, que se olía la tostada, se ha intentado ante lo que sabía que se le venía encima a tenor de lo sucedido con la formación profesional, esos 12.611 estudiantes que se quedaron sin plaza en el grado medio de FP en el que aspiraban a entrar. El Departament ya anunció que ampliaría en 6.152 las plazas disponibles para hacer frente a este crecimiento del 23% de la demanda, y según las cifras de la 'conselleria', finalmente serán solo 618 los jóvenes que no podrán acceder al curso solicitado. Sí tienen opción, no obstante, a quedarse con las 1.902 plazas vacantes, eso sí, en otras familias formativas de formación profesional. En cuanto al grado superior son 705 los alumnos que no podrán seguir el camino que querían. En total, 1.323 se han quedado fuera. por ahora.

Situación previsible

Una vez escuchados sus argumentos, la oposición, ha barrido con mayor o menor grado hacia sus respectivas casas, pero ha habido cierta coincidencia en que esta era una situación previsible ante la que el Govern no se ha preparado como debía. La manera de expresarlo, sin embargo, ha ido mucho por barrios. La socialista Esther Niubó, por ejemplo, se ha quejado de "falta de transparencia" y ha lamentado que esta situación de falta de oferta se produzca en un país con una tasa de abandono escolar de las más altas de Europa. "Todo esto deja claro que el sistema no ha funcionado", ha resumido. Desde VOX, Manuel Acosta ha hecho enmienda a la totalidad. Todo mal Más allá de insistir en el "feroz adoctrinamiento en las aulas llevado a cabo por directores de escuela y profesores que actúan como comisarios políticos con impunidad", ha lamentado "la falta de libertad" a la hora de elegir modelo educativo, ha pedido más medios contra el acoso escolar y ha denunciado el "abandono de los jardines de infancia".

Noticias relacionadas

Desde las antípodas ideológicas, pero a escasos cuatro metros de distancia, Carles Riera (CUP) ha ironizado sobre la capacidad de "convertir carencias en relatos de éxito" y ha constatado el "fracaso rotundo de la planificación de la FP que deja gente por el camino". La falta de autocrítica ha sido otro de los puntos en común por parte de la oposición. El 'conseller' ha anunciado, en este sentido, que el curso que viene se avanzará la matriculación de la FP, que empezará en marzo, como sucede con la oferta de educación obligatoria. Esto permitirá conocer antes de demanda e intentar adaptar la oferta, tanto en el sector público como en los centros concertados de formación profesional. También está previsto, ha avanzado una "orientación a medida" para todos los que este año se han quedado fuera. Será en forma de llamada para informar sobre las vacantes que puedan interesar a los afectados.

Otra tarea pendiente, ha admitido, es la de adaptar los cursos de FP a lo que el mercado laboral realmente necesita. En este sentido, la Diputació de Barcelona alzó la voz la semana pasada para reclamar más colaboración a Educació para poder incidir más y mejor en la formación de los chavales, tanto para combatir el abandono como para afinar más y mejor en los grados de formación profesional que requiere cada municipio en función de la demanda laboral local.