Sin pruebas concluyentes

El origen de la pandemia sigue siendo una incógnita

  • Casi dos años después, se desconoce cuándo y cómo empezó el coronavirus

  • La mayoría de la comunidad científica continúa apostando por el salto de animal a humano, pero la tesis del laboratorio ya no se considera implausible

Gente por una céntrica calle, cerca del mercado de Wuhan.

Gente por una céntrica calle, cerca del mercado de Wuhan. / AFP / HÉCTOR RETAMAL

4
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

La distancia entre el mercado de marisco de Huanan, en Wuhan, y el Instituto de Virología de esta ciudad china, considerada la zona cero del covid, es de apenas 15 kilómetros, con el río Yangtzé en medio. Un enclave simboliza el origen zoonótico del coronavirus: de los murciélagos pasó a los humanos, probablemente a través de una especie intermedia. El otro, la teoría de que escapó de un laboratorio. Aunque la mayoría de la comunidad científica continúa considerando mucho más probable la primera hipótesis, la segunda ya no se desecha, en un debate complejo y airado, casi más político que científico, que ha provocado que los investigadores se desesperen, EEUU encargue su propio informe, dejando a un lado a la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que China, reacia a la colaboración y nerviosa ante este nuevo vuelco, comience a propagar, sin pruebas y echando mano de grupos de rap y expertos imaginarios, la teoría de que el virus surgió, en realidad, de un laboratorio norteamericano. 

Casi dos años después del inicio de una pandemia que ha provocado al menos cuatro millones y medio de muertes en todo el mundo, su origen continúa siendo desconocido. No se sabe dónde empezó todo, ni cuándo, ni quién fue el paciente cero. No es una cuestión puramente teórica. Para prevenir otra emergencia sanitaria de este tipo, sería muy útil conocer cómo empezó la actual. Pero la investigación no avanza.  

A principios de 2020, cuando comenzó el azote del coronavirus, el origen natural del patógeno suscitaba consenso. Así habían surgido, por ejemplo, el ébola y el SARS. Casi las únicas voces críticas provenían de los propensos a las teorías conspirativas. Sobre todo, la derecha norteamericana, que llegó a acusar a China de filtrar intencionadamente el virus. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y no se obtienen pruebas que confirmen esta hipótesis, la posibilidad de que su origen se encuentre en el laboratorio de Wuhan, especializado en la investigación de los coronavirus, va tomando cierta forma. A mediados del pasado mayo, 18 destacados científicos publicaron una carta en ‘Science’ en la que señalaban que “siguen siendo posibles tanto la teoría de un escape accidental de un laboratorio como la de un salto natural desde los animales”. La propia OMS ha comenzado a abrazar este enfoque

La voz de alarma

Mientras tanto, los expertos que en enero, bajo el mandato del organismo internacional, viajaron a China para esclarecer el origen del virus empiezan a lanzar la voz de alarma. En julio, el país asiático rechazó una nueva visita de este grupo, acusando a la OMS de “arrogancia”. En una carta publicada el miércoles en ‘Nature’, los científicos denuncian que la investigación está “paralizada” y el tiempo para recabar pruebas “se está acabando”. También acusan a China de “no querer compartir datos”. 

Esta no es la única investigación que no ha logrado concluir cómo surgió la pandemia. Hace tres meses, el presidente de EEUU, Joe Biden, frustrado con la falta de colaboración del país asiático, pidió a sus servicios de inteligencia que llevasen a cabo su propio informe. Una versión preliminar del documento le fue entregada el martes, pero, de nuevo, sin pruebas concluyentes en un sentido u otro.

“Ahora mismo todos las hipótesis sobre el origen del virus están sobre la mesa –admitió el miércoles el responsable del programa de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan-. Algunas son más probables que otras basadas en los análisis actuales, pero todas requieren una mayor investigación”. Cuando Ryan aludió a que todo seguía abierto, se refería a las dos hipótesis principales, origen animal o laboratorio, pero en China, no en otro lugar. Allí fue donde se dieron los primeros casos de una enfermedad extraña, similar a la neumonía, que después se conoció como covid-19.  

Noticias relacionadas

Porque China, en las últimas semanas, ha impulsado su propia teoría conspirativa: el virus escapó del centro militar de Fort Detrick, en Maryland, donde se investiga con armas biológicas. En julio, el periódico 'Global Times', propiedad del Partido Comunista, inició una campaña de recogida de firmas que reclamaba que se investigase la instalación. Pero el régimen también ha empleado armas más heterodoxas, como el hip-hop. Una canción del grupo de rap patriótico CD REV, promocionada por los medios estatales, se pregunta: “¿Cuántos complots han salido de vuestros laboratorios? ¿Qué escondéis? Abrid las puertas de Fort Detrick. Queremos conocer la verdad”. 

Ningún reputado científico avala esta teoría, ni siquiera como mera posibilidad. La OMS ha cargado contra ella. Pero eso no ha detenido a China, que también ha recurrido a expertos inexistentes. A principios de agosto, varios medios del país asiático citaron a un supuesto biólogo suizo, un tal Wilson Edwards, que respaldaba sus tesis. La embajada de Suiza en el país asiático respondió con rapidez e ironía. “Si existes, ¡nos gustaría conocerte!”, escribió en Twitter.