Susto en el centro de Barcelona

Unos petardos de fiesta mayor y un accidente doméstico causan la alarma en un hotel de La Rambla

  • La policía ha acordonado la zona, aunque no ha sido necesaria la evacuación de todo el edificio

  • Los investigadores no ven relación de momento con la coincidencia en el aniversario del atentado del 17-A

Unos petardos de fiesta mayor y un accidente doméstico causan la alarma en un hotel de La Rambla

Manu Mitru

3
Se lee en minutos
Noèlia Villar

"He escuchado el ruido de cuatro petardos, y al quinto ya me ha parecido que era algo más grave. He bajado por la Rambla y he visto toda la zona llena ya de camiones de Bomberos y a gente corriendo, lo que me ha asustado mucho". En un susto -mayúsculo, eso sí- ha quedado finalmente la explosión que este lunes por la mañana han oído las personas que paseaban por las inmediaciones de La Boqueria, en pleno corazón de Barcelona. Una fuerte explosión, ocurrida poco después de las 12.30 horas, ha causado el pánico en el hotel Petit Palace, ubicado en el número 10 de la calle Boqueria, junto a la Rambla, que ha quedado confinado como medida de prevención. Los gritos han llegado cuando se ha visto salir del hotel a un hombre sangrando (luego se ha sabido que por un accidente en la ducha de su habitación).

El teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha declarado que la detonación se ha debido a los fuegos artificiales y las comparsas de la fiesta mayor de Sant Roc, que se celebran en las inmediaciones. Según explicó a los periodistas en el lugar de los hechos, ha sido "un conjunto de casualidades que se han juntado y han generado una situación de alarma", ya que en ese momento un hombre ha salido corriendo del hotel con las manos ensangrentadas, porque al parecer se le había roto la mampara de la ducha. Batlle ha enviado un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía, mientras los Mossos han acordonado la zona y han informado de que no hay heridos graves ni daños estructurales en el edificio, que no ha tenido que ser desalojado, según fuentes de la policía autonómica.

Los locales de la misma calle del hotel, automáticamente han tenido que bajar las persianas y los trabajadores han sido obligados a permanecer dentro de las tiendas por precaución hasta nuevo aviso. “Hemos tenido que estar casi tres horas encerrados hasta ahora, que está todo más controlado y nos han dejado abrir de nuevo”, explicaba un trabajador de una tienda delante del hotel.

Sophie Lopez una turista alojada en el establecimiento con sus cinco hijos se encontraba comprando por las Ramblas mientras sus hijos dormían en la habitación. “Estaba de compras cuando he escuchado los ruidos pero los he relacionado con las fiestas de aquí al lado”, explicaba una vez pasado el sobresalto. “Al ver todas las ambulancias he ido corriendo hacia el hotel y cuando he llegado la calle ya estaba precintada, llena de gente y policías”, relataba la mujer. Asustada, asegura que hasta que no ha insistido en que tenía a su familia dentro no le han dejado entrar. Una vez dentro, ha tenido que ser ella la que les ha avisado a sus hijos y les ha hecho salir de la habitación. "Los empleados del hotel no les habían dicho nada, no ha sonado ninguna alarma ni nadie nos decía nada”, explicaba una de sus hijas.

Noticias relacionadas

Dos horas y media después de la presunta explosión, los comercios cercanos al establecimiento hotelero, han podido volver a reabrir sus puertas. Hasta el acceso de La Rambla a la calle de la Boqueria se han trasladado cinco vehículos de Bomberos, cuatro de Mossos, tres del Servei d'Emergències Mèdiques (SEM) y siete de la Guardia Urbana.

La investigación del suceso está abierta, pero los Mossos en seguida han descartado que el suceso pudiera guardar relación con cualquier atentado o acto terrorista. Con todo, la cercanía con el aniversario, este martes, de los atentados yihadistas del 17-A en este mismo lugar de Barcelona ha sido uno de los factores que más ha atemorizado a vecinos y comerciantes, que tienen muy fresco el recuerdo de lo ocurrido en 2017.