La legislatura catalana

La CUP ya pone en duda la estabilidad del Govern

  • Dolors Sabater ve "incumplimientos" en el acuerdo de investidura y "líneas rojas" como la ampliación del Prat

  • El Govern y JxCat niegan la acusación y sostienen que los cupaires buscan marcar perfil cara a los presupuestos

Dolors Sabater con Pere Aragonès en un acto del pasado mes de Marzo

Dolors Sabater con Pere Aragonès en un acto del pasado mes de Marzo / Álvaro Monge (Delegaciones)

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Han pasado solo cuatro meses y medio desde que a finales de marzo la CUP llegara a un acuerdo de legislatura con ERC. El nuevo Govern lleva en pie mucho menos, apenas dos meses y medio. Pero para la formación antisistema ya es tiempo suficiente para afirmar que se han producido incumplimientos respecto a lo pactado con Esquerra y se han cruzado varias "líneas rojas" para la CUP, como la ampliación del aeropuerto de Barcelona. Así lo ha advertido este miércoles la diputada Dolors Sabater en una entrevista en Catalunya Ràdio. Fuentes tanto de ERC como de Junts per Catalunya responden que no hay motivos para poner ya en cuestión lo acordado y sostienen que los 'cupaires' están tratando de marcar el terreno en un contexto de negociación de los presupuestos catalanes para el próximo año.

No en vano, tal como informó EL PERIÓDICO, desde la CUP insisten en que lo pactado con ERC es un “acuerdo de mínimos” y que las cuentas deberán satisfacer a su militancia para que los valide. Y ahí las diferencias en política fiscal, entre otras, con ERC y sobre todo con JxCat -que pilota la conselleria de Economía- son notables. De ahí que la diputada haya dejado totalmente en el aire la posición de su partido al respecto: "Es imposible decir a priori si podemos apoyarlos o no". Dependerá, ha añadido, de si reflejan el espíritu de lo pactado con ERC.

En un primer balance de las semanas del nuevo Govern es fácil detectar frutos del acuerdo de Esquerra con la CUP: se ha diluido el cuerpo de abogados de los Mossos en el gabinete jurídico central del Govern, se ha aprobado la creación de una comisión de estudio sobre el modelo policial que pretende revisar el uso del foam, se ha tramitado la ley de interinos –aunque chocaron por el apoyo de ERC a la diseñada por el ministro Miquel Iceta-, se ha aprobado un plan piloto para la renta básica universal y se ha creado la Conselleria de Acció pel Clima.

Pero Dolors Sabater ha advertido ya de que la CUP apoyó la investidura pero no garantizó la estabilidad. Algo que contrasta con los dos años que los 'cupaires' sí han dado de margen a ERC para que explora la vía del diálogo con el Gobierno respecto al conflicto catalán.

El Prat y los Juegos de Invierno

La cuestión que según JxCat está detrás del enojo de la CUP no está relacionada con el pacto de investidura sino con la ampliación del aeropuerto de El Prat y el proyecto de Juegos Olímpicos de Invierno. Sabater reconoce que su pacto con ERC no incluye nada referente a estos dos proyectos, pero cree que chocan con el compromiso de afrontar la lucha contar el cambio climático, dado que la ampliación aeroportuaria creará un aumento de emisiones.

La diputada y exalcaldesa de Badalona ha advertido que "el seguidismo total" a las apuestas del Gobierno central "no resuelve los problemas del país" y, menos aún, ha recalcado, "los gestos de seguidismo autonomista". Y ahí radica otra de las cuestiones clave, a juicio de JxCat y de fuentes del Govern: que la CUP tiene sus propios debates internos y debe marcar periódicamente perfil propio.

Noticias relacionadas

No en vano, Sabater ha defendido el derecho a convocar una manifestación de protesta coincidiendo con la reunión de la mesa de diálogo en septiembre, y también el derecho de su partido a afirmar que esta iniciativa negociadora "no servirá para nada" si no aborda la amnistía y el referéndum de autodeterminación.

Fuentes del Govern y de JxCat han restado importancia a la invectiva de Sabater. En el Ejecutivo recuerdan que se están cumpliendo pactos firmados con los cupaires. ERC asegura que seguirá trabajando para no perder el apoyo de la CUP. Pero los tres actores implicados en la gobernabilidad asumen las notables diferencias ideológicas en proyectos estratégicos cara a los próximos años, lo cual obligará -asumen- a una tarea intensa de búsqueda de pactos, porque no ERC ni JxCat, advierten, están por la labor de renunciar a sus principales prioridades.