El mayor riesgo de incendio de los últimos 18 años

Catalunya cierra cinco parques naturales y prohíbe la actividad agrícola en 279 municipios ante la ola de calor

La ’consellera’ Teresa Jordà hace un llamamiento de alarma ante el riesgo de incendios en Catalunya. En la foto, un helicóptero trabaja en la extinción de un incendio en el Cap de Creus. / EFE / QUIQUE GARCÍA / VIDEO: Departament d'Acció Climàtica, Alimentació i Agenda Rural

5
Se lee en minutos
ACN

La ola de calor que irrumpe este miércoles en Catalunya arrastra consigo un “peligro extremo de incendios”, situación que sitúa a esta comunidad en condiciones similares a las que han sufrido Grecia y Turquía en los últimos días y que aquí no se producían desde 2003. La alerta es, por lo tanto, máxima y el llamamiento a los ciudadanos para que actúen con precaución si salen al monte o al bosque es desesperado. “Nos enfrentamos a unos días muy críticos”, alertó ayer el ‘president’, Pere Aragonés, en Twitter.

De momento, y como medida preventiva, quedan cerrados los accesos a cinco parajes naturales de la Catalunya central, Tarragona y el Prepirineo: el parque natural de la Muntanya de Montserrat, el de la Serra de Montsant, el Espai Natural Protegit del Montmell-Marmellar, el Montsec y la Baronia de Rialb. Además, quedan suspendidas las actividades tanto agrarias como forestales que puedan desencadenar un fuego en 279 municipios de 24 comarcas, donde el riesgo de incendio forestales altísimo. El Cos d’Agents Rurals reforzará la vigilancia durante este episodio, que está previsto que se alargue al menos hasta el domingo.

La Conselleria d’Acció Climàtica también ha pedido también a las entidades agrarias Unió de Pagesos (UP) y Joves Agricultors y Ramaders de Catalunya (JARC), en coordinación con las Agrupaciones de Defensa Forestal (ADF), que labren los campos de cereal de forma perimetral para limpiar el terreno y crear franjas de protección que dificulten la propagación del fuego, en caso de que este se declare.

El conjunto de medidas que Catalunya adoptará para evitar que aquí se produzca una situación como la registrada en Grecia la última semana será dado a conocer con detalle esta mañana. "Si un incendio quema, lo podemos apagar y hacer frente. Si son muchos, será muy difícil», ha avisado la ‘consellera’ Teresa Jordà, preocupada ante una posible salida masiva de personas el fin de semana hacia parajes naturales o lugares al aire libre. 

Jordà ha remarcado que Catalunya sufrirá elevadas temperaturas, de más de 40 grados, una humedad muy baja y una sequía extrema. "No había pasado en los últimos 18 años, hacemos un grito de alarma y un clamor a la responsabilidad. Hay que minimizar la actividad en la montaña, son días de playa", ha dicho la 'consellera' en un video en las redes sociales.

Por su parte, el titular de Interior, Joan Ignasi Elena, ha pedido también "máxima precaución y responsabilidad". "Si ves una columna de humo, llama al 112", ha pedido el 'conseller'.

Toda la semana

La previsión apunta a la peor semana de peligro de incendio de los últimos 18 años. Según indica el Govern, la llegada de una masa de aire sahariano creará unas condiciones extremas como las que han favorecido los virulentos incendios de Turquía y Grecia. El aire sahariano será "persistente e intenso" y las temperaturas no bajarán por la noche. Esto, sumado a la humedad relativa muy baja y a la sequía, hace que el riesgo de incendio sea especialmente alto en las comarcas de Ponent, la Catalunya Central y el prelitoral central.

La afectación principal estará en las comarcas del Alt Penedès, la Anoia, el Bages, el Baix Llobregat, el Barcelonès, el Garraf, la Noguera, la Segarra, el Segrià, el Solsonès, el Vallès Occidental y el Vallès Oriental. La afectación parcial se concentra en las comarcas del Alt Camp, el Alt Empordà, el Alt Urgell, el Baix Empordà, el Baix Penedès, el Berguedà, la Conca de Barberà, las Garrigues, el Gironès, el Maresme, el Moianès, Osona, el Pallars Jussà, el Pla de l'Estany, el Priorat, la Ribera de Ebro, la Selva, el Tarragonès, la Terra Alta y el Urgell.

La última vez que Catalunya sufrió una ola de calor tan extrema fue en 2003, cuando el episodio se alargó 15 días y quemaron 1.000 hectáreas.

El Gobierno ha hecho un llamamiento a evitar el acceso al bosque si no es estrictamente necesario, y a extremar las medidas de prevención y de protección en caso de que se vaya. El objetivo es tanto minimizar las posibles causas humanas de un incendio como evitar situaciones de riesgo si se declara alguno.

Aire sahariano

La llegada de una masa de aire sahariano creará unas condiciones como las que han favorecido los fuegos de Turquía y Grecia. La presencia de este aire extremadamente cálido será "persistente e intenso" y las temperaturas no bajarán de noche, según el Servei Meteorològic de Catalunya (SMC-Meteocat). Esto afectará sobre todo a las comarcas del sur de Lleida, a las de la Catalunya Central y al prelitoral central.

Noticias relacionadas

La situación es también extrema en buena parte de la península Ibérica, donde también se han disparado las alertas por el alto riesgo de incendios. La que va a ser la primera ola de calor de este año 2021 dejará, a partir del viernes, máximas superiores a 45 grados en amplias zonas del valle del Guadalquivir, lo que afectará a ciudades como Córdoba y Sevilla. En Extremadura, el valle del Ebro, parte de Castilla-La Mancha, zonas de valle y vegas de Murcia, el centro de Mallorca y el interior de Catalunya, las máximas diurnas se moverán entre los 40-45 grados según Meteored.

Las noches serán asfixiantes en el litoral mediterráneo, sur e interior peninsular, y también en puntos de Canarias ya que no se bajarán de los 25 grados. «En julio tuvimos algunos días bastante calurosos, pero no fue nada con lo que se avecina. Si se cumple la previsión, vamos a padecer en casi toda la Península y en Baleares una ola de calor extraordinaria con posibilidad de que, se batan récords anuales de temperaturas máximas», avanzó el director de meteorología en Meteored, José Antonio Maldonado, que apuntó que «en Córdoba pueden alcanzarse los 47 grados; en Badajoz, los 46 grados, y en Sevilla, los 45 grados, pero también serán llamativos los registros de Zamora, por ejemplo, donde puede llegarse a los 42 grados».