Una desescalada fallida

Abocados a un verano con confinamiento nocturno en Catalunya

  • El Govern espera que las medidas aprobadas el lunes estén en vigor el fin de semana y que el TSJC avale un toque de queda selectivo

Control policial en Barcelona, durante el toque de queda

Control policial en Barcelona, durante el toque de queda / Manu Mitru (EPC)

3
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

La pésima situación epidemiológica que atraviesa Catalunya anticipa que este verano tampoco se librará de las restricciones por el covid-19. Durante lo que resta de julio y todo agosto estará vigente un confinamiento nocturno que acabará de activar la Generalitat en cuanto tenga el aval del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC). El diagnóstico de los expertos sanitarios consultados por este diario es «más restricciones» que las anunciadas el lunes y un toque de queda «selectivo».

Durante la jornada de ayer se avivó la queja de los ayuntamientos del área metropolitana de Barcelona ante la prohibición de mantener las playas abiertas de madrugada. Al mismo tiempo se barajaba en qué momento se decidiría cuándo se ponían en marchas las nuevas restricciones.

Aval de los servicios jurídicos

Por la tarde, los servicios jurídicos de la Generalitat avalaron en un informe pedir al TSJC el toque de queda para los municipios con más incidencia de covid-19. Así lo explicó el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, durante la rueda de prensa en Palau posterior a la reunión con su homólogo de Andorra, Xavier Espot. De esta manera, el Govern seguiría la senda marcada por el Ejecutivo valenciano que solicitó al alto tribunal de esta comunidad autorización para aplicar el toque de queda en determinadas localidades, lo que le fue concedido.

El documento jurídico de la Generalidad concreta, como «condición», que el toque de queda se debería aplicar ahora de manera heterogénea, en función de los datos epidemiológicos de cada municipio. No se podría decretar en todo el país porque no hay estado de alarma. Así, la Generalitat quiere garantizar que la medida sea suficiente «sólida jurídicamente» y que sea una decisión «compartida» también a nivel municipal.

El TSJC tiene tres días de plazo para responder, pero el Govern prevé que las medidas estén en vigor para el fin de semana. De momento, y para el control del espacio público y evitar aglomeraciones, las policías municipales y los Mossos realizarán operativos conjuntos en aquellas áreas más proclives a multitudes, como playas y grandes espacios abiertos. 

La reclamación de los alcaldes

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, reclamó ayer «claridad» a la Generalitat. En una entrevista en El Matí de Catalunya Ràdio, se quejó de que el Govern se ha movido «en el terreno de las recomendaciones» y estas son «ambiguas». «Si es un toque de queda informal, que lo digan y que no traspasen la responsabilidad a los ayuntamientos», insistió señalando que los municipios no tienen «lmedios suficientes».

«No queremos polemizar con las medidas pero necesitamos saber qué se puede hacer y qué no. ¿Hay que cerrar las playas? ¿Cómo lo hacemos? Si se pide un toque de queda que se diga y con qué medios», prosiguió. «La pandemia es global y no es culpa de nadie pero la gente está agotada. La mayoría de la población responde bien a las instrucciones pero estas deben ser precisas, las reglas deben estar claras», opinó.

Noticias relacionadas

Reunión con los implicados 

Ayer se celebró una nueva reunión con representantes del Ayuntamiento de Barcelona, de las cuatro diputaciones, las tres entidades municipalistas y las delegaciones territoriales de la Generalitat. «No hay una gran variación con las 00.30 horas, solo media hora menos. El problema es que quedan decenas de miles de personas en las calles. Colaboraremos porque los contagios están disparados», prosiguió Colau. En la misma línea se manifestaron otros alcaldes Xavier García Albiol (Badalona), Núria Parlon (Santa Coloma de Gramenet), Núria Marín (L’Hospitalet de Llobregat), Gemma Badia (Gavà), Maria Miranda (Castelldefels), Carles Ruiz (Viladecans), Lluís Mijoler (El Prat) y Pilar Díaz (Esplugues). n

Temas

Coronavirus