Movilización en defensa de la sanidad pública

Plante ciudadano para exigir al Govern recuperar servicios en la atención primaria

  • Más de 100 entidades reclaman la reapertura de consultorios, recuperar las visitas presenciales y el médico de referencia

  • Argimon asegura que los centros cerrados abrirán después del verano si la situación lo permite

Concentración a favor de la sanidad catalana frente al CAP Manso, en Barcelona. / FOTO Y VÍDEO: RICARD CUGAT

7
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

La pandemia ha supuesto un golpe fatídico para la ya maltrecha atención primaria en Catalunya, que aún arrastra las consecuencias de los recortes de 2010. La irrupción del coronavirus, en marzo de 2020, supuso el cierre y reordenación de ambulatorios y consultorios en todo el territorio, hecho que ha repercutido en la calidad asistencial, especialmente en municipios pequeños, y ha afectado especialmente a los colectivos con problemas de movilidad o con enfermedades crónicas, que han visto dificultado su acceso a la sanidad pública. Un año y medio después la situación no se ha revertido, pese a las promesas de Salut. A ello se añade el desgaste del personal sanitario, cuyas bajas por estrés se han duplicado en lo que va de 2021. El repunte actual de casos covid está tensionando más aún si cabe la situación en los CAP.

Ante este panorama, los ciudadanos se han plantado. Más de 100 entidades de toda Catalunya, que incluyen asociaciones de vecinos, coordinadoras en defensa de la sanidad pública, colectivos sanitarios, sindicatos, Marea Blanca o Marea Pensionista, se han movilizado este miércoles ante 44 centros de atención primaria (CAP) para reclamar al Govern mayor inversión en la atención primaria, base de todo el sistema sanitario público.

Los convocantes han iniciado la jornada ante la Conselleria de Salut donde han presentado un manifiesto con una serie de reivindicaciones concretas que piden al Ejecutivo de Pere Aragonès para su ejecución inmediata. Una de ellas es la reapertura de ambulatorios. A día de hoy, quedan consultorios cerrados y con servicios derivados a otros municipios.

El caso de Dosrius

Es el caso, por ejemplo, de Dosrius, Canyamars, Can Massuet-El Far y Òrrius, en el Maresme, que tienen que desplazarse hasta Argentona para recibir atención médica. El consultorio de Canyamars, que antes abría dos días, sigue cerrado. El de Can Massuet, que abría cada día, solo tiene un enfermero para crónicos los lunes. En Dosrius, una doctora de familia y un enfermero atienden todas las mañanas a los vecinos de Dosrius y de Canyamars. Los adultos de Can Massuet tienen que ir todos a Argentona, así como toda la población infantil de estos cuatro núcleos. "Exigimos un pediatra, como teníamos antes. Y los servicios médicos que teníamos antes de la pandemia. No pedimos más", clama Emilia García, de la plataforma Dosrius Dice Basta. Hay más casos como el suyo en Catalunya. 

Los usuarios llevan meses denunciando que la falta de proximidad y de accesibilidad les está expulsando de la atención primaria. Los grandes damnificados son las personas más vulnerables; gente mayor, con problemas de movilidad y sin medios para desplazarse, personas sin acceso a las nuevas tecnologías y enfermos crónicos.

La atención telefónica de los CAP, que se potenció debido a la pandemia, también es blanco de las críticas. Hay consenso en aceptarla como opción, pero "no como la única". "No es aceptable una atención primaria basada en la llamada o la videoconferencia”, denuncian desde Marea Blanca. Critican que el diagnóstico no es el mismo por teléfono que presencialmente y puede inducir a más errores.

Consultorios cerrados y atención telemática

El manifiesto denuncia que con la pandemia “se han cerrado algunos CAP y la mitad de los consultorios locales, algunos de los cuales, inexplicablemente, siguen sin abrir”. Además, “se ha perdido la figura del médico y la enfermera de referencia”. “Nos atienden profesionales que no conocemos y que cambian cada vez”. 

Han recordado que “muchos centros continúan con pocas visitas presenciales porque se hace un uso abusivo de la consulta telefónica”. Otra queja son las esperas de “dos o tres semanas para obtener una visita presencial”. Las demoras para pruebas y exploraciones “se han alargado de manera inaceptable”. 

“Todos ello --concluyen-- repercute en la calidad de la atención”. “La atención primaria es beneficiosa cuando es accesible y longitudinal, realizada por un mismo profesional con el que se crean vínculos de confianza”. 

Críticas a la estrategia de Salut

Han criticado el refuerzo puesto en marcha por Salut durante la pandemia porque, señalan, se ha limitado a “personal administrativo para tareas de covid”. “En lugar de restablecer el funcionamiento de los CAP y reforzarlos para asumir nuevas funciones, se han dedicado recursos a líneas de servicios externalizados, como el 061 o el SEM”. Y denuncian que “la atención primaria no es una prioridad para los gobiernos porque genera poco negocio”. Sobre el pacto de Govern que contempla un aumento de 5.000 millones de euros para sanidad, advierten de que de ese importe, a la atención primaria solo se dedicarán 300 millones en los próximos tres años.  

Las 10 peticiones

Ante esta situación, han exigido a Aragonès y a Argimon 10 de medidas, que incluyen la reapertura de “todos” los CAP y consultorios locales, la recuperación de las visitas presenciales “a criterio del paciente”, recuperación del médico y la enfermera de referencia y redimensionar los equipos de atención primaria en función de la población a atender. 

Las 10 peticiones son las siguientes:

1. Reapertura de todos los CAPs y consultorios locales. Ningún consultorio cerrado. No al abandono de las comunidades en el medio rural.

2. Recuperación de las visitas presenciales a criterio del paciente. No a las barreras de acceso a las visitas que agravian la ya penosa brecha digital que expulsa generaciones de personas mayores o sin medios o formación en línea.

3. Recuperación de la médica y la enfermera de referencia. No a las agendas únicas, consultas de urgencias, unidades de atención domiciliaria, unidades de crónicos y otras formas que rompen la longitudinaliedad.

4. Mejora de las equipaciones tecnológicas para comunicación telefónica y telemática para resolver consultas administrativas o de seguimiento a criterio de paciente y profesional.

5. Redimensionamiento de los Equipos de Atención Primaria en función de la población a atender, incluidas las personas que viven en residencias. Condiciones dignas para todas las trabajadoras y trabajadoras del sector que permita acabar con las diferentes formas de precariedad laboral existentes e incrementando de los recursos humanos, necesarios para garantizar una atención de calidad.

6. Destinar el 25% del presupuesto de Salud para los Equipos de Atención Primaria. Si el presupuesto es de 5.000 millones, ello supondría destinar a la atención primaria 1.250 millones de euros, lejos de los 300 que los convocantes aseguran planea destinar el Govern.

7. Garantizar los servicios de apoyo a los Equipos de Atención Primaria para una óptima atención a la ciudadanía: comunicación fluida con servicios hospitalarios, implantación en todo el territorio del Programa de Salud Mental de Apoyo a la Primaria, rehabilitación, podología y otras.

8. Capacitar la Atención Primaria dentro del sistema: que la profesional de referencia pueda decidir un ingreso hospitalario o sociosanitario, priorizar una exploración o una visita de especialidad.

9. Poner en marcha Consejos de Participación en cada Área Básica de Salud con representación de pacientes y ciudadanía como instrumento para mejorar la transparencia, la calidad de los servicios y la gestión de los centros. Las decisiones de los Consejos de Participación tienen que tener carácter vinculante.

10. Programas de atención comunitaria para un enfoque globalizador de los problemas de salud, interviniendo en los condicionantes sociales de la salud.

El 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon, preguntado en rueda de prensa por estas reivindicaciones, ha explicado que ahora mismo el 100% de los CAP están abiertos, así como el 85% de los consultorios locales. La previsión de Salut, ha apuntado, es abrirlos después del verano, pero dependerá de cómo evolucione la pandemia. Ha admitido que "hay tensión" en la primaria y en este sentido ha recordado que el repunte de casos que está viviendo Catalunya repercute en esa tensión.

Noticias relacionadas

El pasado 2 de junio, Argimon, en su primera comparecencia en sesión de control en el Parlament, garantizó que revertirá la reordenación de los CAP.  Asimismo, aseguró que el Govern de Pere Aragonès comparte el objetivo de destinar a la atención primaria un 25% del presupuesto de Salut, como figura en el acuerdo de Gobierno alcanzado entre ERC y la CUP.

El sindicato Metges de Catalunya alertaba recientemente de que la situación de la atención primaria es “absolutamente agónica” tras años de recortes y tras la pandemia. “Se nos acaban las fuerzas”, resumía Carolina Roser, médico de familia. El colectivo denuncia que la pandemia ha dado “la estocada final” a un modelo de medicina familiar “basado en el bajo coste” y “sostenido básicamente por el sobreesfuerzo” de los profesionales.