Política local

Polémico despido de una coordinadora de barrio en el ayuntamiento de Badalona

La educadora social Hannah Serroukh, la pasada semana en Badalona.

La educadora social Hannah Serroukh, la pasada semana en Badalona. / Robert Ramos

  • "Me dijeron que yo no aportaba votos", denuncia Hannah Serroukh, que ve motivos "clasistas" y tintes racistas en la destitución de su cargo de coordinadora del barrio de La Salut

  • Fuentes del ayuntamiento aseguran que el cese se ha producido porque "buscan otro perfil" debido a un "cambio de prioridades"

3
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

El ayuntamiento de Badalona, bajo el mando del alcalde del PP Xavier García Albiol, destituyó el 28 de abril a la hasta entonces responsable del barrio de La Salut y encargada de proyectos de migraciones y mediación, Hannah Serroukh. Ella denuncia en EL PERIÓDICO que su cese se explica por clasismo y superioridad moral con tintes racistas. "Me dijeron que yo no aportaba votos", explica. El consistorio, por su parte, se limita a decir que el suyo es un cargo eventual y que el consistorio ha cambiado de prioridades. Una decena de entidades multiculturales del municipio han lamentado la destitución.

Aunque nunca ha militado en el PP, Serroukh se considera una mujer de derechas, de perfil conservador. "De una derecha que no sea rancia, que reconozca la pluralidad y los valores democráticos, que no se base en privilegios sino en el derecho". Por ello, dice, quiere denunciar ahora su situación en el ayuntamiento. "Me trataron con superioridad moral, con clasismo y por eso me despidieron", denuncia. Nacida en Catalunya y de origen marroquí, es educadora y experta en estudios islámicos como asesora de los cuerpos de seguridad del Estado. Quiere ahora hacer público su cese porque, insiste, no cree en una derecha "rancia".

Demasiados comercios de comida 'halal'

Hacía meses que tenía una mala relación con los responsables municipales. Habla de desprecio por el origen migrante de su familia, una carga de trabajo y exigencias desproporcionales y cierto ninguneo, incluso en lo personal. "Yo me crie en un centro de menores, no tengo familia política ni orígenes adinerados. Y me lo han echado en cara", asume. Aunque, según ella, todo estalló en el mes de abril, cuando una vecina de Badalona que prefiere no identificar se le acercó.

"Me dijo que en La Salut había demasiados comercios de comida 'halal' [donde no se venden productos prohibidos por el Islam como el cerdo] y me pidió que, desde el ayuntamiento, cerráramos estos negocios", cuenta Serroukh. "Yo le respondí que todos cumplían con las licencias y sus obligaciones, y que no íbamos a cerrar ninguno", prosigue. A los pocos días, siempre según su versión, Irene González Poveda, teniente de alcade de Seguridad, Protección Civil y Convivencia, le mostró la puerta de salida. "Me dijo que yo no les aportaba votos", se queja Serroukh, que relaciona claramente ambos hechos.

Sin aplicar privilegios

La afectada añade que esta mujer que se quejó sobre los establecimientos 'halal' está muy bien relacionada en la cúpula del PP de Badalona. "En cuanto entré en la institución dejé de lado el activismo y me centré en ser responsable, en aplicar la ley y tratar a todos los ciudadanos por igual, sin aplicar privilegios", asegura. Algo que, en su opinión, el ayuntamiento de Xavier García Albiol no comparte. Teme que, sin ella al frente, ahora el consistorio quiera cerrar estos negocios bajo una motivación racista. "Espero que no ocurra, que no sufran persecución ni acoso", suspira.

Noticias relacionadas

Varias entidades de la ciudad que trabajan con personas migrantes por la multiculturalidad han lamentado su despido. En una carta, la Asociación por la Mesa de Diálogo Interreligioso de Badalona se muestra "sorprendida" por la marcha de Serroukh y le agradecen su apoyo. "Esperemos que el municipio mantenga los valores que ella ha promocionado en el diálogo cívico y de paz", termina avisando esta nota de agradecimiento firmada por una decena de entidades, entre ellas, Justícia y Pau. También temen su marcha la asociación de mujeres pakistanís ACESOP, que habla de "tristeza" tras su despido, como también la asociación Bétulo Tots Units.

Serroukh ha querido romper el silencio, casi dos meses después, tras conocer que el coordinador del barrio de Llefià, Manuel Maldonado, nombrado también por el PP, ha sido igualmente destituido. "Él fue la única persona que me defendió y criticó mi cese", apunta Serroukh. La educadora social explica, sin embargo, que las "presiones", y el "acoso" sufrido por sus superiores viene de lejos. "En realidad todo empezó cuando fui a las listas del 14-F por el Parlament con Alejandro Fernández", recuerda la ya excoordinadora. "A él no le parece bien lo ocurrido. El problema es que el alma rancia, intolerante, se adueñe de la derecha", sentencia.