Nacimiento en cautividad

Nace en el Zoo de Barcelona un oryx blanco, una especie extinta en la naturaleza

Se llama Tumbuctú y es el tercer oryx que nace en el zoo en menos de un año

El ayuntamiento aplaude el papel del centro para "preservar la biodiversidad del planeta"

Nace en el Zoo de Barcelona una cría de oryx blanco, especie extinguida en la naturaleza

El Periódico

El Periódico

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Se llama Tumbuctú, y es el tercer oryx blanco que nace en el Zoo de Barcelona en menos de un año. Similar a un antílope, se trata de un animal que ha desaparecido en la naturaleza y ahora sólo existe en cautividad. Por ello el reto que implica su nacimiento es mayúsculo, dado que el zoológico se plantea reintroducirlo en su hábitat natural, el Sahel africano. El ayuntamiento aplaude el nacimiento y asevera que el papel del centro juega un papel clave en la biodiversidad del planeta.

No es el primero, pero el nacimiento de Tumbuctú en el zoo de Barcelona agranda el camino que ya desempeñó uno de sus hermanos. Los padres son Christin, una oryx nacida en el Zoo de Stuttgart (Alemania) de cuatro años y Rufaro, un macho nacido en un zoo belga. Ambos llegaron a Barcelona en octubre de 2018, siguiendo las normas del programa de conservación para su especie. En total hay cuatro machos y tres hembras de esta misma especie en el zoo catalán.

El director del zoológico, Sito Alarcón, ha remarcado la "importancia capital" de este nacimiento y ha recordado que las tareas del zoo son "la cría y, si es necesario y llega el momento, la reintroducción de estas especies que están en peligro de extinción". También ha defendido el papel del zoológico para "preservar la biodiversidad del planeta".

De hecho, tal y como contó este diario con el nacimiento del primer ejemplar de oryx, algunos responsables del zoo barcelonés ya han visitado las reservas de Guembeul o Ferlo Norte, en el Senegal, para traer de nuevo la especie en un futuro. Es un plan trazado por Programa Europeo de Especies en Peligro (EEP), de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA).

Laia Bonet, tercera teniente de alcaldía de Barcelona y presidenta del patronato del zoológico, se ha alegrado del nacimiento. "La conservación de especies amenazadas, en peligro de extinción o extintas en la naturaleza, como es el caso del oryx blanco, es uno de los pilares del nuevo modelo del Zoo que estamos implantando y corrobora que es un equipamiento de primer orden para preservar la biodiversidad del planeta", ha dicho.

A parte de Tumbuctú, en las últimas semanas el zoo ha alumbrado el nacimiento de una gacela dama mohor, una especie que también está extinta en la naturaleza. Sin embargo, el plan de cría en cautividad de esta especie se inició en 1971 en la Estación Experimental de Zonas Áridas de Almería (Andalucía). Hoy, diversos ejemplares de esta gacela nacida en cautividad ya campan por parques naturales del Senegal, Marruecos y Túnez. Probablemente, el mismo destino que le espera al pequeño Tumbuctú.